Archivo de la etiqueta: Gobierno Sebastián Piñera

Política de Yegua: 12 meses

12 meses
Por Icy Coke

No sé porque estos doce meses del gobierno de Piñera me han parecido tan raros como culebra con cartera. Luego de terremotos, marepotos, protestas, motines e incendios en las cárceles locales, corrupciones varias y un verdadero tratado de «piñericosas» que engruesa vergonzosamente el listado de frases para el bronce de los presidentes que han pasado por La Moneda. Si tiramos una raya para la suma solo queda una tremenda alza en los gastos generales de los chilenos de a pie: Bencina, Transantiago, costo de la vida en general, una sensación generalizada de inseguridad ciudadana y de injusticia social y esa poco agradable sensación (también) que el país ha retrocedido al menos 30 años.

No me gusta que este gobierno esté permanentemente comparándose con la Concertación. Lo he dicho mil veces, nadie puede avanzar mirando hacia atrás y menos un país completo. ¡¡¡¡Basta ya de hacer comparaciones odiosas por favor!!! Ya está bueno que se arremanguen las mangas y se pongan manos a la obra para servir efectivamente a los chilenos – tanto a los que votaron por él como a los que no. Si, porque Piñera, querámoslo o no, es y será el Presidente de Chile por otros 3 años… ¡¡¡Valooorrr!!!

Me cansa y me aburre la descalificación barata, el insulto fácil que se dispara con el gatillo fácil de las propias inseguridades e incumplimientos. Me cansa saber que por mucho que haya gente calificada, igual le falta experiencia para manejar temas espinudos.

A este gobierno le falta postura y aplomo. Quiero saber cuál es la posición del gobierno frente a los encarcelados, a las mujeres trabajadoras, a la violencia intrafamiliar, frente a la condena de muerte, el aborto, el divorcio y la protección de la familia. Cuál es la verdadera posición del oficialismo frente a los beneficios sociales del gobierno anterior?. Les darán todo el reconocimiento que necesitan para promoverse y auto-sustentarse hasta que se afiance en el alma nacional y luego lo dejarán tirado como cabros chicos que se aburren de un juguete nuevo… Y no entienden nada sobre la naturaleza de las necesidades en una población leal y paciente después de todo. Si no me creen, ¿pueden decirme cuando fue la última vez que el gobierno fue a las zonas de catástrofe a implementar soluciones? Pueden ustedes optar a una de las soluciones, sin embargo, no llegan a tiempo a destino. Como el tan mentado permiso post-natal, que fue sacado a la fuerza pero se nota que nunca!!! Se sentaron para terminarlo

En fin, yo siento que estos 12 meses han sido perdidos. Estoy cansada, cansada de verdad de la mala prensa que el gobierno le hace a los períodos pasados como si hubiese sido un tremendo favor y ellos se olvidan que si llegaron donde están ahora, es precisamente por los puntos a mejorar que dejó al descubiero sus propias inoperancias y les permitió jugar del lado del gobierno.!!. Es más, tendremos que esperar un rato largo para poder ver lo que este gobierno se trae en las carpetas… Y allí recién podremos evaluar al gobierno según sus propios yerros y virtudes. Este primer año que pasó, lamentablemente, fue una época de pruebas, un tiempo perdido en que hicieron los ajustes (ojalá!!!!) para cimentar un ¿buen? Gobierno… Veamos, lo último que yo quiero perder es la fe.

Video: John Lennon and Plastic Ono Band – Power To The People

País de Reno: A un año del triunfo…y Chile aún no cambia

A un año del triunfo…y Chile aún no cambia
Por El Reno

Este 17 de enero se cumple un año del triunfo de Sebastián Piñera. Se cumple el primer año de un gobierno de “derecha” (lo pongo entre comillas por que al parecer, ya no es la misma derecha de antes, si no que es una NUEVA derecha), que ha tenido sus altos y sus bajos. Se cumple el primer año de una derecha que no llegaba al poder (en forma democrática) en más de 50 años. Aquí, expondré mi opinión de lo que ha sido este primer año, que será en base a lo que se «prometió» durante la campaña.

Si bien es difícil exigirle mucho a un gobierno que está en su primer año y que además comenzó con un terremoto (uno de los más fuertes en la historia del mundo), mi opinión tendrá como base las promesas y discursos que se dijeron durante la campaña. Uno de los primeros, y que generó mucho ruido, tanto durante la campaña como después de haber asumido como Presidente, fue la venta de sus acciones. En el año 2009, mientras recorría Chile y en los distintos debates televisivos, Piñera siempre dijo que las acciones estarían vendidas una vez que se supiera quién era el ganador de las elecciones. Después de haber ganado y con la presión de la oposición, Piñera dijo que las acciones estarían vendidas antes de que el asumiera su cargo como Presidente de Chile. Asumió el 11 de marzo y hasta ese día no había vendido ni una sola acción (al menos de las más importantes tales como Clínica las Condes, Lan Chile y Blanco&Negro). La respuesta del gobierno ante la NO venta de acciones era que dicho proceso no se podía hacer de la noche a la mañana y que se necesitaba tiempo para concretar dichas ventas. Aquí se genera la próxima pregunta, que la dejo hecha para que USTED mismo (el que lee) se la responda. Me están tratando de decir, que una persona que lleva 30 años en el mundo de los negocios, comprando y vendiendo acciones, haciendo y disolviendo empresas, prometió vender sus acciones en un plazo determinado, pero que DESPUÉS se dio cuenta que esto era un proceso que llevaba tiempo y que no se podía hacer antes de asumir como Presidente??. Es decir alguien prometió algo, pero sin saber los factores que afectaban el cumplimiento de dicha promesa??. Usted, busque la respuesta que más le acomoda.

Otro discurso, que me llamó la atención desde un principio, fue que iba a gobernar con los mejores, diciendo que los gobiernos anteriores no gobernaban con esta clase de gente y que los mejores solo se podían encontrar entre las filas de RN y UDI. Pero la gente se lo creyó. Y a un año de su triunfo, la pregunta es, ¿Hemos visto a los mejores?. La ex Vicepresidenta de la JUNJI, X. Ossandón (quien dijo que un sueldo de 3,7 millones de pesos era “reguleque” y que el Demonio había sido el culpable de los delitos de Karadima), el ahora ex Ministro de Defensa Jaime Ravinet (quien armó una casa de Anitas Alvarados porque un consejo de transparencia quería saber los detalles de un contrato de un puente que costó 16 millones de dólares y que según el mismo Ministro, “Valía callampa”), ministros como Hinzpeter que ante la mínima posibilidad de manifestación ciudadana envía a los Carabineros a la calle (así pasó en Isla de Pascua y así está pasando en Magallanes), ministros como Jaime Mañalich que dijo que ellos solo se preocupaban de las huelgas de hambre luego de 50 días (que fue mas menos lo que se demoraron en atender a los presos mapuches, violando los derechos humanos), y así otros mas que han salido a la palestra (cabe recordar el que quiso despedir a un funcionario porque era negro, o el que dijo que a las mujeres había que regalarles un sartén). Sé que están pensando, que estos son pocos dentro de un universo aún más grande y pueden tener razón, pero lo que me molesta es que se dijo un discurso de LOS MEJORES, y eso no se ha visto. Además, hubo servicios e instituciones que hasta mediados de año aún no contaban con la designación de un Jefe o Director, demostrando lentitud en la conformación de equipos y al mismo tiempo lentitud en concretar programas realizadas durante la campaña. Se ha visto que este no gobierna con los mejores y la razón es bien simple: Lo sueldos del sector público no se comparan con los del sector privado. ¿Yo, siendo empresario o alguien del sector privado, en donde tengo una jerarquía clara y en donde le respondo a unos pocos, dejaré mi trabajo para irme a un sector en donde seré investigado todos los días, ganaré menos plata y tendré que responder a varios por algo que hice o no hice?. La respuesta es simple: NO. Algunos dirán que no todos piensan en la plata, y sacarán a flote la “vocación de servicio público”. Bueno, creo que dicha vocación no existía, o mejor dicho, no era TAN fácil de encontrar entre las filas de esta nueva coalición. Aquí, ya se ve la primera falencia de esta “nueva forma de gobernar”. Un total desconocimiento de cómo funciona y como se opera el sector público, sector que no es atrayente para muchos.

También se dijo que Chile crecería a niveles abismantes. Recuerdo que cuando recién asumió Piñera, una de las primeras cosas que dijo era que el estado Chileno tenía una deuda muy grande (creo que era de 8 mil millones de dólares) y que producto de esto habían ciertas promesas que no podían cumplirse. Aquí haré de nuevo el ejercicio de dejar enunciada la pregunta. ¿Me quieren hacer creer, que un hombre que estuvo en campaña por más de 4 años, que decía conocer el Estado al revés y al derecho, SOLO se dio cuenta de dicha deuda cuando asumió?. Y repito la misma pregunta. Es decir alguien prometió algo, pero sin saber los factores que afectaban el cumplimiento de dicha promesa?. Pero me desvié, hablaba de la economía. Chile, durante el 2010 tuvo un crecimiento promedio que varió entre el 5% y el 6% (datos aproximados, disculpen si no son exactos). Yo veía dichos números en los diarios y en las noticias y me preguntaba “¿Como, saltamos de crecer un 2% a un 5-6% mensual en la economía?, y si es así, ¿donde están los Lamborginis en las calles?”. Se que mi pregunta es bastante absurda, pero quiero exponer una idea. Se habló de que la ECONOMÍA Chilena creció un 5, 6, 7%, pero yo veía que la gente seguía con los mismos sueldos, que la pobreza seguía siendo la misma y que los niveles de endeudamiento seguían aumentando. Entonces me pregunto, cuando hablan de economía chilena, ¿se refieren a las grandes empresas o al trabajador humilde que llega a su casa a las 9 de la noche, para después salir a las 6 de la mañana?.

Luego, el discurso de ser los más eficientes. ¿Alguien definió que era ser eficiente?. Porque es una palabra que puede ser interpretada de muchas formas. Hay eficiencias económicas, eficiencias sociales, eficiencias de distinto tipo. Pero aquí se dijo que se iba a ser eficiente. Y que hemos visto? Que de los 182 compromisos anunciados en el discurso del 21 de mayo del 2010, solo se han cumplido 36, lo cual equivale a un 19,7%. Muchos podrán decir que este es solo el primer año de gobierno, y que siempre es lento, y créanme que no podría estar más de acuerdo con sus comentarios, pero a lo que voy yo es que se nos vendió un producto y cuando se compró nos dimos cuenta de que el producto traía letra chica. Porque para sumar más al caso, varios han sido los que han dicho que en 6 meses o en un año se ha hecho más que en 20 años de Concertación, lo cual me parece un desconocimiento e ignorancia total de lo que ha pasado en este país. Reconozco que la Concertación ha tenido fallas, pero decir que no hizo nada en 20 años, es signo de estupidez. Pero lo peor es que esto lo han dicho gente ligada al gobierno, lo que me parece preocupante. Además, cuando se asumió la tarea de ser gobierno se comenzó al tiro con excusas. Es bien sabido, y broma habitual en las redes sociales, la excusa que da siempre la vocera de gobierno Ena Von Baer en donde siempre, ante cualquier problema dice “Este es un problema heredado de los gobiernos de la Concertación”, lo cual puede ser verdad, pero vuelvo a lo mismo. Aquí se nos vendió un gobierno que iba a REPARAR y mejorar estos problemas, pero al momento de comprar nos encontramos con que ha sido un gobierno que se ha excusado, haciéndose ver como un equipo de “expertos” que solo se dieron cuenta de los problemas cuando los tenían en frente. Yo no quiero un presidente que me diga todos los días que esto está mal y que está mal por el gobierno anterior (como fue el caso con las cárceles, en donde MEDIOS de comunicación y POLÍTICOS se mostraban sorprendidos al reconocer que en CHILE existe hacinamiento, cosa que TODO Chile sabía desde hace tiempo). Obviamente, el ver el pasado solo conviene a ratos, ya que cuando se le recordaba al Presidente de su pasado empresarial y de conflictos de intereses, su respuesta era “Somos un gobierno que quiere ver hacia el futuro”, y luego pedía unidad.

Solo termino diciendo que al igual que todos los chilenos, yo quiero que mi país sea mejor y por ningún motivo ni circunstacia le deseo mal al gobierno del Presidente  Piñera. Yo solo quiero que la gente abra los ojos y que comience a exigir lo que se le prometió. O, en su defecto, que para las próximas elecciones no se deje embobar con promesas tan grandes y tan fantásticas, porque o si no, seguiremos siendo gobernados por políticos que prometen la Luna, pero cuando llegan a ser presidentes, solo dan piedras.

Yo Opino: La rebelión de Magallanes

La rebelión de Magallanes
Por Daniel Arellano

Se cumplió la promesa y desde las 00:00 hrs de hoy miércoles existe un paro general en toda la Región de Magallanes, con accesos cortados a las ciudades de la zona. Esto se debe a que no se encontró una salida al problema ocasionado por el anuncio del Gobierno de aumentar en un 16,8% el valor del gas en la zona, un elemento que es vital para quienes viven en esos lugares. Lamentablemente volvemos a ver un autogol de este Gobierno, el cual ha demostrado un pésimo manejo de la situación.

Cuando Piñera era solo candidato presidencial realizó la siguiente promesa de campaña: «El sector residencial en Magallanes tiene un tratamiento especial en materia de precios del gas, y ese tratamiento especial se va a mantener. Por lo tanto, le digo a los magallánicos que no hay nada que temer, porque hay buenas razones para que el precio del gas, que es un elemento tan vital en una región que tiene tantas dificultades y frío, se mantenga en condiciones más favorables para la gente de Magallanes que para el resto del país”. Como se puede leer la promesa es vaga y puede tener dos significados: Todo se mantiene igual, es decir no se suben los precios del gas, o bien se les sube el precio del gas pero se mantendrá a un precio favorable para ustedes, en comparación a lo que paga el resto del país. Mucha gente en Magallanes entendió el primer significado, por lo que el anuncio de que el precio del gas subiría fue una verdadera puñalada por la espalda.

Para entender el enojo de la gente de Magallanes debemos partir por pensar en la vida diaria en esa zona. Alejados por muchos kilómetros de los grandes centros productivos, y de los lugares donde se toman las decisiones en nuestro país, con un clima inhóspito, sueldos altos pero que se van rápidamente debido a los altos precios (la fruta en esa zona es un lujo realmente caro), el gas pasa a ser un elemento vital, como para nosotros puede ser la electricidad. Sin gas te puedes morir de frío rápidamente, sobre todo en invierno, por lo que es necesario que se mantenga a un bajo precio para no llevar a gastos extras a la gente que vive allí, pensando en que las diferencias de precios con Santiago pueden ser de hasta un 230%. A eso, además, debemos sumarle su fuerte sentimiento regionalista. No por nada para muchos es la República Independiente de Magallanes.

Puede que el Gobierno esté en lo correcto con el alza del gas, quizás los estudios técnicos tienen un fundamento potente para realizarla, pero el manejo de esto ha sido la de un elefante en una cristalería. No puede aparecer un Ministro diciendo que «se acabó la fiesta en Magallanes», atizando la hoguera en vez de aplacar los ánimos, ni tampoco es prudente que el Ministro del Interior, más que del problema en si, se refiera solo a la seguridad ciudadana en la región, tema que parece ser el único que domina, ya que cualquier manifestación ciudadana hoy la termina usando las Fuerzas Especiales de Carabineros. Si de verdad este es el tan prometido «Gobierno de Excelencia», no quiero pensar como seria un mal Gobierno.

Pero detrás de este conflicto están dos temas no menores. El primero es la profunda centralización de Chile, con decisiones que afectan a las regiones pero que se toman en cómodos sillones de Santiago, capital que se lleva la mayor parte de los recursos del país y que vive a costa de las regiones, las cuales se sienten pasadas a llevar por este gigante de cemento. Magallanes puede ser el comienzo de una explosión regionalista no menor, por lo que debería estudiarse seriamente la posibilidad de dotar de mayor autonomía real a las regiones partiendo, quizás, por la elección directa de Gobernadores e Intendentes. Más a largo plazo, no es descabellado que debamos pensar en soluciones de un Estado Federal, mirando el sistema brasileño que podría ser usado en un país con las características del nuestro.

El otro tema de fondo es lo que sucede con ENAP. Según el Gobierno el patrimonio actual de la empresa estatal es de 360 millones de dólares, algo raro según Nolberto Diaz, Presidente del Sindicato de Trabajadores de ENAP, ya que cada refinería vale 1500 millones de dólares. En una entrevista realizada por The Clinic, Diaz indica que «en el año 2008 ENAP se endeudó comprando barriles durante la crisis energética, cuando estos costaban 160 dólares cada uno, y al mismo tiempo Argentina nos cortó el gas. Después de eso, los barriles volvieron a bajar y se perdió dinero, pero fue por un bien mayor.»

Está el Gobierno de Piñera pensando en privatizar ENAP?. Si uno hace una abstracción podría pensar que sí. Por un lado se está informando que la empresa está casi quebrada, luego se sube el precio del gas a los usuarios (en este caso a la gente de Magallanes). Vendrá luego el «salvataje» de la quebrada empresa por parte de privados?. No es menor, tampoco, que en el directorio de ENAP varios de sus componentes sean de confianza del Presidente: Ricardo Rainieri (ministro de Energía y presidente del directorio), Laurence Golborne (Ministro de Minería) y Hernán Cheyre (Vicepresidente ejecutivo de CORFO). Si este fuera el caso, la rebelión de Magallanes sería no solo una lucha por el alza de un bien tan importante para la zona como lo es el gas, sino que también una para evitar la privatización de ENAP.

¿En que terminará todo esto?. Por ahora no se ve nada claro, aunque ya sabemos que quien más pierde con el conflicto es La Moneda.

Foto: The Clinic

Enlaces
Entrevista a Nolberto Díaz, presidente del Sindicato de Trabajadores de ENAP
Pingüino Radio de Punta Arenas

Política de Yegua: ¿Y…Para dónde vamos?

¿Y…Para donde vamos?
Por Icy Coke

Ya estamos acá, no sólo comenzando un nuevo año, sino que una nueva década también. Sin duda como país tenemos tremendos desafíos que superar y, con la inestabilidad del gobierno en términos de dirección, corremos el riesgo de generar cambios en procesos y conductas que resulten dañinos y derechamente peligrosos para el progreso de Chile. Con esta manía de copiar todo lo que viene del extranjero le hemos dado cabida a modas estúpidas de países que ya vienen de vuelta de la evolución y como se la pasan aburridos inventan boludeces para matar el tiempo, como el sexing (difusión de imágenes erotizantes de adolescentes ), sexo virtual (la nueva moda de los adultos light), difusión de la pedofilia por internet y de todas las filias desviadas que nada tienen que ver con el amor, grupos swingers y otras yerbas similares. Y ojo, no quiero que mal interpreten mi comentario, no es por cartuchismo ni porque me escandalicen esas cosas. Al final, cada uno sabe qué hace en y con su vida privada, pero hay un truco en esto. Todo lo citado anteriormente se hace en países desarrollados que YA TIENEN LA PEGA FUNDAMENTAL HECHA. Nosotros como país subdesarrollado que somos, no podemos darnos el lujo de perder recursos, talentos y genios en estos placebos todavía. Y eso se lo digo derechamente a todos aquellos políticos que gozando del sueldo que le pagamos entre todos, pierden el tiempo visitando páginas porno en medio de las sesiones del Senado o en una reunión cualquiera, donde se llevan a las “colegas” a “discutir” temas en camionetas 4X4 (también gentilmente auspiciadas por nuestros bolsillos) o simplemente se las dan de lindos con adolescentes que podrían ser sus hijos. ¡Ah! Y también hay señoras que encuentran “reguleque” un sueldo de casi 4 palos por hacer una tarea que es – ¿cómo decirlo diplomáticamente? –  un poco más que administrar bien una casa grande con muchos hijos. Señores, ¡Propongo una moción de orden, por favor!

Nuestro país se está cayendo a pedazos, moral y físicamente, y nadie pareciera tener la autoridad suficiente ni los pantalones bien puestos para llamar la atención y hacer que esta gente haga su pega no bien sino ¡EXCELENTE!. Aprueben leyes, revisen estudios, den soluciones ¡¡POR FAVOR!!. Nuestro país sin duda se lo merece. Si muchos de ellos estuvieran trabajando para la empresa privada hace un rato largo que le hubiesen dado la PLR por improductivos e ineficientes. Entonces, ¿cómo es posible que en tareas tan serias, que tienen que ver con el futuro de Chile y los chilenos, no se preocupen de velar por la calidad y el profesionalismo de su gente?. La verdad, no me lo puedo explicar. Mil veces y hasta el cansancio escuché al presidente hacer la promesa que iba a poner a la mejor gente en su gabinete, independiente de su color político, y hasta ahora no he visto eso. Hay dos o tres personas que se destacan claramente por hacer bien lo que les fue encomendado pero el resto brilla por su ausencia. Me preocupa mucho eso. Me preocupa que volvamos a ser el país donde “el trabajo nada engendre y sólo el pituto sea fecundo”. Y, ¿saben qué?, estoy un poco agotada de aquello. Es una función de circo que ya he visto más veces de las que me gustaría.

Yo me acabo de mudar de casa, al lugar que se supone será el definitivo, y tratar de poner orden es un stress que te lo encargo. ¡Ya me imagino lo que será tratar de poner orden en todo un país!… Sólo gente muy preparada es capaz de hacerlo. Y yo anhelo con todo mi corazón ver gente capaz con verdadero espíritu de servicio y no oportunista.

En fin, con ese porfiado optimismo que me caracteriza espero ver crecer a Chilito para que se convierta en un país de campeones, tigres, leones y cuánta fauna exitosa puedan pensar. No tenemos mucho tiempo más. Piensen que si creemos en las predicciones, el año del conejo nos llevará de un salto al acabo de mundo. Logremos sobrevivir al desafío de convertirnos en la gran nación que estamos llamados a ser.

Feliz Año para todos. Ojalá que cada uno pueda alcanzar sus metas más anheladas. Un abrazo y nos leemos.

Yo opino: La tozudez de un reajuste

La tozudez de un reajuste
Por Daniel Arellano

Al momento de escribir este post se discute en el Senado el proyecto de ley que otorga a los empleados públicos un reajuste de 4,2% más aguinaldos y bonos. Lamentablemente estamos asistiendo a una muestra más de la Nueva Forma de Gobernar que implica un nivel de porfía y tozudez del porte de una catedral.

Este proceso de llegar a acuerdo con los gremios para determinar el reajuste de este año ha estado lleno de errores partiendo por la demora en comenzar las negociaciones, así como en el envío del proyecto de ley. No puede ser que un Gobierno que se dice de los mejores no haga una planificación para enviar con tiempo el proyecto al Congreso y termine enviándolo el último día en que se podía hacer esto. Logicamente que despierta suspicacias ya que implica que los parlamentarios deben pronunciarse sobre el con un lapsus de tiempo muy corto, de manera que los beneficios puedan ser entregados en el mes de Diciembre.

Por el otro lado tenemos la poca capacidad de dialogo que ha tenido el actual Gobierno con respecto a este tema. Cuando se le da a indicar, a través de las votaciones en el Congreso, que un reajuste de 3,7%, e incluso el aumento a 4,2%, es insuficiente bajo las actuales condiciones económicas del país, el Ejecutivo insiste en enviar el mismo proyecto, no dando ninguna opción de llegar a un acuerdo que permita, por ejemplo, alcanzar un reajuste de 4,5 o 5% que sería un monto más acorde de acuerdo a las cifras económicas actuales. Tampoco ha existido un diálogo con los diversos gremios, lo cual termina en un trámite que perfectamente podría haber terminado la semana pasada si el Gobierno, representado por el Ministro de Hacienda, hubiera tenido una mayor flexibilidad en su posición y en lograr un acercamiento con los gremios.

Me llama la atención también, y me indigna en cierto grado, que se indique que este reajuste es de un 8-9% si consideramos los bonos que se entregarán. Me cuesta creer que una afirmación de este tipo venga de un economista con la experiencia del Ministro de Hacienda. Creo que alguien debe explicarle la diferencia entre un bono (que se entrega 1 vez, es un beneficio extraordinario) y un reajuste (el que se entrega 1 vez pero que se mantiene para el resto de la carrera funcionaria), ya que al parecer ni el la tiene clara.

Por otro lado el tema de los despidos injustificados por parte de este Gobierno a funcionarios publicos que fueron bien calificados, demuestra una falta de respeto no solo hacia los trabajadores públicos, sino que también una muestra de como las promesas realizadas durante la campaña no se han respetado, lo cual habla muy mal del Presidente y de este Gobierno, en general. Es inconcebible que a mucha gente que realiza bien su trabajo en la administración pública, que ha sido bien evaluada por funcionarios de este Gobierno, hoy esté en la calle sin posibilidad de seguir trabajando pese a sus buenos antecedentes. Razzia política?. Espero que no, ya que demostraría que la Nueva Forma de Gobernar mantiene los mismos vicios que la Alianza tanto le criticaba a la Concertación cuando los primeros eran oposición, es decir, colocar a gente en la administración pública no por sus capacidades, sino que por el ya conocido «amiguismo».

Es cierto que falta mucho por hacer para que los empleados públicos tengan una mejora verdadera en sus remuneraciones, además de un traspaso de quienes trabajan a contrata y honorarios a ser funcionarios de planta. No por nada esta situación se arrastra desde hace muchos años, y que comenzó cuando la Dictadura les quitó mucho de los beneficios que poseían a fines de los años ’70. Es cierto que un reajuste de 4,2%, que supone que si alguien gana $300000 su sueldo subirá en $12600, no es mucho, pero al menos uno espera que el Gobierno, sea del lado que sea, tenga un poco de sentido común al momento de enviar proyectos de ley como este. Ha quedado de manifiesto la tozudez de las actuales autoridades que, al parecer, aún siguen pensando como empresarios y no como los funcionarios públicos que son ahora.

Yo Opino: La «revolución» educacional de Piñera

La «revolución» educacional de Piñera
Por Daniel Arellano

Con bombos y platillos La Moneda anunció una serie de reformas, las cuales han sido considerada por el Presidente Piñera como una verdadera revolución que mejorará exponencialmente la educación chilena.

Si se han fijado en el título de este post la palabra «revolución» la coloco con minúscula y entre comillas. Y es que esta «revolución» no es más que un conjunto de medidas de forma pero que no atacan el fondo de la baja calidad de la educación chilena.

Sabemos que desde la aparición de los privados en la educación, luego de la reforma de 1981 que convirtió a esta en otro ámbito dejado a las regulaciones del mercado, el Estado ha disminuido su interés por la educación pública y parece más interesado en que los privados sean quienes inviertan en ella, dejando que el mercado regule. Esto ha llevado a que grupos económicos o relacionados con la religión, como el Opus Dei o Los Legionarios de Cristo, hoy posean verdaderos imperios educacionales enfocados, principalmente, en educar a las elites que tendrán a cargo a Chile en el futuro, por nombrar un ejemplo de lo que sucede en la educación chilena.

Es por eso que, si bien algunos de los anuncios realizados por Piñera son interesantes, no se termina atacando la raíz del problema: El Estado no se ha hecho cargo de la educación, principalmente de los sectores con menor acceso a una educación de calidad, ya sea por temas sociales o económicos.

Una de las medidas polémicas de esta «revolución» ha sido el aumento de las horas de matemáticas y castellano en desmedro de otras asignaturas como historia. Nuevamente caemos en el error de pensar que cantidad es lo mismo que calidad.  Además de disminuir las horas de un ramo como historia que es fundamental para comprender nuestro pasado,  no se ve ninguna reforma enfocada en el tema de la calidad.  Lamentablemente sabemos que muchos alumnos de pedagogía han tenido una mala base educativa, con títulos obtenidos en universidades privadas que ofrecen sacar la carrera en dos o tres jornadas semanales y en menos años que las universidades tradicionales. No sería mejor regular este tema y evitar así una baja calidad de los educadores?.  Porqué no nos jugamos por una reforma que implique exigir al profesorado tener grados académicos de Magister, por ejemplo, para hacer clases, acompañado esto de una mejoría sustantiva en sus sueldos?. Esto podría generar profesores de un nivel mayor, que pudieran estar insertos en las universidades y cercanos a los conocimientos más actuales sobre educación los cuales podrían aplicarlos después en las escuelas y liceos municipales.

Puede hablarse de Revolución si algunas medidas parecen seguir replicando la segregación que hoy existe en la sociedad chilena?. Porqué, entonces, tener solo 60 liceos de excelencia?. Deberíamos buscar la excelencia en todos los liceos del país, en vez de generar verdaderos ghettos a los cuales solo podrán acceder algunos privilegiados. Es que ahora habrá una educación municipal, y por ende alumnos, de primera y segunda clase?.

Si queremos hablar de una Revolución comencemos por terminar, o bien transparentar, el negocio educacional, en todos los niveles. Una reforma importante podría ser impedir que las universidades, sin fin de lucro según la ley, obtengan ganancias jugosas a través de negocios paralelos como inmobiliarias (normalmente dueñas de los sitios y edificios de las universidades privadas), o bien en transacciones millonarias como pasó en la UDLA o en la Andrés Bello en que el consorcio Laurate Internacional compró las carteras de alumnos de ambos establecimientos.

Nadie dice que el camino será fácil para cambiar la educación chilena y mejorarla, principalmente en su calidad. Estos cambios son de largo plazo y el pensamiento cortoplacista de nuestros políticos parece no entender que las decisiones en este ámbito son cruciales para definir el Chile y la sociedad chilena del mañana.

Por ahora solo tenemos una «revolución» sin mayor profundidad.

Enlace:
Análisis y opinión sobre anuncios de reforma educacional del Gobierno (Educación 2020)