Archivo de la etiqueta: Movimientos Ciudadanos

Loco Mundo: Power to the people

Power to the people
Por Karina Jara

“Dices que quieres una revolución. Será mejor empezar de una vez. Te pondrías a marchar, en la calle cantando poder para el pueblo! Poder para el pueblo ahora!” (John Lennon)

¿Se imaginó ver Wall Street, el corazón mismo del capitalismo, ocupado por indignados estadounidenses? ¿Se imaginó que cientos de miles de egipcios saldrían a las calles para derrocar a Hosni Mubarak? ¿Se imaginó ver a miles de españoles, indignados, acampando en las calles por semanas? ¿Pensó usted que los islandeses podrían enviar a la cárcel a banqueros y políticos por el grave daño económico que le causaron al país? ¿Se imaginó que una joven lideraría el mayor movimiento estudiantil – el más potente desde el retorno a la democracia – en Chile?
Pues bien: esto no es la trama de alguna película hollywoodense, ni un sueño ni una campaña publicitaria. Esto ocurrió. Esto es real. Es lo que está sucediendo en Chile y en el resto del mundo.

Como muestra del impacto que han tenido las marchas y cómo la mayoría de ellas traspasan fronteras, es que fueron los propios lectores del diario inglés The Guardian quienes escogieron a Camila Vallejo, ahora nueva vicepresidenta de la FECH, como el personaje del año. Vallejo se impuso ampliamente a figuras de renombre mundial como la canciller alemana Angela Merkel.

Sigue leyendo

Cerebro Joven: “No somos antisistema. El sistema es anti-nosotros”

“No somos antisistema. El sistema es anti-nosotros”
Por Karina Jara

El miércoles pasado, una respetada twittera de mi TL escribió en su cuenta: “dónde quedaba el respeto en nuestro país”. Sus dichos provenían del malestar que le causaba la seguidilla de tomas ocurridas en Chile en los últimos meses. Si bien la forma en que ellas se gestan puede ser criticada, el fondo de las demandas (creo) es lo que importa.

¿Por qué? Somos miles de chilenos que estamos cansados de las eternas promesas sobre un sociedad justa. No obstante, el día a día nos enseña que las injusticias siguen y la indignación de la ciudadanía es palpable.

¿No indigna, por ejemplo, el trato que los llamados grandes medios de comunicación otorgan a las demandas estudiantiles? Cuando hay marchas, los noticieros se centran más en los desordenes que generan los encapuchados que en lo que piden quienes marchan pacíficamente por las calles. También está el intento de querer denostar o ridiculizar a los líderes estudiantiles cuando han sido entrevistados por algunos programas de televisión (recordemos el “ninguneo” del que fue objeto Camila Vallejo en Tolerancia Cero).

¿No indigna el doble estándar de nuestros parlamentarios? Mientras algunos critican el actuar violento que ha tenido Carabineros en las marchas, el diputado Gabriel Ascencio no duda en garabatear a una funcionaria policial durante el desalojo ocurrido en la Cámara Baja. Por otro lado, Iván Moreira, quien dice rechazar la violencia contra la mujer, critica la actuación de Ascencio, pero no dice nada del forcejeo que hubo entre su correligionario Enrique Estay con una secretaria del Congreso.

Sigue leyendo

Yo Opino: El proyecto anti tomas

El proyecto anti tomas
Por Daniel Arellano

Sorpresa y extrañeza. Esas son las palabras que reflejan de mejor manera lo que muchas personas sintieron este día lunes cuando el Gobierno anunció un proyecto de ley que pretende «fortalecer el resguardo del orden público». No habría causado mayor revuelo si no es por un polémica norma que incluye como délito la «ocupación o invasión ilegal de inmuebles», algo que preocupa porque las tomas de colegios que se han realizado en los últimos meses, como parte del movimiento estudiantil, pasarian a ser penadas por la ley.

Las reflexiones que se puedan realizar sobre esta ley pueden ser varias, pero creo que en varias cosas se puede estar de acuerdo así como en desacuerdo. Es claro que en nuestro país existen grupos ultra radicalizados (del lado político que sea) o anarquistas que se especializan en buscar el caos y generar desórdenes, destruyendo tanto propiedad pública como privada. Pero una cosa es implementar medidas tendientes a mantener estos grupos a rayas y otra es aprovecharse de esto para tratar de generar leyes que limitan la libertad de expresión, criminalizando acciones que hoy son usadas para luchar por un derecho justo.

Sigue leyendo

Cerebro Joven: ¿Creer o no creer?

¿Creer o no creer?
Por Karina Jara

“La única forma posible de que perduren valores tales como la confianza y la prudencia, es a través de un estrecho contacto” (Winston Churchill, político británico).

Creer hoy en políticos es como creer aún en el ratón de los dientes o en el Viejo Pascuero. En algún punto del camino, la confianza en ellos disminuyó considerablemente y los políticos, en vez de hacer una autocrítica seria de por qué el alto rechazo hacia ellos (sólo basta mirar la encuesta Adimark de septiembre), siguen con sus mutas recriminaciones.

Algo está mal y en eso nosotros, los ciudadanos comunes y corrientes, nos damos cuenta. Prometieron hacer y cumplir leyes a favor de la gente pero eso no ha ocurrido del todo y si ha sido así, es porque la ciudadanía ha presionado (caso de la Ley del Postnatal de 6 meses y Ley de Uniones de Hecho por ejemplo).

Sigue leyendo

Política de Yegua: Lost Generation

Lost Generation
Por Icy Coke

Y ojo que no hablo de nuestros jóvenes chilenos, hablo de la clase política que nos está gobernando. Están perdidos, muy perdidos. Doblemente perdidos diría yo. Perdieron la comunicación con sus representados y perdieron la capacidad de negociación y convencimiento. Ya nadie les cree, ni las ideas ni las intenciones y menos las buenas intenciones. A esta generación de políticos les falta experiencia, decisión, asertividad y ética. Ya no importa si eres de derechas, izquierdas o centros. Todos andan perdidos y a la deriva. Les falta convicción política y claramente un plan político, un norte, un objetivo. Desde el Ejecutivo para abajo (salvo uno que otro político de carrera, antiguo y con convicción) les falta definición. Últimamente, todo es conversable, transable, acordable (de acuerdo, no de recuerdo) y … olvidable.

Y en contraposición están nuestros jóvenes heroicos y valientes, con profundas convicciones, que a punta de puras marchas han logrado sacar al “chileno medio” de su apatía e indiferencia consuetudinaria y han logrado despertar las dormidas conciencias para generar un movimiento nacional de proporciones. Y es que todo chileno de a pie que se precie de tal ya está cansado de los abusos constantes y de las faltas de respeto y que le metan la mano al bolsillo para pagarlo todo!! Está bien lucrar pero no a costa de los escasos recursos de la mayoría de los chilenos de clase pujante que han luchado y trabajado constantemente para sostener al país. Y esa es la aperrada “Clase Media” que le llaman. Es la clase media la que mueve al país… Las miles de gotitas de lluvia que van cayendo dentro del inmenso mar de ganancias del decil más rico de Chile. Acaso no han escuchado el dicho: “Si no llueve, gotea”? A eso me refiero, la economía chilena se sustenta en el goteo del sudor de la clase trabajadora y ¿qué le dan a cambio por eso? Sólo promesas grandilocuentes de medidas que se implementan pero que jamás llegan a ejecutarse. Yo creo que es por eso – y por mil cosas más (no hay que ser simplista) – que hemos decidido decir: ¡BASTA!

Sigue leyendo

Cerebro Joven: Chile…despierta!

Chile…despierta!
Por Karina Jara

“La voz del pueblo es la más sonora salva” (Pedro Calderón De La Barca)

Por fin parece que Chile está despertando de una larga siesta y ha sido el movimiento estudiantil el que nos ha sacado de este letargo, que ya duraba más de 20 años. Han sido ellos y su lucha por exigir algo tan básico, justo e irrenunciable como el derecho a tener una educación pública, gratuita y de calidad, quienes han despertado en cada uno de nosotros el deseo de cambios profundos en el país.

Afortunadamente la generación del “no estoy ahí” está quedando atrás. Hoy los escolares y universitarios tienen una voz potente, casi o igual a la que tuvieron nuestros padres en su pelea para que la democracia retornara a Chile.
Estos jóvenes nos sacaron del hipnótico trance que fue la transición; cuando muy pocos protestaban; cuando era mejor conformarse con tener un Chile alabado internacionalmente por su desarrollo económico, pavonearse de la envidia que esto generaba en algunos países vecinos, y con una sociedad cuyo poder adquisitivo iba creciendo rápidamente. Firmábamos tratados económicos internacionales cada año; nos llenamos de malls, grandes cadenas de comida rápida, multinacionales de cualquier área, importantes y carísimos conciertos, autos de lujo, ropa de marca, etc. La gente consumía; gastaba lo que tenía y lo que no. El dinero mucha veces hacer callar, olvidar y éramos hartos quienes queríamos borrar, de alguna manera, el dolor que significó la dictadura militar. El consumismo se volvió una característica de nuestro Chile; formó parte de la burbuja que nos construimos; en la que creíamos que todo estaba bien y cada intento de protesta era ignorado por la mayoría. Nos adormecimos. Nos vendimos al sistema, que al final nos ha terminado pasando la cuenta.

Sigue leyendo