Archivo de la etiqueta: Política Chilena

Política de Yegua: Lo que viene

Lo que viene
Por Icy Coke

El compás de espera en todo orden de cosas es exasperante. En el caso de la resolución del conflicto de la toma y paros en la educación es lo mismo.

Aunque no estoy de acuerdo con las movilizaciones extendidas por tanto tiempo, si siento que es necesario que se haga algo al respecto. Lo peor es la indiferencia o la apatía o que las personas piensen que no es su problema.
El anuncio de anoche del presidente – entre todas las cosas que dijo – fue para mí sorprendente y preocupante. Me pregunto que con tal cantidad de dinero asignado que santo han desvestido para vestir al de la educación. De dónde viene – y lo peor – para donde va esa gigantesca inversión. Y por qué no se asignó antes del conflicto si existía disponibilidad del recurso. ¿Cuál será el plazo de la inversión? ¿En años, semestres, meses, días?… Son muchas las preguntas que se agolparon en mi cabeza.

Si bien es cierto que no soy una especialista en finanzas, y escasamente una experta en educación, por mi formación universitaria, creo que lo más prudente será esperar dos cosas: 1) La opinión de los expertos, como los líderes de Educación 2020, y/o 2) Los resultados de las acciones más próximas al anuncio. Una cosa es cierta, ver a Lavín más contento que perro con dos colas, debe ser bueno. El hombre es inteligente y visionario. Sin embargo, el tema es complejo. Reducir el gap de calidad de la educación v/s la cantidad de oportunidades que cada quintil tendrá en el futuro sólo se podrá saber así mismo, esperando el futuro. Claramente, cualquier retorno en la inversión educativa tomará al menos 10 años (en el sentido más optimista del tema). Si lo hacemos paso a paso y de modo MUY profesional, el retorno efectivo sólo se verá cuando haya pasado al menos una generación completa bajo las nuevas normas, directrices y estilos que sean impuestos en este período.

Sigue leyendo

Yo Opino: La derecha es la culpable

La derecha es la culpable
Por Daniel Arellano

Puede que el título de este post llame la atención. Incluso puede que no falte el que me trate de «comunista de mierda», «zurdo resentido» o «Concertacionista derrotado». Creame, me han tratado así en el blog (y cuando critiqué a Bachelet me trataron de «machista»). Pero la intención en esta oportunidad es mostrar como el pensamiento de derecha (que no es exclusivo de este grupo político, como quedo demostrado en 20 años de gobierno concertacionista) es el que ha generado graves problemas en nuestro país, y que tiene a los más pobres y a la clase media chilena agobiada mientras que una elite se lleva todos los beneficios del «modelo chileno».

En la década del ’80, aprovechando que una Dictadura les permitía imponer su pensamiento económico, politico y social, la actual derecha tomo control del país participando activamente en el Gobierno Militar. Por el lado político Jaime Guzmmán implementaba el sistema binominal que hasta el día de hoy implica que un sector que no representa más del 35% del electorado chileno, y que en mas de alguna elección ha logrado menos que eso, mantenga un número de representantes que no se condice con la votación obtenida. Quedan sin representatividad, además, sectores que no tienen tanto poder así como otras visiones de la sociedad. Se estableció un quorum tan alto para cambiarlo, que hasta el día de hoy es imposible generar una reforma que permita establecer un sistema más representativo para elegir a los congresistas de nuestro país, lo que permite que las visiones de libre mercado y que favorecen a la elite chilena sean preponderantes en la discusión nacional, además de evitar que se aprueben leyes que no los favorezcan.

Sigue leyendo

Política de Yegua: La excelencia en el servicio

La excelencia en el servicio
Por Icy Coke

A propósito de lo sucedido con Jacqueline van Rysselberghe, que entre dimes y diretes, subió a la tarima pública el tema de la responsabilidad moral de los políticos, quiero enfocar el tema desde otro punto de vista. No es mi deseo criticarla ni lapidarla pero sí destacar de manera puntual que ella – y cualquier político que tenga un rol de responsabilidad social – tiene un deber superior con respecto al resto de sus correligionarios. Ella presta un “Servicio Público”, ergo, tiene que saber que moralmente su desempeño DEBE estar dentro de las escalas más elevadas de conducta y profesionalmente DEBE dar un “Servicio de Excelencia”.

Si bien el concepto de “Excelencia en el Servicio” no es nuevo, y es uno de los muchos resultados que se espera obtener al aplicar el “Coaching Ontológico” (Disciplina profesional emergente de asistencia a las personas – individuales o grupales – para que ellas puedan conseguir resultados, los cuales sin la intervención de un coach, no podrían lograr por si solas) en una persona individual o en una organización es tener un servicio de calidad superior al promedio de manera garantizada. Claramente, el concepto de “Excelencia” puede sonar abstracto y hasta intangible, sin embargo, puede resultar crucial al momento de establecer relaciones de entre dos entidades o entre el gobierno y los gobernados. Sin embargo, hay instancias de medición de resultados cuando se pasan encuestas públicas que muestran claramente el descontento y la desconfianza que la mayoría de los chilenos tiene con la clase política.

La “excelencia” se define en el diccionario como “la calidad superior que hace a alguien o algo digno de una alta estimación y aprecio. La excelencia, por lo tanto, se vincula a la perfección y a las características sobresalientes”. Desde este punto de vista entonces, es relativamente fácil medir cuando uno otorga “Excelencia en el Servicio” y que tiene que ver con otro concepto institucional: “La Satisfacción del cliente”. El resultado de aplicar en forma exitosa la excelencia es tener clientes contentos. Y en esta ecuación que parece muy simple, no es fácil dar con en puente preciso como para sentirse exitoso. Si tomamos como base la definición anterior en que se supone que la excelencia es un atributo personal, también se pueden tener equipos de excelencia, donde se presupone que hay miembros excelentes, de cualidades sobresalientes. Dicho sea de paso, que la “excelencia” fue una de las tantas promesas de campaña, lanzadas irreflexivamente y repetida hasta el cansancio en todos los niveles, por lo que generó altas expectativas entre el chileno promedio. Se vendió y se jugó con la esperanza latente de “cambio”.

El gobierno claramente, a través de las personas que lo representan, está prestando un servicio de calidad deficiente y nosotros – como sus clientes – estamos no solo insatisfechos, sino que desilusionados. Hay falla en la gestión del proceso de selección. ¿Quién eligió a la van Rysselberghe como una representante idónea? Y no solo a ella, sino a varios representantes de gobierno que han agotado la capacidad de asombro (en mala) del chileno promedio. Es inaceptable que cosas como estas sucedan una y otra, y otra, y otra vez y la promesa sea siempre la misma. A lo mejor esta vez es sabio ir “a otra cosa mariposa”… (Ultima reflexión: Parece que los apellidos complicados también denotan personalidades idem…)

País de Reno: Oposición…una banda tributo a la derecha

Oposición…una banda triubuto a la derecha
Por El Reno

A un año de que Piñera haya asumido como Presidente de la República, muchos hemos tenido los ojos puestos en cada detalle de su gobierno, haciéndonos llamar oposición. Una oposición que se puede dividir en 2: la política y la ciudadana. Hoy, le pondré ojo a la oposición política, la cual no ha cumplido las expectativas de la ciudadana.

Durante 20 años, que fue lo que duraron los gobiernos de la Concertación, muchos vimos como la derecha de nuestro país (representada por la UDI y RN) ejercía una dura oposición, mostrándose como crítica y muchas veces, solo eso, sin aportar ideas o trabajos conjuntos. Cuando asumió Piñera como Presidente, los papeles cambiaron, y aquellos que fueron gobierno ahora eran oposición, y muchos esperamos que no copiaran el estilo de la derecha, pero lamentablemente, nos equivocamos, y hasta el día de hoy, nos seguimos equivocando.

La Concertación sigue siendo un animal herido. Uno que no reconoce en donde están las heridas y que sigue deambulando por el bosque de forma torpe y sin un camino fijo. Es un animal que está bravo y enojado, y por lo mismo no es escuchado.

Durante el primer año, la Concertación se ha mostrado brava, enojada y sin un discurso inteligente. Se le ve alejada de la gente, de los movimientos ciudadanos, de las agrupaciones sociales, y hasta se le ve alejada entre ellos mismos. Algo común es ver peleas dentro de la misma Concertación entre partidos, con la excusa de que aún no se logran acuerdos, y que en alguna forma me hacen recordar las peleas que tenía yo en mi colegio, cuando tenía 10 años. Son peleas de “dimes y diretes” , empañando aún más la mala imagen que tienen hoy en día.

Y frente al gobierno no son distintos. Ante cada detalle, ante cada comentario, ellos están criticando y opinando, pero como todavía se les ven las heridas, no son tomados en cuenta. El gobierno si bien tiene un nivel de aprobación baja, no se siente amenazado, porque la Concertación, quien debiera ser su contraparte, está aún peor. Y si no encuentra el camino pronto, se verá perdiendo por segunda vez consecutiva una elección presidencial.

Pero, que le falta a la Concertación?. Una pregunta difícil con una respuesta aún más difícil. Según mi opinión (y ustedes los que leen pueden estar de acuerdo o no), lo que le falta es lo mismo que tuvo durante la época de la dictadura (ojo, no estoy comparando o no estoy diciendo que el gobierno de Piñera es lo mismo al de la dictadura, solo hablo desde la Concertación). Un IDEAL. Una FRASE. Algo por lo cual luchar. Algo por lo cual la gente se una detrás de ellos. Y eso es precisamente lo que les falta. Hoy están detrás de las migajas que les va dejando el gobierno, mientras la gente se vuelve mas y mas descontenta. La Concertación debe dejar de gritar para poder escuchar los gritos de otros. Estos otros que los eligieron a ellos en un momento, que hoy gritan en descontento por un gobierno que tampoco ha cumplido sus expectativas. La Concertación debe volver a juntarse con la gente, con la señora Juanita y con Carlos Soto, hablar con ellos, ver que sus necesidades y realidades cambiaron, e idear un proyecto en relación a eso. Debe dejar de preocuparse de temas sin sentido, temas que solo los benefician a ellos como políticos, y concentrarse en aquellos temas cuyos cambios influenciarán a la mayoría de los chilenos. Una vez que puedan armar esa idea, veremos una oposición útil. Mal que mal, un buen gobierno también se logra con una buena oposición.

Política de Yegua: 12 meses

12 meses
Por Icy Coke

No sé porque estos doce meses del gobierno de Piñera me han parecido tan raros como culebra con cartera. Luego de terremotos, marepotos, protestas, motines e incendios en las cárceles locales, corrupciones varias y un verdadero tratado de «piñericosas» que engruesa vergonzosamente el listado de frases para el bronce de los presidentes que han pasado por La Moneda. Si tiramos una raya para la suma solo queda una tremenda alza en los gastos generales de los chilenos de a pie: Bencina, Transantiago, costo de la vida en general, una sensación generalizada de inseguridad ciudadana y de injusticia social y esa poco agradable sensación (también) que el país ha retrocedido al menos 30 años.

No me gusta que este gobierno esté permanentemente comparándose con la Concertación. Lo he dicho mil veces, nadie puede avanzar mirando hacia atrás y menos un país completo. ¡¡¡¡Basta ya de hacer comparaciones odiosas por favor!!! Ya está bueno que se arremanguen las mangas y se pongan manos a la obra para servir efectivamente a los chilenos – tanto a los que votaron por él como a los que no. Si, porque Piñera, querámoslo o no, es y será el Presidente de Chile por otros 3 años… ¡¡¡Valooorrr!!!

Me cansa y me aburre la descalificación barata, el insulto fácil que se dispara con el gatillo fácil de las propias inseguridades e incumplimientos. Me cansa saber que por mucho que haya gente calificada, igual le falta experiencia para manejar temas espinudos.

A este gobierno le falta postura y aplomo. Quiero saber cuál es la posición del gobierno frente a los encarcelados, a las mujeres trabajadoras, a la violencia intrafamiliar, frente a la condena de muerte, el aborto, el divorcio y la protección de la familia. Cuál es la verdadera posición del oficialismo frente a los beneficios sociales del gobierno anterior?. Les darán todo el reconocimiento que necesitan para promoverse y auto-sustentarse hasta que se afiance en el alma nacional y luego lo dejarán tirado como cabros chicos que se aburren de un juguete nuevo… Y no entienden nada sobre la naturaleza de las necesidades en una población leal y paciente después de todo. Si no me creen, ¿pueden decirme cuando fue la última vez que el gobierno fue a las zonas de catástrofe a implementar soluciones? Pueden ustedes optar a una de las soluciones, sin embargo, no llegan a tiempo a destino. Como el tan mentado permiso post-natal, que fue sacado a la fuerza pero se nota que nunca!!! Se sentaron para terminarlo

En fin, yo siento que estos 12 meses han sido perdidos. Estoy cansada, cansada de verdad de la mala prensa que el gobierno le hace a los períodos pasados como si hubiese sido un tremendo favor y ellos se olvidan que si llegaron donde están ahora, es precisamente por los puntos a mejorar que dejó al descubiero sus propias inoperancias y les permitió jugar del lado del gobierno.!!. Es más, tendremos que esperar un rato largo para poder ver lo que este gobierno se trae en las carpetas… Y allí recién podremos evaluar al gobierno según sus propios yerros y virtudes. Este primer año que pasó, lamentablemente, fue una época de pruebas, un tiempo perdido en que hicieron los ajustes (ojalá!!!!) para cimentar un ¿buen? Gobierno… Veamos, lo último que yo quiero perder es la fe.

Video: John Lennon and Plastic Ono Band – Power To The People

País de Reno: A un año del triunfo…y Chile aún no cambia

A un año del triunfo…y Chile aún no cambia
Por El Reno

Este 17 de enero se cumple un año del triunfo de Sebastián Piñera. Se cumple el primer año de un gobierno de “derecha” (lo pongo entre comillas por que al parecer, ya no es la misma derecha de antes, si no que es una NUEVA derecha), que ha tenido sus altos y sus bajos. Se cumple el primer año de una derecha que no llegaba al poder (en forma democrática) en más de 50 años. Aquí, expondré mi opinión de lo que ha sido este primer año, que será en base a lo que se «prometió» durante la campaña.

Si bien es difícil exigirle mucho a un gobierno que está en su primer año y que además comenzó con un terremoto (uno de los más fuertes en la historia del mundo), mi opinión tendrá como base las promesas y discursos que se dijeron durante la campaña. Uno de los primeros, y que generó mucho ruido, tanto durante la campaña como después de haber asumido como Presidente, fue la venta de sus acciones. En el año 2009, mientras recorría Chile y en los distintos debates televisivos, Piñera siempre dijo que las acciones estarían vendidas una vez que se supiera quién era el ganador de las elecciones. Después de haber ganado y con la presión de la oposición, Piñera dijo que las acciones estarían vendidas antes de que el asumiera su cargo como Presidente de Chile. Asumió el 11 de marzo y hasta ese día no había vendido ni una sola acción (al menos de las más importantes tales como Clínica las Condes, Lan Chile y Blanco&Negro). La respuesta del gobierno ante la NO venta de acciones era que dicho proceso no se podía hacer de la noche a la mañana y que se necesitaba tiempo para concretar dichas ventas. Aquí se genera la próxima pregunta, que la dejo hecha para que USTED mismo (el que lee) se la responda. Me están tratando de decir, que una persona que lleva 30 años en el mundo de los negocios, comprando y vendiendo acciones, haciendo y disolviendo empresas, prometió vender sus acciones en un plazo determinado, pero que DESPUÉS se dio cuenta que esto era un proceso que llevaba tiempo y que no se podía hacer antes de asumir como Presidente??. Es decir alguien prometió algo, pero sin saber los factores que afectaban el cumplimiento de dicha promesa??. Usted, busque la respuesta que más le acomoda.

Otro discurso, que me llamó la atención desde un principio, fue que iba a gobernar con los mejores, diciendo que los gobiernos anteriores no gobernaban con esta clase de gente y que los mejores solo se podían encontrar entre las filas de RN y UDI. Pero la gente se lo creyó. Y a un año de su triunfo, la pregunta es, ¿Hemos visto a los mejores?. La ex Vicepresidenta de la JUNJI, X. Ossandón (quien dijo que un sueldo de 3,7 millones de pesos era “reguleque” y que el Demonio había sido el culpable de los delitos de Karadima), el ahora ex Ministro de Defensa Jaime Ravinet (quien armó una casa de Anitas Alvarados porque un consejo de transparencia quería saber los detalles de un contrato de un puente que costó 16 millones de dólares y que según el mismo Ministro, “Valía callampa”), ministros como Hinzpeter que ante la mínima posibilidad de manifestación ciudadana envía a los Carabineros a la calle (así pasó en Isla de Pascua y así está pasando en Magallanes), ministros como Jaime Mañalich que dijo que ellos solo se preocupaban de las huelgas de hambre luego de 50 días (que fue mas menos lo que se demoraron en atender a los presos mapuches, violando los derechos humanos), y así otros mas que han salido a la palestra (cabe recordar el que quiso despedir a un funcionario porque era negro, o el que dijo que a las mujeres había que regalarles un sartén). Sé que están pensando, que estos son pocos dentro de un universo aún más grande y pueden tener razón, pero lo que me molesta es que se dijo un discurso de LOS MEJORES, y eso no se ha visto. Además, hubo servicios e instituciones que hasta mediados de año aún no contaban con la designación de un Jefe o Director, demostrando lentitud en la conformación de equipos y al mismo tiempo lentitud en concretar programas realizadas durante la campaña. Se ha visto que este no gobierna con los mejores y la razón es bien simple: Lo sueldos del sector público no se comparan con los del sector privado. ¿Yo, siendo empresario o alguien del sector privado, en donde tengo una jerarquía clara y en donde le respondo a unos pocos, dejaré mi trabajo para irme a un sector en donde seré investigado todos los días, ganaré menos plata y tendré que responder a varios por algo que hice o no hice?. La respuesta es simple: NO. Algunos dirán que no todos piensan en la plata, y sacarán a flote la “vocación de servicio público”. Bueno, creo que dicha vocación no existía, o mejor dicho, no era TAN fácil de encontrar entre las filas de esta nueva coalición. Aquí, ya se ve la primera falencia de esta “nueva forma de gobernar”. Un total desconocimiento de cómo funciona y como se opera el sector público, sector que no es atrayente para muchos.

También se dijo que Chile crecería a niveles abismantes. Recuerdo que cuando recién asumió Piñera, una de las primeras cosas que dijo era que el estado Chileno tenía una deuda muy grande (creo que era de 8 mil millones de dólares) y que producto de esto habían ciertas promesas que no podían cumplirse. Aquí haré de nuevo el ejercicio de dejar enunciada la pregunta. ¿Me quieren hacer creer, que un hombre que estuvo en campaña por más de 4 años, que decía conocer el Estado al revés y al derecho, SOLO se dio cuenta de dicha deuda cuando asumió?. Y repito la misma pregunta. Es decir alguien prometió algo, pero sin saber los factores que afectaban el cumplimiento de dicha promesa?. Pero me desvié, hablaba de la economía. Chile, durante el 2010 tuvo un crecimiento promedio que varió entre el 5% y el 6% (datos aproximados, disculpen si no son exactos). Yo veía dichos números en los diarios y en las noticias y me preguntaba “¿Como, saltamos de crecer un 2% a un 5-6% mensual en la economía?, y si es así, ¿donde están los Lamborginis en las calles?”. Se que mi pregunta es bastante absurda, pero quiero exponer una idea. Se habló de que la ECONOMÍA Chilena creció un 5, 6, 7%, pero yo veía que la gente seguía con los mismos sueldos, que la pobreza seguía siendo la misma y que los niveles de endeudamiento seguían aumentando. Entonces me pregunto, cuando hablan de economía chilena, ¿se refieren a las grandes empresas o al trabajador humilde que llega a su casa a las 9 de la noche, para después salir a las 6 de la mañana?.

Luego, el discurso de ser los más eficientes. ¿Alguien definió que era ser eficiente?. Porque es una palabra que puede ser interpretada de muchas formas. Hay eficiencias económicas, eficiencias sociales, eficiencias de distinto tipo. Pero aquí se dijo que se iba a ser eficiente. Y que hemos visto? Que de los 182 compromisos anunciados en el discurso del 21 de mayo del 2010, solo se han cumplido 36, lo cual equivale a un 19,7%. Muchos podrán decir que este es solo el primer año de gobierno, y que siempre es lento, y créanme que no podría estar más de acuerdo con sus comentarios, pero a lo que voy yo es que se nos vendió un producto y cuando se compró nos dimos cuenta de que el producto traía letra chica. Porque para sumar más al caso, varios han sido los que han dicho que en 6 meses o en un año se ha hecho más que en 20 años de Concertación, lo cual me parece un desconocimiento e ignorancia total de lo que ha pasado en este país. Reconozco que la Concertación ha tenido fallas, pero decir que no hizo nada en 20 años, es signo de estupidez. Pero lo peor es que esto lo han dicho gente ligada al gobierno, lo que me parece preocupante. Además, cuando se asumió la tarea de ser gobierno se comenzó al tiro con excusas. Es bien sabido, y broma habitual en las redes sociales, la excusa que da siempre la vocera de gobierno Ena Von Baer en donde siempre, ante cualquier problema dice “Este es un problema heredado de los gobiernos de la Concertación”, lo cual puede ser verdad, pero vuelvo a lo mismo. Aquí se nos vendió un gobierno que iba a REPARAR y mejorar estos problemas, pero al momento de comprar nos encontramos con que ha sido un gobierno que se ha excusado, haciéndose ver como un equipo de “expertos” que solo se dieron cuenta de los problemas cuando los tenían en frente. Yo no quiero un presidente que me diga todos los días que esto está mal y que está mal por el gobierno anterior (como fue el caso con las cárceles, en donde MEDIOS de comunicación y POLÍTICOS se mostraban sorprendidos al reconocer que en CHILE existe hacinamiento, cosa que TODO Chile sabía desde hace tiempo). Obviamente, el ver el pasado solo conviene a ratos, ya que cuando se le recordaba al Presidente de su pasado empresarial y de conflictos de intereses, su respuesta era “Somos un gobierno que quiere ver hacia el futuro”, y luego pedía unidad.

Solo termino diciendo que al igual que todos los chilenos, yo quiero que mi país sea mejor y por ningún motivo ni circunstacia le deseo mal al gobierno del Presidente  Piñera. Yo solo quiero que la gente abra los ojos y que comience a exigir lo que se le prometió. O, en su defecto, que para las próximas elecciones no se deje embobar con promesas tan grandes y tan fantásticas, porque o si no, seguiremos siendo gobernados por políticos que prometen la Luna, pero cuando llegan a ser presidentes, solo dan piedras.