Archivo de la etiqueta: Clase Política Chilena

En la Retina: Respeto, instituciones y autoridades

Respeto, instituciones y autoridades
Por Sergio Villegas

La histeria hipócrita fue mayor tras la toma de las dependencias del Senado por un grupo de alrededor de 50 personas, en el ex Congreso Nacional en Santiago, el pasado 20 de Otubre. En los pasillos de las honorables instituciones se chillaba sobre el daño al país y a la democracia y en contra de la anarquía y el “Trotzkismo Internacional”, peligros ante los cuales podría sucumbir la Nación.

Obviamente que en democracia es esencial el respeto del ciudadano hacia sus instituciones y autoridades. Hasta ahora, al menos, no hemos evolucionado aún a un estado de conciencia e inteligencia colectiva superior que nos permita concebir o aprender mecanismos que regulen y ordenen sin ellas nuestro convivir como sujetos sociales y comunitarios. Pero el asunto se torna hipócrita cuando los que exigen respeto se olvidan que, obviamente, este requiere de reciprocidad y que las instituciones, tanto como las autoridades, deben estar a la altura de las exigencias y los anhelos de sus ciudadanos, que en definitiva son los que las mantienen.

Sigue leyendo

País de Reno: Plebiscito, porque somos más que 120 diputados y 38 senadores

Plebiscito, porque somos más que 120 diputados y 38 senadores
Por El Reno

El descontento que se vive en Chile es claro. Las diversas marchas que se han producido en estos últimos meses (Hidroaysén, matrimonio igualitario, educación pública de calidad) demuestran una sed de participación por parte de la gente. Gente que ya no cree en un sistema que no muestra los resultados deseados. Un sistema binominal que buscaba darle representación a grupos minoritarios  solo ha logrado saciar las ganas de poder y ambición de algunos pocos. Nos vendieron el discurso de que se iban a preocupar de nuestros problemas. Nos dijeron que votáramos por ellos para que nos protegieran. Pero hoy, eso no está sucediendo. Los destinos del país están siendo manejados por unos pocos, y permítame decirlo, de mala manera.

Pero, ¿Qué ventajas traería el imponer un sistema de plebiscito?. Primero, y creo que uno de los más importantes, es que se educaría aún más a la gente. Hoy, el chileno promedio es alguien desinformado. No sabe mucho que está sucediendo a su alrededor y sus fuentes informativas son pocas (y no muy informativas). Su capacidad o búsqueda de mas información no se da y es explicable. Estamos dentro de un sistema que nos ha obligado a abandonar nuestras ansias de información. En 20 años, se ha creado un tipo de persona que trabaja durante la semana y descansa los fines de semana. A través de estos años, nos han “obligado” a preocuparnos por nosotros mismos. Por el sueldo que tendré en mi trabajo, por mi desempeño, por mi éxito, por las cosas que podré pagar y comprar, por la televisión de 32 pulgadas, etc. En cierta forma, nos hemos vuelto una sociedad más egoísta, siendo uno de los comentarios más usados el “bueno, y porque no trabaja, que gane plata y se deje de alegar”. Y esto tiene su explicación. un chileno medio, llega tarde de su trabajo. Ha pasado por un sistema de locomoción que no es de los mejores. Llega cansado, enojado y estresado a su casa, en donde lo único que quiere hacer es descansar. A esta persona no le interesa leer o informarse más allá de las noticias en la televisión. A esta persona trabajadora no le interesa aburrirse leyendo otros portales de noticias. Solo quiere entretenerse en su tiempo libre, leyendo noticias despreocupadas como las que muestra LUN o la Cuarta. Eso nos ha llevado a ser una sociedad desinformada y sin pasión, dando las riendas del país a un grupo reducido de la elite.

Sigue leyendo

En La Retina: Everybody’s Changing and I don´t feel the same

Everybody’s Changing and I don´t feel the same
Por Sergio Villegas

Hay momentos en los que la estrofa de la melodiosa canción del grupo Keane me hace recordar una etapa muy importante de la historia que pude vivir de muy cerca. A comienzos de 1989 un joven periodista de Berlín Oriental se atrevió a preguntarle a un alto funcionario del Gobierno de la entonces existente República Democrática Alemana, ante las cámaras que transmitían en directo, por sus ideas para llevar a cabo los cambios que requería el país, tal como ya ocurría en esos días en los demás países del llamado “bloque socialista”. La respuesta dejó atónitos a todos: “¿Acaso usted se siente obligado a cambiar el papel mural en su living solo por el hecho de que su vecino lo está haciendo?” Era la expresión máxima de la ignorancia y la indiferencia de una cúpula incapaz de comprender las realidades y las exigencias que se imponían en el país que gobernaban. Administraban hasta entonces un sistema que les había rendido frutos y los había mantenido durante décadas en el poder. Un sistema en el que se habían ensimismado a tal punto de perder toda noción de la realidad.

Pocos meses después comenzaron las marchas por el cambio. En un principio fueron unos pocos miles los que puntualmente a las 17 horas de cada lunes salían a marchar exigiendo democracia por las calles de Leipzig. A las pocas semanas marchaban cientos de miles por las calles de todo el país. Esos miles bastaron para dar inicio a “La Revolución Pacífica”, que culminó con la caída del muro de Berlín en la noche del 9 al 10 de Noviembre de 1989.
Más allá de los inesperados hechos históricos de aquel año, era impresionante observar la, a veces nula, a veces absurda, reacción de los jerarcas ante las reivindicaciones y demandas de la ciudadanía. En las semanas previas a la caída del muro se los veía titubear ante preguntas no pauteadas y asombrarse ante los constantes cuestionamientos y las críticas de la gente contra el sistema y sus instituciones.

En estos días he vuelto a experimentar esa sensación de asombro ante tanta desvinculación de la relidad. Obviamente que el contexto de aquel entonces no se asemeja para nada a la realidad de hoy en Chile, pero algunos de nuestros coetáneos sí me recuerdan a esos seniles y desorientados jerarcas de la agonizante RDA. Se asemejan en el sentido de que sus muros mentales pueden ser más fuertes que el de hierro y cemento que dividía a Berlín. Son muros que les impiden ver y entender los cambios en una sociedad cansada del bienestar a través del sobre-endeudamiento, cansada de mentiras e hipocresías políticas y eclesiásticas, cansada de las excelentes cifras macroeconómicas que benefician a unos pocos, de la mentalidad mezquina y cortoplacista ante lo público ante lo que debiera pertenecer a todos, cansada de la indiferencia de los poderosos ante los anhelos y sueños colectivos, que son lo que nos define en gran medida como sociedad.

Sigue leyendo

Presteme el Voto: ¿El fin de la Concertación?

¿El fin de la Concertación?
Por Daniel Arellano

El domingo pasado Sebastián Piñera fue elegido como nuevo Presidente de Chile, algo que la derecha no lograba, por las urnas, desde 1958. Más allá de hablar de quien tiene la culpa en la Concertación, de los errores que esta cometió (partiendo por el candidato elegido en unas «primarias» bien truchas en cuanto a procedimiento elegido), o de los aciertos que tuvo la Coalición por el Cambio (ya explicados por Verónica en este post), el tema interesante es que va a pasar ahora con este conglomerado que se ha mantenido por 20 años en el Gobierno. Se acaba, se renueva, renace como el ave Fenix? Trataremos de inventar dar alguna respuesta.

Lo primero que me atrevo a pensar es que la Concertación debe, si no deshacerse, al menos dejar en un tercer o cuarto plano a las viejas glorias. Hablamos de los Lagos, Frei, Escalona, Latorre, Alvear, entre otros. Esta nueva etapa deberían tomarla las nuevas generaciones, aquellas figuras políticas que hasta ahora han estado más haciendo banca que jugando de titulares. A quien me refiero? Quizás gente como Carolina Tohá, Lagos Weber, Claudio Orrego o Felipe Harboe, por nombrar algunos.

Pero ese cambio de rostros no solo debería quedarse en eso. Será necesario un nuevo objetivo que aglutine a los partidos que forman la Concertación. Un proyecto país de corto, mediano y largo plazo, que reencante al electorado y a quienes participan activamente de esta coalición. Por ende la renovación debe ser de fondo también.

Y agreguenle a todo esto el acercamiento de los partidos a la gente, al chileno común y corriente, dejando de lado las disputas de poder y trabajar en conjunto con la sociedad para poder estar atentos a los cambios que Chile está experimentando, y que no fueron bien leidos en esta elección (o que no quisieron leer).

Pero existe el peligro, a mi juicio, de que la Concertación se termine disgregando, y no es algo totalmente utópico. Que rumbo deben tomar las nuevas propuestas de la Concertación? Si se elige seguir un rumbo «progresista» (palabra bien manoseada ultimamente) se deberán tocar temas que pueden molestar a uno de los socios: la DC. Si, porque una agenda progresista podría implicar un giro más hacia la izquierda de la coalición y tocar temas como la posibilidad de implementar el aborto terapeútico (por nombrar alguna) que podrian ser mal vistos por los demócratacristianos. Podría esta desenvocar en que los «socios» de la DC decidan seguir su propio camino, para representar una opción de centro, mucho más moderada?.

Lo que sabemos hoy, es que la Concertación tiene poco tiempo para renovarse. Ya en el 2012 tendremos elecciones municipales y veremos si el mensaje fue escuchado y los errores rectificados.

Y no nos olvidemos de ME-O, por más que algunos lo llamen hoy un cadaver político. Pero en política hasta el más muerto de los cadáveres puede volver a la vida cuando menos se espera.

Foto: Web Oficial Candidatura Eduardo Frei.

Resumen 2008: Navidad en Crisis

Navidad en Crisis…
Por Icy Coke

Esto es mucho más que un lugar común, es un juego de palabras… En esta época de crisis la verdad es que me cuesta entender que los malls estén llenos, que la gente en las calles parezca Equeco, que las estadísticas digan que el promedio de gasto de los chilenos para la “Navidance” es de $170.000 por persona (ahora, claramente alguien tiene $340.000 con los que me corresponden a mi porque yo lejos gasto MUCHO MENOS que eso!!!)… En fin, con la situación como está, con la cantidad de despidos y pymes en quiebra, de verdad me sorprende que pareciera que los “chilenos de a pie” no quieran darse por enterados que hay una crisis heavy a nivel mundial.

En este resumen anual, sólo hay tres cosas que me llaman la atención al tirar la raya para la suma:

1.La elección de Barak Obama como Presidente de los Estados Unidos

2.El aburrimiento y desilusión evidente de los chilenos con la clase política

3.La crisis mundial que no es por falta de liquidez sino que por falta de confianza en el futuro.

En fin, NO da para más el tema del resumen. Entre los tira y afloja de los partidos políticos, las “ambiciones” desmedidas de algunos políticos que no pueden disimular las ganas que le tienen al sillón presidencial, la lucha desleal por sacarse los trapitos sucios al sol de los que se proyectan como “pre-candidatos”, la “curiosa” presidenciabilidad de Farkas, el consumismo descomunal que han mostrado los chilenos en esta Navidad y la falta de espíritu de todo tipo me hacen pensar que Chile va hae mucho rato ya de más a menos en todos los sentidos.

Y hablando de sentido, aprovecho de sumarme al lugar común que nos invita a rescatar el verdadero sentido de la navidad para que compartamos RELAJADA Y SENCILLAMENTE en familia de momentos preciosos que no volverán. No se endeuden tratando de comprar el cariño que probablemente ya tienen de sus seres queridos y que dejen de competir con el “tanto tienes, tanto vales”. Seamos capaces de sentarnos a una mesa sencilla donde lo más importante sea el amor, la paz y la tranquilidad de espíritu. Gocemos, solos o acompañados de todo lo que nosotros somos y hemos logrado.

Feliz Navidad para todos y un año 2009 lleno de bendiciones y puras cosas buenas!!!!!!!!!!!!!!

Con mucho amor,

Icy

Un año ratonil

Un año ratonil
Por Daniel Arellano

Comienza a despedirse el año 2008, y como cada fin de año, tratamos de dejar un momento en nuestras vidas para mirar hacia atrás, revisando lo bueno y lo malo que vivimos los últimos 365 días. Y en este blog, no estamos ajenos a eso, por lo que esta semana y la próxima le daremos una revisión a todo los que nos deja el 2008 que pronto será uno más de la historia.

Para el horoscopo chino, este fue el año de la rata (aunque recién terminará el 25 de enero del 2009, dando paso al bufalo), lo cual simboliza el comienzo de nuevos ciclos en la historia de nuestro planeta. Y este año, si lo miramos bien, es como el comienzo de algo que aún no comprendemos.

Ha sido el año de la crisis económica, de esa que no sabemos como, cuando ni cuanto afectará a Chile. Por ahora la crisis parece darse con más fuerza en los paises desarrollados, donde los Estados han debido salir a salvar a los privados, los mismos que produjeron la crisis y que hoy lloran ante los magros resultados de las especulaciones realizadas.

También fue un año de cambio con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, convirtiéndose en el primer presidente afroamericano de la historia de USA. Sobre el existen grandes esperanzas de que deje atrás la pesima imagen nacional e internacional que dejó George W. Bush. A cambio, el presidente saliente deja tras de si dos guerras que le han costado mucho a USA, una crisis económica, una mala imagen internacional y una más que inutil Guerra contra el Terrorismo.

El cambio climático ya no es algo tan lejano. Sin embargo, las naciones más desarrolladas siguen boicoteando los acuerdos para bajar sus emisiones de gases invernadero. Es de esperar que no se den cuenta del error demasiado tarde.

En Chile, la clase política sigue dando tumbos, absolutamente lejana a la gente, mientras que la brecha entre los que tienen más y los que tienen menos, se agudiza cada vez más, generando desigualdades que llevan a delincuencia, falta de oportunidades, drogadicción y frustración de mucha gente.

Mientras en Chaitén un volcán sigue en erupción, lo que llevó a evacuar una ciudad completa, la cual aún espera por volver a ponerse en pie.

En el deporte, vimos a un Fernando González orgulloso con la medalla de plata conseguida en los Juegos Olímpicos de Beijing; a Kristel Köbrich y Tomás González obteniendo medallas en las Copas del Mundo en natación y gimnasia, respectivamente. La Selección Chilena de Fútbol, a cargo de Marcelo Bielsa, sigue en busqueda de un cupo a Sudáfrica 2010, con grandes triunfos como el 1-0 a Argentina, el primero por los puntos, mientras que Everton y Colo Colo son los campeones del fútbol chileno en el 2008. En Europa, en tanto, España se coronaba campeón de la Eurocopa 2008, Hamilton era el nuevo rey de la Formula 1, Nadal le quitaba la corona de rey del tenis a Federer, y en China, los Juegos Olímpicos de Beijing nos dejaban con la boca abierta.

En Cuba, vemos como Fidel Castro deja el poder, el cual es traspasado a su hermano Raúl. En Chile, los probables presidenciales se sacan las uñas entre si, tratando de convencer a un electorado cada vez más apático, de que ellos son la solución a los problemas de Chile, mientras un senador indignado reclama por el trato que le dieron al sacarle un parte.

Y entre los grandes que se han ido este año como olvidar a gente como Pedro Pavlovic y el gran Julio Martinez, además de recordar catastrofes como la de la avioneta que cayó en Peñalolén en Febrero, sobre mujeres que participaban de una clase de gimnasia, o la caida, en Panamá, del helicóptero que llevaba al Director General de Carabineros, José Manuel Bernales

Este es un pequeño recordatorio de lo que ha pasado en el 2008. Pero no se preocupen, aún tenemos más recuerdos, con 3 columnistas del Kiosco, cada cual en su estilo, asi que no se los pierdan.

Y ahora, unos videos para recordar:

El momento en que se da como ganador a Barack Obama, transmitido por CNN en español