Archivo de la etiqueta: Economía

Yo Opino: La colusión de los pollos

La colusión de los pollos
Por Daniel Arellano

Una noticia económica nos sorprendió hace unos días cuando la Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentó un requerimiento al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) donde acusó la existencia de una colusión entre las tres principales firmas avícolas de nuestro país. Agrosuper, Ariztía y Don Pollo. Esto remeció a la sociedad, pensando que estas 3 empresas se quedan con un 92% del mercado.

Esta colusión se habría realizado a través de un acuerdo entre las tres empresas el cual limitaba la producción de cada una de ellas. De esa manera podian controlar la cantidad de pollo que se ofrecía al mercado, regulando los precios de manera artificial. A través de este acuerdo las empresas se asignaban cuotas de participación en el mercado, algo que va en la dirección opuesta a la denominada “Libre competencia”.

Sigue leyendo

Anuncios

Yo Opino: ¿Llegaremos al desarrollo?

¿Llegaremos al desarrollo?
Por
Daniel Arellano

El tema de esta columna de opinión está tomado del anuncio del Presidente Sebastián Piñera de que lograremos ser un país desarrollado a fines de esta década (2020). Si uno vuelve atrás podrá encontrar que esa misma promesa nos hizo Ricardo Lagos en el 2000, claro que la fecha para llegar al desarrollo era el 2010, cosa que todos vemos que no logramos para nada. Entonces, que nos falta para poder lograrlo?.

Partamos entonces por saber que es un país desarrollado. Este se define como aquel que ha logrado un alto grado de industrialización y sus habitantes disfrutan de un alto nivel de vida. Este nivel de vida se puede observar como un PIB (Producto Interno Bruto) per cápita de 18500 dólares y un Indice de Desarrollo Humano (IDH) entre 0,900 a 1. Este Indice se basa en tres cosas: Esperanza de vida al nacer, la educación (que se mide por parámetros como la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matriculación en educación primaria, secundaria y superior, así como los años de duracíón de la educación obligatoria) y un nivel de vida digno (medido en el PIB per cápita comparado entre países a través del instrumento llamado Paridad de Poder Adquisitivo).

Si empezamos a ver estos factores podríamos decir si somos un país desarrollado y que nos falta para lograrlo.

Partamos con la industrialización. Actualmente Chile posee una fuerte presencia de industrias, pero estas se encuentran concentradas en algunas áreas específicas y en lugares geográficos específicos, lo cual lleva a que la industrialización no sea la esperable. Si hacemos un paralelo con otros momentos históricos nos daremos cuenta que seguimos siendo un país eminentemente exportador de materias primas, al igual que en el siglo XVIII, no le otorgamos un valor agregado a las cosas, algo que economías desarrolladas como Japón o USA, por ejemplo, saben hacer muy bien (y ese valor agregado, además, lo hacen con las materias primas que nosotros como país exportamos). En otras palabras seguimos en un escalón bajo con respecto a la industrialización del país y su respectiva diversificación.

Veamos si los chilenos tenemos un nivel de vida digno. En la realidad la gran mayoría contestaría que no es así, y tienen toda la razón. Si nos fijamos solo en el PIB per cápita medido en paridad de compra, nuestro país hoy logra un monto de US$14299, por persona. Al cambio de este día ($532), serian algo así como $7607068. Alguno de ustedes gana ese sueldo?. Bueno, ese es, quizás, uno de los grandes problemas para avanzar al desarrollo: La tremenda brecha social que existe hoy entre quienes ganan más y quienes ganan menos. Si le hiciéramos caso a las estadísticas todos deberíamos vivir más que bien, sin embargo la gran mayoría de la gente debe hacer malabares para llegar a fin de mes, con trabajos mal pagados y con malas condiciones laborales. Si queremos pensar en desarrollo no basta con crecer al 6%, el enfoque más fuerte debe ir a disminuir la gran brecha existente hoy entre ricos y pobres, y para eso se necesitan reformas profundas al actual sistema económico y social, cosa que se ve difícil puedan lograr el actual gobierno y la Concertación.

En la esperanza de vida no podemos negar que estamos bien, ya que esta ha subido mucho desde los inicios del siglo XX. Esto indica que las decisiones adoptadas en el área de la salud chilena, principalmente con la creación del Ministerio de Salud, como lo conocemos hoy, en la década de los ’50.

El último punto es la educación, nuestra gran pata coja. Y aquí no tenemos por donde ser desarrollados. Ahora bien, si tomamos solo los puntos que se utilizan en la medición del IDH, tan mal no andamos. La tasa de alfabetización es alta, al igual que la cantidad de matrícula y la cantidad de años de escolaridad. Nuestro “Talón de Aquiles” es la calidad de la educación que se está entregando. No podemos desconocer que hoy es el Mercado el que regula a la educación, lo cual no es malo. El aporte de los privados no es algo que se deba mirar con recelo, para nada. Sin embargo como el Estado tiene tan pocas atribuciones para regular este mercado educacional nos encontramos con casos como los de las universidades, las que para subsistir, deben hacer negocios pese a que se definen como “sin fines de lucro”. Las universidades derivadas, principalmente de regiones, como tienen tan poca ayuda estatal, deben expandirse por todo el país y crear (o implementar) carreras de tan poca calidad, todo para captar una buena cantidad de alumnos y seguir a flote. En el caso de las privadas estas hacen negocios como venta de carteras de alumnos (como Andrés Bello o Universidad de Las Américas que vendieron sus carteras a Laurate Internacional, aunque se quedaron con los edificios y con sus puestos en los directorios) o bien tienen negocios paralelos como las inmobiliarias que son dueñas de los edificios de las universidades y, por ende, no forman parte del patrimonio universitario.

Y la calidad de la enseñanza universitaria no debería estar fuera del debate actual sobre educación, porque quien forma a los profesores que enseñan a nuestros hijos?. Es lógico que se pueda formar un profesor de calidad asistiendo dos o tres veces por semana, en horario vespertino, por dos o tres años, como lo realizan algunas universidades privadas?.

Entonces, si lo pensamos bien nos queda mucho para ser un país desarrollado. Y eso que no toqué temas como la necesaria modernización del Estado Chileno (o en otras palabras, menos burocracia), fortalecimiento de las instituciones democráticas (donde aún tenemos deudas), mayor participación ciudadana (ya que nuestra sociedad está bien apática), mejor gestión sobre todo de nuestros impuestos, mejor representación de la ciudadanía a través de los partidos políticos (lo cual necesita reformas a los propios partidos y mayor participación ciudadana), etc.

Los desafíos son muchos, eso nadie lo puede discutir. Por eso yo le recomiendo a cualquier Presidente de la República, del color político que sea, que no nos venda humo con lo del país desarrollado. Se lo agradeceríamos.

Yo Opino: Estado o Mercado?

Estado o Mercado?
Por Daniel Arellano

El terremoto del 27 de febrero volvió a poner en la palestra una discusión que se viene llevando desde hace mucho tiempo. Es mejor el Estado o el Mercado (en este caso, los privados) quienes deben hacerse cargo de los problemas nacionales?.

Ambas opciones tienen sus pro y sus contras, además de ser defendidas por diversos grupos políticos y económicos. En este post lo que busco es generar una discusión sobre el tema, partiendo de mi propia visión.

Soy un convencido de que el sistema actual que impera en Chile, donde el mercado domina muchos de los ámbitos de nuestras vidas, no es el mejor. Para mi un sistema económico que sea capáz de equilibrar el rol del Estado y el de los privados debe ser la busqueda de todo conglomerado político que busque el bien del país, y no solo el de sus bolsillos. Lamentablemente este tema casi ni se ha discutido en Chile y debe suceder un terremoto para que recién nos lo empecemos a plantear.

Pero como dije anteriormente, que el Estado o el Mercado sean de manera exclusiva quienes resuelvan los problemas no es la solución que se busca. En la emergencia producida por el terremoto me ha llamado la atención que, por ejemplo, la fabricación e instalación de mediaguas se ha concentrado en Un Techo Para Chile. Acaso el Estado no tiene la posibilidad de usar sus estructuras para construirlas también?. Y si nos fijamos un poco más, han sido mayoritariamente los privados los que se han movilizado para entregar soluciones como el Desafio Levantemos Chile. Y el Estado? Yo diria que más dormido que despierto. Recién ahora, en abril, está despertando de este letargo, pero muy lentamente.

Pero volviendo más al tema principal, el pensar que el Mercado por si solo es capáz de hacerse cargo de las necesidades de nuestra sociedad es un pensamiento equivocado. Un ejemplo es lo que ha pasado en nuestro país, donde el Mercado se encuentra presente en casi todos los aspectos de nuestra vidad, como salu y educación, por nombrar algunos. El problema es que cuando dejas al Mercado actuando sin regulación se termina provocando una gran diferencia entre quienes tienen el dinero para acceder a los servicios que ofrece el Mercado y quienes no lo tienen. Eso queda demostrado en las grandes diferencias entre educación privada y pública, entre salud privada y pública, etc.

Y no solo eso, la desigualdad social es tremenda y se acentua cada vez más. La Teoría del Chorreo, tan defendida por los economistas neoliberales, sencillamente no funciona o lo hace a tan largo plazo que sus efectos no se ven en la sociedad.

Tampoco podemos olvidar que la última crisis económica fue generada por los privados, no por los Estados. Todo esto me deja con la firme convicción de que el Mercado por si solo no es la solución a nuestros problemas.

Pero el Estado por si solo tampoco es la solución, cosa que ya se observó en el fracaso del comunismo, a fines de los años ’80. Si bien el control total de las necesidades de la población por parte del Estado suena bien en teoría, en la práctica eso no sucedió. Varias cosas, a mi juicio, no lo permiten. Por ejemplo, la burocracia estatal, la cual muchos de nosotros hemos sufrido en carne propia, ya sea al momento de realizar trámites personales o bien cuando debemos adquirir o proveer al Estado de elementos necesarios. La burocracia lleva a que el Estado sea un gran elefante blanco, con poca capacidad de respuesta. Ya sabemos que el Estado no siempre es un buen administrador.

El otro problema que yo veo es que las prioridades cambiarian completamente, dependiendo de la coalición política que llegue al poder, algo que termina perjudicando a la gente, sobre todo cuando no existe una visión de país a corto, mediano y largo plazo, que esté por sobre quien llegue al poder.

Es cierto, no soy un experto en estos temas, pero creo que puedo generar un aporte al debate desde el punto de vista de alguien común y corriente, alejado de los debates entre especialistas y circulos cerrados.

Llegar a este equilibrio entre Estado y Mercado es algo que deberemos plantearnos seriamente para decidir el futuro de nuestro país y que camino seguir para llegar a ser un país desarrollado. La tarea debe comenzar hoy.

El Mundo según Icy: Crisis Bursátiles…Mundo Alerta

Crisis Bursátiles…Mundo Alerta
Por Icy Coke

Desde hace unas semanas que el mundo viene estremeciéndose desde las bases por causa de la estrepitosa caída de las bolsas mundiales, siendo ayer el día más negro, donde todas cerraron a la baja con niveles increíbles, siendo el más representativo el 9,97% de Bovespa, la bolsa de Brasil. De hecho, fue su peor día en una década. Sin duda, aún cuando Wall Street estornuda, el resto del mundo coge un resfriado de proporciones… Aunque claramente, Wall Street tiene mucho más que un resfrio pasajero. Más ahora que se ha quedado sin el Tapsin de rigor, luego de la negativa en masa que le dieron a Bush por su plan de rescate financiero. Yo no soy ninguna especialista en el tema, y aunque me gusta, soy una mera espectadora de la crisis, como cualquier chileno de a pie medianamente informado que lee y escucha noticias. Claramente, el panorama es – por decir lo menos – alarmante. El futuro se ve negro y nos estamos acercando peligrosamente a una de las peores crisis económicas desde el siglo pasado.

Yo estaría más tranquila si viera que el Gobierno toma cartas DESDE YA para prevenir la crisis y afirmar los delicados mercados locales lo mejor posible cuando venga el embate. Sin embargo, y como ya se le ha hecho costumbre a este gobierno, va y esconde la cabeza en la arena, negando lo que es obvio a los ojos del mundo y haciendo declaraciones llamando a la calma (parece que éste será el gobierno de la avestruz, valor!). Cierto, el gobierno no miente cuando llama a la calma, le doy ese beneficio peeeroooo está cometiendo el error clásico número uno al negar PUBLICAMENTE que esta crisis nos impactará negativamente. Y yo miro la tele incrédula y me pregunto: ¿Qué tiene nuestra “humirde” bolsita local para que sea inmune a los efectos MUNDIALES de estas caídas?… Una cosa es ser optimista pero otra cosa muy distinta es ser… ser… ser… poco previsor (por decirlo de una manera fina!). Cierto, según El Mercurio, el IPSA subía un 2,4% luego del derrumbe pero eso no es suficiente para mantenernos tranquilos, creo yo. La presidenta declaraba hoy me parece, que se han creado nuevas fuentes de trabajo, donde mayoritariamente las mujeres han sido posicionadas, pero eso aún es insuficiente. Qué le impedirá a la empresa privada volver a reducir el personal para resguardarse de la crisis como lo ha hecho siempre? Qué le impedirá a los mercados transformarse en volátiles escenarios de commodities sub o supra valorados? Estamos realmente preparados para enfrentar como país la caída del valor de la libra de cobre y del dólar, la caída de Wall Street, la crisis del mercado financiero asiático y de USA todo al mismo tiempo?…

Insisto, el panorama me preocupa y mi desconocimiento del tema ni siquiera me permite hacer un brainstorming personal en búsqueda de soluciones creativas… Nada que hacer… Sólo me cabe esperar. Y ustedes, tienen alguna idea para proponerle al gobierno???

Dibujo: Topo Lagos (Diario El Mostrador)
Video: Dire Straits – Money For Nothing

Loco Mundo: Bolsa abajo

Bolsa abajo
Por Daniel Arellano

En los últimos meses se ha hablado mucho de la crisis económica, pero sabes realmente que es lo que está pasando en los mercados mundiales y como se explica este vaivén en las bolsas de comercio y otros índices económicos?.

En primer lugar podemos explicar esta crisis por un encarecimiento de las materias primas en los mercados internacionales. Es cosa de ver como el barril de petróleo supero la barrera psicológica de los US$ 100, algo nunca visto en la historia de las transacciones de este. Y no solo el petróleo, también los alimentos se encarecieron como resultado de especulaciones en los mercados internacionales y su mayor uso en biocombustibles.

A esto tenemos que sumarle los porrazos en una de las economías más grandes e influyentes del mundo como lo es la norteaméricana. Que sucedió? Tratando de ser claro, a fines de los ’90 y principios del 2000, se bajaron las tasas de interés en las principales economías del mundo, principalmente después del 11 de septiembre del 2001. De esa manera se buscaba reactivar el consumo. En USA eso llevó a la compra y venta de viviendas, de manera especulativa, a través de hipotecas de alto riesgo, que, con la venta, eran canceladas para volver a comprar otra casa con una nueva hipoteca, cuando no se financiaban ambas operaciones mediante una hipoteca puente. Por ende, el precio de las viviendas se fue a las nubes.

El tema es que esta fiesta de bajas tasas de interés se empezó a acabar el año 2004, cuando la Reserva Federal de USA las elevó para poder controlar la inflación. Por esta decisión, los precios de las viviendas, que habian subido de manera espectacular hasta el 2005, se vinieron al suelo, igual que las ventas. Como muchos de estos créditos fueron dados a través de hipotécas llamadas subprime (es decir, a clientes que buscaban casa, pero que no eran muy solventes económicamente y que, por lo tanto, el riesgo de que no devolvieran lo prestado era muy alto), la cantidad de morosos y de embargos aumentó en forma explosiva desde 2007 en adelante. Numerosas entidades hipotecarias comenzaron a tener problemas de liquidez para devolver el dinero a los inversores o recibir financiación de los prestamistas, lo que generó la quiebra de muchas de ellas.

Todo esto se terminó traspansando a las bolsas de valores. Pero hasta este 2008 todo parecía bajo control. Entonces, porqué esta crisis de repente empezó a afectar a todo el mundo?. Muy facil: se sabía que existía la crisis, pero no su alcance. Ya en el 2007 los principales inversores en este tipo de hipotécas dejan de pasarle plata a las entidades hipotecarias, pero el daño ya estaba hecho, al tener los bancos muchos de sus activos e inversiones ligados a este tipo de hipotécas. Ejemplos fueron el banco alemán IBK que para evitar la bancarrota, debido a que tenia muchas inversiones en hipotécas subprime, fue comprado por una entidad financiera pública.

Pero lo peor recién llegaría a partir de los primeros días del 2008, con fuertes caidas bursatiles que arrastraron a las bolsas de todo el mundo. Ya en abril el FMI indicaba que la crisis había arrojado perdidas por 945.000 millones de dolares. Por entonces la crisis era mundial.

El 15 de septiembre Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión norteamericano, el cual gestionaba 46.000 millones de dolares en hipotécas se declara en quiebra, lo que llevó a que el 18 de septimbre, George Bush anunciara un plan para sacar de la crisis a la economía norteamericana, el cual debe ser aprobado por el Congreso de USA.

Por ahora, debemos esperar a ver que sucede en esta teleserie bursatil, la cual aún no nos afecta tan fuerte, y esperamos que así sea. Pero quizás esta crisis, como en muchas de ellas, traiga la oportunidad de poder regular con mayor fuerza los mercados especulativos que se generan en muchos paises del mundo. El fin de esta crisis aún esta lejos de llegar.

Para una explicación más detallada puedes leer este árticulo de Wikipedia, en el cual se basa este post.

Yo Opino: El Costo de la Vida

El Costo de la Vida
Por Daniel Arellano

Desde hace algún tiempo la economía chilena ha estado dando muestras de que no va muy bien que digamos. Una inflación más alta de lo previsto, precios que han subido bastante en diversos productos de primera necesidad, y un horizonte no muy auspicioso de aquí al 2010 nos han llevado a preguntarnos si se están haciendo las cosas bien para enfrentar esta coyuntura. Lamentablemente, muchos de nosotros podremos responder que NO.

Es bien sabido que nadie le prende muchas velas a San Andrés Velasco, nuestro ministro de Hacienda, el cual parece no darse cuenta de como esta etapa nos afecta a los chilenos, principalmente a aquellos de clase media. Cosa de ver lo que ha pasado con los combustibles, donde los 1000 millones de dolares que se desperdiciaron como aporte al Fondo de Estabilización de los Combustibles no sirvieron para amortiguar las alzas en los precios. Pero al momento de ver la posibilidad de rebajar o bien eliminar el impuesto específico a los combustibles, todo queda en nada porque eso no se puede tocar.

Lo mismo pasa cuando uno se pregunta porque no puede existir un IVA diferenciado, o bien bajar los impuestos a algunos productos como los libros, o inclusive, la carga tributaria de las personas (a lo que nuestra querida Presidenta ya dijo que no).

Pero además, creo yo, falta un mayor empuje en otras áreas de nuestra economía, las cuales algunos encontrarán hasta lógicas. Por ejemplo, disminuir la burocracia que existe en Chile para crear empresas, tener una política económica que lleve a Chile a no ser un país 100% exportador de materias primas, sino que a desarrollar tecnologías y así darle un valor agregado a nuestros productos, tener una flexibilización laboral que permita a muchas mujeres y jovenes incorporarse al trabajo sin dejar de estudiar o de criar a sus hijos, sobre todo en primeras etapas de sus vidas, etc.

Sin embargo nuevamente vemos a la clase política mostrar la hilacha. Claro, si vemos al ministro Perez Yoma diciendo que deberemos apretarnos los dientes mientras los parlamentarios y el mismo Gobierno no se apretan nada (sería un buen ejemplo rebajarse el sueldo a la mitad y ponerse un poquito ahorrativos con los gastos superfluos del Ejecutivo), el llamado muy valido no es. Por mientras solo nos queda tratar de no meternos en deudas y ahorrar lo que podamos, ya que todo seguirá subiendo, menos los sueldos.

Yo Opino: Suben los impuestos

Suben los impuestos
Por Daniel

Todos sabemos que el costo de la vida ha aumentado en los últimos meses con fuertes alzas tanto del Indice de Precios al Consumudor (IPC) como, a su vez, de la inflación. También hemos asistido al debate sobre el tema del impuesto específico al combustible, debido a los altos precios que han alcanzado estos en los últimos meses.

El tema de fondo es que con esto, creo yo, se empieza a cuestionar la fuerte carga impositiva que hoy existe en Chile. Ya no nos sorprende, sino que al contrario nos irrita, que cada vez que se necesitan fondos a nuestras creativas mentes del Ministerio de Hacienda solo se les ocurra alguna nueva variaicón en algún impuesto. Es cosa de ver lo que sucedió con el IVA y la subida que este tuvo del 18 al 19% en el gobierno de Ricardo Lagos, la cual solo sería temporal. Sin embargo a nuestro actual Gobierno no le pareció nada mejor mantenerlo en un 19%.

También nos encontramos con un IVA que se aplica en forma pareja a todos los productos, desde los que son de primera necesidad, como el pan, hasta aquellos de mayor valor. Pero si lo pensamos seriamente ¿que necesidad hay de grabar con un 19% productos básicos, cuyas alzas golpean siempre a los más pobres? ¿No sería mejor un IVA diferenciado a los diversos productos? ¿No sería bueno que el IVA se bajara a un 18 o 17%? ¿Los gurues de Hacienda creerán que bajas de ese tipo no estimulan el crecimiento ni ayudan a la economía?.

Lamentablemente tenemos que lidiar no sólo con el IVA, sino que con otros impuestos específicos que al final terminan aumentando el costo de la vida, mientras que otros son, desde mi punto de vista, nocivos para un mayor desarrollo de Pymes, como lo es el Impuesto de Timbres y Estampillas. Además, revisando en la web del Servicios de Impuestos Internos (SII), me encontré con que en Chile tenemos un impuesto a los productos suntuarios; Impuesto a bebidas alcohólicas, analcohólicas y productos similares; Impuesto a la importación de vehículos; Impuesto al comercio exterior entre otros.

Lamentablemente nuestras autoridades prefieren hacer oidos sordos, manteniendo los impuestos en alza. Lastima que ese dinero de todos nosotros termine en casos como EFE, Transantiago, etc (o sea, muy mal administrados). Pero no se espante, capáz que en estos instantes, en el Ministerio de Hacienda esten planeando alguna nueva alza de impuestos para solventar algun gasto nuevo, ya sea un avión presidencial o el reajuste al salario mínimo.

Link: Descripción de impuestos en Chile