Archivo de la etiqueta: Placement

Señor Spot: Comics: Publicidad y Viñetas (Parte 3 y Final)

Comics: Publicidad y Viñetas (Parte 3 y Final)
Por Juan Francisco Ugarte

Las franquicias son todas aquellas películas que, generalmente, son parte de algo mucho más grande que la misma historia. Los Piratas del Caribe, sin ir más lejos, está basado en un juego de atracciones de Disney. Está Star Wars como otro ejemplo, teniendo películas, comics, libros, series animadas y spin off en la larga lista de su universo ficcional.

El asunto no es nuevo, si tenemos en cuenta obras como Sherlock Holmes ó 007. Esto lo ha visto la industria del comic como un negocio que no se había explotado lo suficiente y ahora estamos con este vendaval de películas, ya sea de un lado (Marvel) como de otro (DC).

Batman es la más popular de todas, siendo la que ha aprovechado un personaje al 100%. Tanto en la visión del director Tim Burton como en la de Christopher Nolan (obviemos por favor a Joel Schumacher). La franquicia es exitosa no solamente en el cine, sino que también en Novelas Gráficas y sus propios Comics.

Sigue leyendo

Señor Spot: Publicidad y Viñetas (Parte 2)

Publicidad y Viñetas (Parte 2)
Por Juan Francisco Ugarte

¿Se han fijado cuando cierto personaje toma demasiado Coca Cola? ¿O cuando Bond conduce un Aston Martin distinto en cada película (bueno, las de Pierce Brosnan usaba BMW, pero me atengo a lo clásico y lo posteriori, si tomamos en cuenta al nuevo Bond)?

Eso es placement.

Daré el mejor de los ejemplos con una de mis películas favoritas, la trilogía de Volver al Futuro, acá veremos los mejores ejemplos al respecto:

Sigue leyendo

Señor Spot: En Piedradura también se cuecen habas

En Piedradura también se cuecen habas.
Por Juan Francisco Ugarte

Es usual actualmente que al ver un programa de televisión, preferentemente series, nos topemos conque los personajes toman café en Starbucks o compran en el Jumbo. Esta práctica que se le llama «placement» o «insert», dependiendo cómo se use (placement es usar el producto, el insert es que salga el producto por ahí o la marca sin ser parte necesariamente de la historia) se inició hace muchos años, tantos que se me van los dedos contarlos. De hecho, se ha desarrollado principalmente en películas como la increíblemente flipante «Volver al Futuro», que debido a lo carita que les salía hacerla, DeLorean, Texaco, Pepsico y Black & Decker entre otras fueron parte de los créditos.

Y a veces es sorprendente lo molesto que puede llegar a ser. De hecho, el placement es el que más cuesta que sea natural, pero se consigue. De más está decir que ejemplos hay montones en las teleseries de nuestro país, donde el «oh, tengo sed, me tomaré esta Coca Cola que está justamente al lado mío» ha abundado muchisimo. «Machos» inició la moda de manera más concreta, el resto siguió el ejemplo y ahora se tarifan este tipo de publicidades y son parte de la Inversión Publicitaria y blabla, no los aburriré con eso.

El asunto es claro: es una forma de publicidad bastante efectiva y cercana, lo que caiga primero. Cabe recordar que en esto de la publicidad la imagen vale tanto como los millones que puedas ganar (una cosa lleva a la otra). Así, se han hecho este tipo de cosas incluso en los monitos animados. Pero no precisamente los de ahora, sino que unos bien antiguos. “Los Picapiedras”. ¿Y qué era lo que promocionaban? Les daré unos segundos para que se lo imaginen…

5-4-3-2-1-0…

Cigarros. Sí, es cierto! Pedro quería que TÚ fumaras… Winston. La explicación es simple, muy simple. Lo que pasa es que, primero no se regulaba nada sobre el tema del tabaco en los 50′, las tabacaleras eran libres de matarte de a poco (bah…), o sea, de vender cigarrillos a destajo. Y segundo, los dibujos animados eran considerados para adultos. Por lo menos la mayoría. “Los Picapiedras” eran de un público adulto y eran tratados de esa manera. Así que, obvio que los visionarios asesinos de pulmones quisieran estar ahí.


Un excelente ejemplo, fuera de todo, de placement. Bien grandes los cigarros en esa época eso sí, ja.

En fin, para la próxima pienso no traumarlos tanto y seguir la evolución de la publicidad antigua. Para después caerles con lo último en piezas gráficas y spots que existen. Así que, pasen las ansias con un buen Winston para que se relajen y queden como Pedro y Pablo que tan felices se veían.