Archivo de la etiqueta: Eric Clapton

Sonido Clásico: Cream – Sunshine of Your Love (1967)

Cream – Sunshine of Your Love (1967)
Por Daniel Arellano

Si de bandas clásicas de la historia del rock se trata Cream es una de ellas. Formada en 1966 por Eric Clapton, Ginger Baker y Jack Bruce fue una muestra de lo que grandes músicos pueden lograr cuando el talento le gana a los egos.

Por esos años Clapton ya era un guitarrista respetado en Inglaterra luego de sus colaboraciones con las bandas de blues «The Yardbirds» y «John Mayall And The Bluesbreakers», pero el deseaba expandir sus horizontes musicales, por lo que no dudó cuando Ginger Beaker (otro gran músico que buscaba nuevos horizontes y que se encontraba participando en la Graham Bond Organisation) le propuso crear un grupo. Clapton aceptó con la condición de que Jack Bruce, a quien conocía desde que este participó por un breve periodo con The Bluesbreakers, fuera el bajista.

Sigue leyendo

Sonido Clásico: Eric Clapton – Cocaine (1977)

Eric Clapton – Cocaine (1977)
Por Daniel Arellano

Aprovechando su venida a Chile para el 16 de Octubre los invito a recordar una de las canciones más emblemáticas de un señor de la guitarra, el gran Eric Clapton.

Para 1977 Clapton buscaba levantarse del relativo fracaso de su disco No Reason to Cry. Con Slowhand demostró que podía hacer canciones comerciales que tuvieran buena figuración en los rankings y Cocaine fue una de ellas.

Sigue leyendo

Disco Eterno: George Harrison – All Things Must Pass (1970)

George Harrison – All Things Must Pass (1970)
Por Daniel Arellano

En este mes el Disco Eterno que les recomiendo debe ser una de los mejores de un Beatle solista (quizás es el mejor). Cuando la banda se separa existía mucha expectación por lo que serían los trabajos solistas de cada uno de ellos, pero cuando apareció All Things Must Pass muchos se sorprendieron con la gran calidad y nivel del disco. Sin embargo, los últimos trabajos de The Beatles ya demostraban que George Harrison no tenía nada que envidiarle a Lennon y McCartney como compositor.

Dentro de las características de All Things Must Pass es ser el primer disco triple grabado en la historia (dos eran de canciones más un tercer disco dedicado a una jam session). Muchas de las canciones que Harrison utilizó venian siendo trabajadas de la época de The Beatles. Incluso versiones de ellas aparecieron en el volumen 3 de la Antología lanzada en la segunda mitad de los ’90.

Para la grabación del disco Harrison contó con la ayuda de Phil Spector en la co-producción, además de músicos como Ringo Starr, Jim Gordon, Gary Brooker, Klaus Voorman, Carl Radle, Ginger Baker, Gary Wright, Dave Mason, Alan White, Eric Clapton, Billy Preston e incluso un joven Phil Collins. Bob Dylan tambien participa ya que el co-escribió I’d Have You Anytime, mientras que If Not For You es una canción del mismo Dylan que Harrison eligió para versionar.

My Sweet Lord fue el primer single del disco, aunque no sin polémica. Esto se debe a que un juzgado determinó que Harrison había copiado de manera inintencionada el tema He’s So Fine del grupo The Chiffons. Tiempo después la canción This Song hablaría sobre el tema en un tono de burla al proceso judicial.

En el año 2001 el propio Harrison supervisó la remasterización del disco, como parte de los relanzamientos de toda su discografía. La nueva versión de All Things Must Pass incluía una portada a color (y no en blanco y negro como el lanzado en 1970) además de temas extras como la versión 2000 de My Sweet Lord. Lamentablemente el cáncer se llevó a George Harrison en el año 2001 por lo que la reedición de sus discos se vería detenida hasta 2004 cuando su hijo Dhani y su viuda Olivia Harrison publicaron el box set The Dark Horse Years 1976-1992.

All Things Must Pass es de esos discos imprescindibles, no solo de la historia del rock, sino que de la música del siglo XX. Muestra a un George Harrison a pleno demostrando que el camino recorrido desde sus primeros año en The Beatles le permitió madurar y ser capáz de escribir canciones que se convirtieron en clásicos, los que siguen resonando fuerte en nuestras mentes hasta el día de hoy.

George Harrison – All Things Must Pass (1970)

I’d Have You Anytime / My Sweet Lord / Wah-Wah / Isn’t It a Pity» (Version 1) / What Is Life / If Not for You / Behind That Locked Door / Let It Down / Run of the Mill / Beware of Darkness / Apple Scruffs / Ballad of Sir Frankie Crisp (Let It Roll) / Awaiting on You All / All Things Must Pass / I Dig Love / Art Of Dying / Isn’t It a Pity» (Version 2) / Hear Me Lord / It’s Johnny’s Birthday / Plug Me In / I Remember Jeep / Thanks for the Pepperoni / Out of the Blue

La versión remasterizada incluye las siguientes canciones extras:

I Live for You (2000) / Beware of Darkness (acústico) / Let It Down (2000) / What Is Life (versión con oboe y sin voz) / My Sweet Lord (2000)

Como una pequeña muestra de esta obra maestra los invito a escuchar el tema Isn’t It a Pity (Versión 1).

Para escuchar el archivo de audio, hacer click en el enlace. Se recomienda usar el botón derecho del mouse y seleccionar «abrir enlace en nueva pestaña».

The Blues: Eric Clapton – Me and The Devil Blues (2004)

Eric Clapton – Me and The Devil Blues (2004)
Por Daniel Arellano

En esta oportunidad el tema, si bien fue grabado por Eric Clapton el año 2004, es un cover del más grande bluesmen de todos los tiempos: Robert Johnson. Pese a que solo grabó 29 canciones, Johnson ha influenciado a generaciones de músicos, e incluso es considerado el «abuelo del rock and roll». Clapton no dudó, entonces, en realizar un disco homenaje a este grande de la música.

Para esto lanzó un album llamada Me and Mr. Johnson donde tributa 14 temas de este gran músico, entre ellos Me and The Devil Blues, el cual les presento en esta ocasión. Mucho se ha hablado del posible pacto con el Diablo que Johnson habría realizado en un cruce de caminos, donde habría vendido su alma a cambio de ser el mejor bluesmen de toda la historia. En algunas de sus canciones Johnson hace referencia a este posible pacto, como es en Me and The Devil Blues. Como muchos bluesmen de esa época, Johnson mantenía buscar una actitud de hombre peligroso y misterioso, lo cual acrecentaba las historias sobre el.

En esta oportunidad los invito a disfrutar de este gran blues en la versión de Eric Clapton, otro gran virtuoso de la música y el blues.

Eric Clapton – Me and The Devil Blues (2004)

Early this mornin’, when you knocked upon my door
Early this mornin’, ooh, when you knocked upon my door
And I said, «hello, satan, I believe it’s time to go»

Me and the devil, was walkin’ side by side
Me and the devil, ooh, was walkin’ side by side
I’m goin’ to beat my woman, until I get satisfied

She say you don’t see why, that I will dog her ‘round
[Spoken:] Now, baby, you know you ain’t doin’ me right, now
She say you don’t see why, ooh, that I will dog her ‘round
It must-a be that old evil spirit, so deep down in the ground

You may bury my body, down by the highway side
[Spoken:] Baby, I don’t care where you bury my body when I’m dead and gone
You may bury my body, ooh, down by the highway side
So my old evil spirit, can get a Greyhound bus and ride

Eric Clapton – Me and The Devil Blues

Pero no los dejaré con las ganas de escuchar el original de este tema, grabado por el ya lejano 1936. Aquí está la grabación original de Robert Johnson.

Robert Johnson – Me and The Devil Blues

Para escuchar el archivo de audio, hacer click en el enlace. Se recomienda usar el botón derecho del mouse y seleccionar «abrir enlace en nueva pestaña».

Sonido Clásico: Blind Faith – Can’t Find My Way Home (1969)

Blind Faith – Can’t Find My Way Home (1969)
Por Daniel Arellano

Si bien alguna vez al disco de Blind Faith le dedicamos un post (que puedes leer acá), en esta oportunidad revisaremos el tema más conocido de la banda: Can’t Find My Way Home

Formado por Eric Clapton, Ginger Baker, Steve Winwood y Ric Grech, el single más exitoso de su único disco fue escrito por Winwood. Es un tema que habla de la importancia del hogar como refugio, nuestro único espacio seguro, acogedor y cálido. En la letra uno puede darse cuenta de esto cuando el protagonista de la historia cuenta que se siente solo y derrotado, un estado de ánimo en el cual siempre terminamos buscando refugio en nuestro hogar.

Si bien esta superbanda demostró con creces que la música que lograron grabar era tremenda, los mismos egos terminaron por destruirla. Sinembargo el disco Blind Faith logró llega al lugar 1 del Ranking Pop Albums del Billboard norteamericano.

Can’t Find My Way Home es mi canción favorita del disco y la primera que conocí de Blind Faith, aunque por muchos años no supe el nombre del grupo, solo sabía que la canción me gustaba. Hoy tengo el disco comprado en versión CD, una muestra de lo que se puede lograr cuando se juntan musicos de calidad, más allá de los egos de cada uno.

Entonces los dejo con Can’t Find My Way Home.

Blind Faith – Can’t Find My Way Home (1969)

Come down off your throne and leave your body alone.
Somebody must change.
You are the reason I’ve been waiting so long.
Somebody holds the key.

But I’m near the end and I just ain’t got the time
And I’m wasted and I can’t find my way home.

Come down on your own and leave your body alone.
Somebody must change.
You are the reason I’ve been waiting all these years.
Somebody holds the key.

Chorus

But I can’t find my way home.
But I can’t find my way home.
But I can’t find my way home.
But I can’t find my way home.
Still I can’t find my way home,
And I ain’t done nothing wrong,
But I can’t find my way home.

Blind Faith – Can’t Find My Way Home

Para escuchar el archivo de audio, hacer click en el enlace. Se recomienda usar el botón derecho del mouse y seleccionar «abrir enlace en nueva pestaña».

Mundo Rock: Rock y Amor

Rock y Amor
Por Jessel Rivera

El amor es uno de los sentimientos más hermosos y, a la vez, complejos que rondan alrededor de todos los seres humanos. Cada historia romántica vivida en carne propia, ha inspirado a un sin fin de canciones, convirtiendo, a muchas de ellas, en verdaderos clásicos del Rock. Es por eso que hoy les contaré como nacieron las brillantes “Something” y “Layla”, dos eternos himnos que fueron concebidas gracias a George Harrison y Eric Clapton respectivamente.

Para seguir adelante con esta odisea de amor también es muy importante mencionar a Pattie Boyd, una mujer que interactúo con estos dos ya legendarios amigos músicos… cosa que simbolizaría uno de los triángulos amorosos más populares, en la historia del siempre majestuoso Rock.

La leyenda comenzaría en 1964 cuando Boyd conoce a Harrison durante la exitosa filmación de “A Hard Day’s Night”. La “doncella rompecorazones” ya a los diecinueve años tenía la belleza suficiente para trabajar, como modelo, en famosas revistas… así que no fue para nada una sorpresa presenciarla en dicha película donde, por cierto, interpretó a una colegiala. El sentimiento fluyó en sus interiores y ambos se enamoraron en una coquetería que se convertiría en una futura relación matrimonial. Fue en esta etapa cuando George Harrison entonó, a los cuatro vientos universales su, quizás, más representativa obra: “Something”.

Pese a ello toda esta sana dulzura, mostrada al mundo, se derrumbaría en un abril y cerrar de ojos… cuando el joven matrimonio decide viajar, en 1966, a la India. Aquella religión, liderada por el aclamado Dios Krishna, caló tan hondo en los sentidos de Harrison que decidió dedicar su vida, y música, a la ideología hindú; la misma que se ha hecho tan conocida por su tradicional poligamia. La inminente crisis explotaría dentro del matrimonio, como si fuera un furioso volcán, cuando el guitarrista comenzó a mantener una serie de descaradas relaciones amorosas, incluyendo a la esposa de Ringo Starr, Maureen. Esto último hizo que Boyd se embriagara en la oscuridad más siniestra de la tristeza… pues se sentía muy desgraciada y poco querida.

Y mientras el matrimonio seguía avanzando por el desequilibrado camino de la infidelidad, aparece Eric Clapton quien decide, como sea, conquistar a la hermosa Pattie Boyd. Pero ella se mantenía firme en su propuesta, rechazando, en todo aspecto, al talentoso “mano lenta”. Como sus encantos eran lanzados al tarro de la basura, Clapton, ahogaba sus penas sumergiéndose en la compañía de la cocaína… además de conformarse con la hermana mayor de la rubia, Paula Boyd. Sin embargo, la gruesa frialdad del hielo finalmente se derritió con la creación de “Layla”, la exitosa suplica de amor de Clapton.

“Si por George había sentido un amor grande y profundo, entre Eric y yo había una pasión tan embriagadora e incontenible, que se mantenía casi fuera de control”, sentenció en una de sus tantas entrevistas la musa inspiradora. Pattie Boyd estuvo casada con George Harrison durante 1966 hasta 1977, y con Eric Clapton desde 1979 hasta 1988. No hay nada más que decir, son los colores de la vida, el dibujo del corazón: Así es el amor…