Archivo de la etiqueta: Política

Y el mea culpa de la Concertación… ¿cuándo?

Me declaro parte de ese 48% de chilenos que, entre fines de 2009 y principios de 2010, buscó mediante su voto evitar que la Derecha llegase al poder. Si bien a la hora de sufragar muchos se inclinan por aquel candidato cuyas promesas de campaña mejor busquen satisfacer las necesidades -individuales y colectivas- que se estima deben ser resueltas con mayor urgencia, quiero pensar que el electorado tiene también en vista cuestiones más de fondo, principalmente de naturaleza ideológica, al momento de tomar la trascendental decisión de optar por uno u otro candidato.

Cuando hablo de “ideologías” no pretendo con ello referirme a adoctrinamientos político partidistas, sino que al simple ejercicio de evaluar qué tipo de conducción estadual nos parece más propicio y nos identifica más: si acaso uno más social y solidario, o bien, otro de corte más individualista. Tanto aquí como en la quebrada del ají, un gobierno de Derecha es radicalmente distinto de uno de Izquierda, y no hay que ser experto en Teoría Política para advertir aquello.

En lo que a mí concierne, cada vez que me ha tocado ir a las urnas en elecciones presidenciales he intentado ser consecuente con lo anterior. Opto por aquellos candidatos que ofrecen un programa realista y viable, encaminado a la solución de las más urgentes necesidades de la población (muchas de las cuales obviamente me empecen), pero también tomando en cuenta que existen ciertos valores y principios que me identifican, y que estimo deseable sean los que determinen la forma en que se conduce el país.

Sigue leyendo

En la Retina: Respeto, instituciones y autoridades

Respeto, instituciones y autoridades
Por Sergio Villegas

La histeria hipócrita fue mayor tras la toma de las dependencias del Senado por un grupo de alrededor de 50 personas, en el ex Congreso Nacional en Santiago, el pasado 20 de Otubre. En los pasillos de las honorables instituciones se chillaba sobre el daño al país y a la democracia y en contra de la anarquía y el “Trotzkismo Internacional”, peligros ante los cuales podría sucumbir la Nación.

Obviamente que en democracia es esencial el respeto del ciudadano hacia sus instituciones y autoridades. Hasta ahora, al menos, no hemos evolucionado aún a un estado de conciencia e inteligencia colectiva superior que nos permita concebir o aprender mecanismos que regulen y ordenen sin ellas nuestro convivir como sujetos sociales y comunitarios. Pero el asunto se torna hipócrita cuando los que exigen respeto se olvidan que, obviamente, este requiere de reciprocidad y que las instituciones, tanto como las autoridades, deben estar a la altura de las exigencias y los anhelos de sus ciudadanos, que en definitiva son los que las mantienen.

Sigue leyendo

Cerebro Joven: ¿Creer o no creer?

¿Creer o no creer?
Por Karina Jara

“La única forma posible de que perduren valores tales como la confianza y la prudencia, es a través de un estrecho contacto” (Winston Churchill, político británico).

Creer hoy en políticos es como creer aún en el ratón de los dientes o en el Viejo Pascuero. En algún punto del camino, la confianza en ellos disminuyó considerablemente y los políticos, en vez de hacer una autocrítica seria de por qué el alto rechazo hacia ellos (sólo basta mirar la encuesta Adimark de septiembre), siguen con sus mutas recriminaciones.

Algo está mal y en eso nosotros, los ciudadanos comunes y corrientes, nos damos cuenta. Prometieron hacer y cumplir leyes a favor de la gente pero eso no ha ocurrido del todo y si ha sido así, es porque la ciudadanía ha presionado (caso de la Ley del Postnatal de 6 meses y Ley de Uniones de Hecho por ejemplo).

Sigue leyendo

Caleidoscopio: Chile: Una democracia mentirosa, eufemística y precaria

Chile: Una democracia mentirosa, eufemística y precaria
Por @LaGuacolda

Mucho se ha escrito respecto de aquella particular característica de la sociedad chilena, en virtud de la cual solemos utilizar expresiones suaves e inofensivas para describir una realidad cruda y desagradable. “Eufemismo”, le llaman.

A primera vista, pudiera decirse que se trata de una práctica inofensiva, o incluso, meramente estética, considerando que el chileno suele ser pobre en el uso del vocabulario, no obstante la riqueza de la lengua castellana. Sin embargo, a mi entender, toda expresión eufemística no es más que un intento por evadir la responsabilidad que a la propia sociedad creadora y usuaria de tal lenguaje le compete a la hora de modificar las realidades que se esconden tras dichas construcciones lingüísticas.

El eufemismo y, en general, toda expresión políticamente correcta reduce el impacto de la imagen mental que se evoca al utilizarla, camuflando la muchas veces cruda realidad de que da cuenta. Lo anterior resulta particularmente grave tratándose de cuestiones de naturaleza política y social. En ambos temas, el eufemismo no solo es evasivo, sino que busca derechamente esconder vergonzosas realidades. Frases como “personas en situación de calle” son el mejor ejemplo de esta idea.

Sigue leyendo

Política de Yegua: La excelencia en el servicio

La excelencia en el servicio
Por Icy Coke

A propósito de lo sucedido con Jacqueline van Rysselberghe, que entre dimes y diretes, subió a la tarima pública el tema de la responsabilidad moral de los políticos, quiero enfocar el tema desde otro punto de vista. No es mi deseo criticarla ni lapidarla pero sí destacar de manera puntual que ella – y cualquier político que tenga un rol de responsabilidad social – tiene un deber superior con respecto al resto de sus correligionarios. Ella presta un “Servicio Público”, ergo, tiene que saber que moralmente su desempeño DEBE estar dentro de las escalas más elevadas de conducta y profesionalmente DEBE dar un “Servicio de Excelencia”.

Si bien el concepto de “Excelencia en el Servicio” no es nuevo, y es uno de los muchos resultados que se espera obtener al aplicar el “Coaching Ontológico” (Disciplina profesional emergente de asistencia a las personas – individuales o grupales – para que ellas puedan conseguir resultados, los cuales sin la intervención de un coach, no podrían lograr por si solas) en una persona individual o en una organización es tener un servicio de calidad superior al promedio de manera garantizada. Claramente, el concepto de “Excelencia” puede sonar abstracto y hasta intangible, sin embargo, puede resultar crucial al momento de establecer relaciones de entre dos entidades o entre el gobierno y los gobernados. Sin embargo, hay instancias de medición de resultados cuando se pasan encuestas públicas que muestran claramente el descontento y la desconfianza que la mayoría de los chilenos tiene con la clase política.

La “excelencia” se define en el diccionario como “la calidad superior que hace a alguien o algo digno de una alta estimación y aprecio. La excelencia, por lo tanto, se vincula a la perfección y a las características sobresalientes”. Desde este punto de vista entonces, es relativamente fácil medir cuando uno otorga “Excelencia en el Servicio” y que tiene que ver con otro concepto institucional: “La Satisfacción del cliente”. El resultado de aplicar en forma exitosa la excelencia es tener clientes contentos. Y en esta ecuación que parece muy simple, no es fácil dar con en puente preciso como para sentirse exitoso. Si tomamos como base la definición anterior en que se supone que la excelencia es un atributo personal, también se pueden tener equipos de excelencia, donde se presupone que hay miembros excelentes, de cualidades sobresalientes. Dicho sea de paso, que la “excelencia” fue una de las tantas promesas de campaña, lanzadas irreflexivamente y repetida hasta el cansancio en todos los niveles, por lo que generó altas expectativas entre el chileno promedio. Se vendió y se jugó con la esperanza latente de “cambio”.

El gobierno claramente, a través de las personas que lo representan, está prestando un servicio de calidad deficiente y nosotros – como sus clientes – estamos no solo insatisfechos, sino que desilusionados. Hay falla en la gestión del proceso de selección. ¿Quién eligió a la van Rysselberghe como una representante idónea? Y no solo a ella, sino a varios representantes de gobierno que han agotado la capacidad de asombro (en mala) del chileno promedio. Es inaceptable que cosas como estas sucedan una y otra, y otra, y otra vez y la promesa sea siempre la misma. A lo mejor esta vez es sabio ir “a otra cosa mariposa”… (Ultima reflexión: Parece que los apellidos complicados también denotan personalidades idem…)

País de Reno: Oposición…una banda tributo a la derecha

Oposición…una banda triubuto a la derecha
Por El Reno

A un año de que Piñera haya asumido como Presidente de la República, muchos hemos tenido los ojos puestos en cada detalle de su gobierno, haciéndonos llamar oposición. Una oposición que se puede dividir en 2: la política y la ciudadana. Hoy, le pondré ojo a la oposición política, la cual no ha cumplido las expectativas de la ciudadana.

Durante 20 años, que fue lo que duraron los gobiernos de la Concertación, muchos vimos como la derecha de nuestro país (representada por la UDI y RN) ejercía una dura oposición, mostrándose como crítica y muchas veces, solo eso, sin aportar ideas o trabajos conjuntos. Cuando asumió Piñera como Presidente, los papeles cambiaron, y aquellos que fueron gobierno ahora eran oposición, y muchos esperamos que no copiaran el estilo de la derecha, pero lamentablemente, nos equivocamos, y hasta el día de hoy, nos seguimos equivocando.

La Concertación sigue siendo un animal herido. Uno que no reconoce en donde están las heridas y que sigue deambulando por el bosque de forma torpe y sin un camino fijo. Es un animal que está bravo y enojado, y por lo mismo no es escuchado.

Durante el primer año, la Concertación se ha mostrado brava, enojada y sin un discurso inteligente. Se le ve alejada de la gente, de los movimientos ciudadanos, de las agrupaciones sociales, y hasta se le ve alejada entre ellos mismos. Algo común es ver peleas dentro de la misma Concertación entre partidos, con la excusa de que aún no se logran acuerdos, y que en alguna forma me hacen recordar las peleas que tenía yo en mi colegio, cuando tenía 10 años. Son peleas de “dimes y diretes” , empañando aún más la mala imagen que tienen hoy en día.

Y frente al gobierno no son distintos. Ante cada detalle, ante cada comentario, ellos están criticando y opinando, pero como todavía se les ven las heridas, no son tomados en cuenta. El gobierno si bien tiene un nivel de aprobación baja, no se siente amenazado, porque la Concertación, quien debiera ser su contraparte, está aún peor. Y si no encuentra el camino pronto, se verá perdiendo por segunda vez consecutiva una elección presidencial.

Pero, que le falta a la Concertación?. Una pregunta difícil con una respuesta aún más difícil. Según mi opinión (y ustedes los que leen pueden estar de acuerdo o no), lo que le falta es lo mismo que tuvo durante la época de la dictadura (ojo, no estoy comparando o no estoy diciendo que el gobierno de Piñera es lo mismo al de la dictadura, solo hablo desde la Concertación). Un IDEAL. Una FRASE. Algo por lo cual luchar. Algo por lo cual la gente se una detrás de ellos. Y eso es precisamente lo que les falta. Hoy están detrás de las migajas que les va dejando el gobierno, mientras la gente se vuelve mas y mas descontenta. La Concertación debe dejar de gritar para poder escuchar los gritos de otros. Estos otros que los eligieron a ellos en un momento, que hoy gritan en descontento por un gobierno que tampoco ha cumplido sus expectativas. La Concertación debe volver a juntarse con la gente, con la señora Juanita y con Carlos Soto, hablar con ellos, ver que sus necesidades y realidades cambiaron, e idear un proyecto en relación a eso. Debe dejar de preocuparse de temas sin sentido, temas que solo los benefician a ellos como políticos, y concentrarse en aquellos temas cuyos cambios influenciarán a la mayoría de los chilenos. Una vez que puedan armar esa idea, veremos una oposición útil. Mal que mal, un buen gobierno también se logra con una buena oposición.

Política de Yegua: 12 meses

12 meses
Por Icy Coke

No sé porque estos doce meses del gobierno de Piñera me han parecido tan raros como culebra con cartera. Luego de terremotos, marepotos, protestas, motines e incendios en las cárceles locales, corrupciones varias y un verdadero tratado de “piñericosas” que engruesa vergonzosamente el listado de frases para el bronce de los presidentes que han pasado por La Moneda. Si tiramos una raya para la suma solo queda una tremenda alza en los gastos generales de los chilenos de a pie: Bencina, Transantiago, costo de la vida en general, una sensación generalizada de inseguridad ciudadana y de injusticia social y esa poco agradable sensación (también) que el país ha retrocedido al menos 30 años.

No me gusta que este gobierno esté permanentemente comparándose con la Concertación. Lo he dicho mil veces, nadie puede avanzar mirando hacia atrás y menos un país completo. ¡¡¡¡Basta ya de hacer comparaciones odiosas por favor!!! Ya está bueno que se arremanguen las mangas y se pongan manos a la obra para servir efectivamente a los chilenos – tanto a los que votaron por él como a los que no. Si, porque Piñera, querámoslo o no, es y será el Presidente de Chile por otros 3 años… ¡¡¡Valooorrr!!!

Me cansa y me aburre la descalificación barata, el insulto fácil que se dispara con el gatillo fácil de las propias inseguridades e incumplimientos. Me cansa saber que por mucho que haya gente calificada, igual le falta experiencia para manejar temas espinudos.

A este gobierno le falta postura y aplomo. Quiero saber cuál es la posición del gobierno frente a los encarcelados, a las mujeres trabajadoras, a la violencia intrafamiliar, frente a la condena de muerte, el aborto, el divorcio y la protección de la familia. Cuál es la verdadera posición del oficialismo frente a los beneficios sociales del gobierno anterior?. Les darán todo el reconocimiento que necesitan para promoverse y auto-sustentarse hasta que se afiance en el alma nacional y luego lo dejarán tirado como cabros chicos que se aburren de un juguete nuevo… Y no entienden nada sobre la naturaleza de las necesidades en una población leal y paciente después de todo. Si no me creen, ¿pueden decirme cuando fue la última vez que el gobierno fue a las zonas de catástrofe a implementar soluciones? Pueden ustedes optar a una de las soluciones, sin embargo, no llegan a tiempo a destino. Como el tan mentado permiso post-natal, que fue sacado a la fuerza pero se nota que nunca!!! Se sentaron para terminarlo

En fin, yo siento que estos 12 meses han sido perdidos. Estoy cansada, cansada de verdad de la mala prensa que el gobierno le hace a los períodos pasados como si hubiese sido un tremendo favor y ellos se olvidan que si llegaron donde están ahora, es precisamente por los puntos a mejorar que dejó al descubiero sus propias inoperancias y les permitió jugar del lado del gobierno.!!. Es más, tendremos que esperar un rato largo para poder ver lo que este gobierno se trae en las carpetas… Y allí recién podremos evaluar al gobierno según sus propios yerros y virtudes. Este primer año que pasó, lamentablemente, fue una época de pruebas, un tiempo perdido en que hicieron los ajustes (ojalá!!!!) para cimentar un ¿buen? Gobierno… Veamos, lo último que yo quiero perder es la fe.

Video: John Lennon and Plastic Ono Band – Power To The People