Archivo de la etiqueta: Democracia

Caleidoscopio: Chile: Una democracia mentirosa, eufemística y precaria

Chile: Una democracia mentirosa, eufemística y precaria
Por @LaGuacolda

Mucho se ha escrito respecto de aquella particular característica de la sociedad chilena, en virtud de la cual solemos utilizar expresiones suaves e inofensivas para describir una realidad cruda y desagradable. “Eufemismo”, le llaman.

A primera vista, pudiera decirse que se trata de una práctica inofensiva, o incluso, meramente estética, considerando que el chileno suele ser pobre en el uso del vocabulario, no obstante la riqueza de la lengua castellana. Sin embargo, a mi entender, toda expresión eufemística no es más que un intento por evadir la responsabilidad que a la propia sociedad creadora y usuaria de tal lenguaje le compete a la hora de modificar las realidades que se esconden tras dichas construcciones lingüísticas.

El eufemismo y, en general, toda expresión políticamente correcta reduce el impacto de la imagen mental que se evoca al utilizarla, camuflando la muchas veces cruda realidad de que da cuenta. Lo anterior resulta particularmente grave tratándose de cuestiones de naturaleza política y social. En ambos temas, el eufemismo no solo es evasivo, sino que busca derechamente esconder vergonzosas realidades. Frases como “personas en situación de calle” son el mejor ejemplo de esta idea.

Sigue leyendo

Loco Mundo: La revolución española

La revolución española
Por Daniel Arellano

Son un grupo heterogeneo en el cual cabe gente de derecha e izquierda; adultos y jóvenes que han remecido a la sociedad española (y a mucha gente en el mundo) bajo un solo objetivo: Una democracia real, participativa y al servicio de la gente, dejando de lado a los grandes grupos económicos. Es el movimiento ¡Democracia Real YA!.

De una manera pacífica miles de personas, sobre todo jóvenes, han demostrado su descontento con el estado actual de las cosas. No entienden como un país como España se encuentra hoy con grandes tasas de desempleo, con partidos políticos que no escuchan a la gente ni que los representan, con falta de oportunidades para trabajr y/o emprender pese a que muchos tienen estudios universitarios, con una banca a la cual apuntan como gran responsable de la actual crisis económica que afecta al país. Sin embargo están ahí, como pulgas que molestan al perro, dispuestos a demostrar que los ideales no se han perdido, que solo están dormidos esperando renacer.

La calle ha sido el lugar que este movimiento ha elegido para luchar, de manera pacífica y ordenada. No representan a ningún grupo político, solo piden Democracia, una palabra que entienden es mucho más que solo inscribirse en los registros electorales y votar cada cierto tiempo para elegir a sus representantes. En cierto modo han decidido volver a las bases de la democracia, esa donde la opinión de cada persona vale de verdad. Y otra característica importante es que la violencia no es aceptada. Tienen claro que eso solo desligitimaría sus propuestas.

Las redes sociales, si bien no han sido las responsables del 15-M han posibilitado replicar el movimiento a velocidades que no hubieran sido posibles sin ellas. Y no solo eso, en otros lugares del mundo el ejemplo comienza a ser observado, tomado en cuenta y replicado, cada uno de acuerdo a la realidad que vive en su país. El efecto global que puede tener este movimiento está por verse, pero puede ser el comienzo de un cambio tremendo en como se ha realizado la política en el mundo occidental durante los últimos años.

Los partidos políticos, por su parte, deben estar atentos si es que quieren seguir sobreviviendo o pasar a ser piezas de museo. Ya está claro que el no escuchar a la gente por años les está pasando la cuenta, con elecciones donde la abstención y el voto en blanco es un llamado de atención no menor. No sería raro que tanto el PSOE como el PP (el duopolio dominante de la política española) intente instrumentalizar este movimiento, minimizarlo y dar a entender que esto fue algo puntual que durará solo un tiempo corto pero del cual nadie se acordará en unos meses. El gran desafío del movimiento ¡Democracia Real YA! es mantenerse y no tranzar sus objetivos. Quizás no terminen derribando el capitalismo, pero si se logra una democracia mucho más participativa, que esté a favor de la gente y más transparente, el movimiento habrá valido la pena. Lo que si está claro es que desde el 15 de mayo el mundo puede que ya no sea el mismo.

Cerebro Joven: ¿Democracia?¿Desde cuando?

¿Democracia? ¿Desde cuando?
Por Jonathan Toledo

El otro día escuchando a un ex-candidato presidencial, y que nuevamente es candidato para las elecciones del 2009, Tomas Hirsch, me di cuenta de algo que realmente puede ser una solución al problema de los desmanes en las protestas.

Una de las cosas que nunca me explico es por que en Chile hay que hacer manso trámite para realizar una protesta o una movilización publica. Sin duda que cuando se trata de escuchar la voz de la gente, no entiendo por que hay tantos obstáculos. Esta bien, pueden armar desmanes pero lo que no entiendo es por que se confunden las cosas. Los escolares son una cosa, y los pendejos que hacen desmanes es otra. Acá se mezclan dos temas muy diferentes, uno son los jóvenes estudiantes que realmente tratan de cambiar algo primordial en Chile que es la educación, y por otro lado están los vándalos que solo se infiltran en las protestas para armar desordenes.

Pero, el punto mas destacable es que si nos damos cuenta, la mayoría de los enfrentamientos con la policía se arman por que no se deja pasar libremente en frente de la Moneda. No entiendo el por que uno no puede demostrar su demanda frente a un lugar que es de todos los chilenos. En el momento en que la fuerza especial de Carabineros trata de detener algo que es total y absolutamente valido para cualquier chileno es donde se arman las protestas. No entiendo cual es la real necesidad de evitar que los jóvenes puedan movilizarse frente a la Moneda, y peor aun, por que los Carabineros deban ser tan opresivos.

Acá en Chile hay un concepto muy extraño, y es que tenemos de nombre la palabra democracia, pero realmente jamás se ha aplicado. Lamentablemente uno no puede manifestarse en Chile, y si es que te dejan hacer una movilización, te dejan transitar en una calle que no conoce nadie, así detrás de un cerro, bien lejos, cosa que los medios de comunicación y el planeta entero jamás se entere que en Chile existen problemas que se deben solucionar ya. Saludos y suerte.