Archivo del Autor: @Renolander

Mamá, cuando grande quiero ser Senador

“Cada pueblo tiene el gobierno que se merece”

Y pasó. Nuevamente, la clase política lo hizo de nuevo. Sin avisarle a nadie (obvio) se asignaron un aumento de 2 millones de pesos para sus asignaciones parlamentarias. Antes de este aumento, en promedio, cada senador recibía alrededor de 9,3 millones de pesos en asignaciones. Al subirse 2 millones hablamos de un 20% más para el fondo monetario que tendrá cada uno y que podrán gastar bajo rendiciones, facilitando su labor senatorial. Pregúntese usted, ¿Qué haría si le subieran su sueldo en 20%? Aquí me podrán decir “oye, no es un aumento del sueldo, son las asignaciones, que además se rinden”, y tendrían mucha razón, pero cuando uno ha visto las “magias” que se pueden hacer para rendir un ítem, créanme que a nuestros honorables senadores no les costará nada juntar alguna boletas que sirvan para rendir esos 2 millones extra. Pero sabe que, yo no critico que a los parlamentarios de nuestro país se les de plata para asignaciones. Ellos tienen un trabajo importante que hacer, y para eso, tienen que incurrir en gastos varios. Pero, hay cosas que a uno simplemente no le cuadran.

Partamos desde el principio. Primero, quiero felicitar a los parlamentarios de nuestro país. Para los que dicen que son “estúpidos”, no podrían estar más equivocados. Estos honorables decidieron crear un poder independiente a ellos, externo, que le llamaron comisión. ¿Qué haría este grupo de eruditos? Ni más ni menos que evaluar los aumentos monetarios que “sufrirían” los parlamentarios. ¿Entendió la movida maestra? Se la explico. Al tener un organismo externo, “independiente”, los parlamentarios pueden alegar inocencia, pero al mismo tiempo, no pueden hacer (mejor dicho, no quieren hacer) nada para evitar lo que se decida en dicha comisión, por lo que tendrán que (lamentablemente) aceptar lo que digan. Y si el pueblo se enoja, ¿qué dirán los honorables? “la decisión no fue nuestra, fue de la comisión externa”. Brillante, por decir lo menos.

Sigue leyendo

País de Reno: Cambio en el equipo

Cambio en el equipo
Por El Reno

No más Vallejo. O Vallejos como algunos (hasta el día de hoy) siguen escribiendo. Tampoco hay más Jackson. Los Pdtes. de la FECH y FEUC son otros, Boric y Titelman respectivamente.  ¿Continuidad o nuevos horizontes?. Yo, desde mi ignorancia, no lo sé. El pensamiento político e ideológico de cada Pdte. no lo conozco, pero me imagino que de a poco me iré informando se aquello en el tiempo. Lo que hoy quiero decir va por otro lado. Aprendan.

Este año fue uno memorable en cuanto a educación. Marchas, manifestaciones, propuestas, ideas, información, tomas, agresión, descalificaciones, avances, retrocesos, acuerdos, negociaciones, y mucho más. De todo eso fuimos testigos este año, y quiero repetir lo que dije antes, APRENDAN. Desde mi humilde asiento de computador, mi consejo es igual. No cometan los mismos errores que cometieron los antiguos Pdtes. de la FECH y FEUC. No caigan en los juegos comunicacionales de los medios y el gobierno. No se metan en temas que no manejan muy bien. No discutan con el Min. Hinzpeter, ya que el siempre tendrá la última palabra, y desgraciadamente en este país, la última palabra queda. Sean inteligentes en el manejo de la información. No confundan, no tengan dobles discursos, sean siempre claros y entreguen cifras, ya que son estas las que permiten llevar a tierra las discusiones. Todos queremos educación de calidad, gratis y que no estimule la desigualdad. Pero esas pancartas ya están claras. La función de ustedes es seguir con nuevas pancartas. Con cifras que nos haga a ver a los chilenos (me incluyo) el tipo de educación que tenemos. Números, porcentajes, estudios de otros sistemas educacionales, evaluaciones de la OCDE, ONU, UNESCO, etc., información que será útil para abrir los ojos de aquellos que todavía no los han abierto. Una opinión siempre será debatida, pero un número es difícil de debatirlo (al menos, hay que esforzarse más).

Sigue leyendo

País de Reno: La diferencia entre juzgar y entender

La diferencia entre juzgar y entender
Por El Reno

¿Qué haría y pensaría usted si me ve en la calle pegándole a un señor?. Yo, un hombre de 28 años, con rabia, enfurecido, desaforado, pegándole a un señor mayor que yo. Nadie sabe porqué, nadie pregunta, solo está la imagen de pelea callejera. Llegan los carabineros, me toman y me suben a la patrulla para llevarme detenido. El hombre yace en el suelo, adolorido y es ayudado por todos.

Lo primero que harían algunos (la gran mayoría) es que me empezarían a juzgar. Algunos (los mas clasistas) podrán decir que soy una persona de estrato social bajo, un “flayte”, un punga, un mal educado. Bueno, le informo que salí de un colegio privado Británico, ubicado en Las Condes. Mis padres siempre han tenido una situación económica estable con la que me pudieron pagar al contado la carrera de Medicina Veterinaria en una universidad privada. Tenga en consideración que siempre viví en la comuna de las Condes. En cierta forma, viví en una burbuja socio-económica. Pero, descartamos la hipótesis de que soy flayte.

Sigue leyendo

País de Reno: El movimiento estudiantil, aclarando algunos puntos

El movimiento estudiantil, aclarando algunos puntos
Por El Reno

5 meses han pasado desde que se iniciaron las protestas educacionales en el país. 5 meses en donde los estudiantes, tanto secundarios como universitarios, no han bajado los brazos y no se han rendido en pedir lo que es justo, educación de calidad y gratuita. Algo raro para un país cuya sociedad está acostumbrada a que la pisoteen. Algo nunca antes visto para el promedio chileno, el cual ha crecido con la idea de que alegar mucho es malo, mal visto y hasta desubicado. Mas aún, cuando se alegan cosas “imposibles”. Curioso, porque siempre los políticos ofrecen soluciones a problemas imposibles y nadie les dice nada, pero basta que jóvenes propongan soluciones para que muchos digan “no pidan cosas imposibles”.

¿De qué se habla hoy?, ¿Cual es el tema que está en boga?, ¿Cual es el discurso del gobierno, ahora?. Lo primero sería, que es lo que quiere la gente y que es lo que el gobierno cree que quiere la gente. Los temas principales que se han mantenido a lo largo de estos 5 meses han sido el tema de la gratuidad de la educación (para las instituciones públicas, en el caso de universidades las que pertenecen al CRUCH) y de que el estado no financie el lucro en la educación. Sobre esto, muchas encuestas se han hecho y los resultados se han mantenido: la gente, en su mayoría, apoya estos dos conceptos. El gobierno tiene sus primicias también, las cuales se han mantenido de igual forma. Estas son 2 principalmente, que la educación no puede ser gratis para todos y que el estado no debe dejar de financiar a aquellas instituciones educacionales que tengan fin de lucro. Es decir, que el gobierno, el cual fue elegido por la gente, no escucha a la gente. Ha quedado demostrado por medio de encuestas, marchas, apoyo ciudadano, cacerolazos y hasta un plebiscito ciudadano que la mayoría de los chilenos apoya mas las propuestas estudiantiles que las de gobierno. En este último, mas allá de que los resultados puedan ser dudosos, queda claro que hay participación ciudadana y que hay interés en cambiar el sistema educacional. Interés que no llega a ojos del gobierno, ya que su actuar es de observar y seguir implantando sus principios. Lo que preocupa de todo esto, es que cuando a uno no lo escuchan, ocupa técnicas más extremas para ser escuchado. Imagínense lo que irá pasando semana a semana, en que el gobierno siga sin escuchar.

Sigue leyendo

Pais de Reno: El aborto, un tema que no hay que abortar

El aborto, un tema que no hay que abortar
Por El Reno

Al parecer, en Chile las cosas están cambiando. Al parecer, la gente está pensando en temas nuevos. Al parecer, Chile, país independiente hace ya casi 200 años, está dejando de gatear y está dando sus primeros pasos. Torpes, pero pasos al fin y al cabo.

Hace unas semanas, Chile está empezando a hablar del aborto. Como todo buen tema que genera ruido, están los que lo apoyan y los que no. Por mi parte, tengo la opinión clara: Yo estoy a favor. Pero aquí es donde uno debe hacer la primera aclaración para que no lo tilden, inmediatamente, de asesino o no ser “pro-vida”. Yo estoy a favor del derecho de libertad que debe tener una mujer para decidir si quiere o no tener un hijo. Sobre la acción misma de aborto, el cual es impedir el nacimiento de un ser vivo (viable o no), debo decir que estoy en contra. Suena algo inconsecuente verdad?, pero no lo es. Verá, yo soy tan “pro-vida” como usted. Yo estoy en contra de la pena de muerte (¿Ud. lo está?), porque para mí nadie tiene el derecho de quitarle la vida a otro ser independiente, más allá de lo que este haya hecho. Además, ¿no le parece injusto encargar a una persona que mate a otra (aquí hablo de la imagen del “verdugo”)?. Pero, a la vez, estoy a favor de la eutanasia que es un concepto de “muerte digna” (algo muy usado en medicina veterinaria, también llamado, “muerte humanitaria”), en donde la persona tiene el derecho de libertad, de elegir si quiere seguir viva o no. Pero sigo siendo pro-vida. ¿Porque me fui por las ramas para introducir un tema tan sensible (y que usted dirá que nada tiene que ver con la pena de muerte o la eutanasia) como el aborto?. Bueno, principalmente para expresar una de las principales motivaciones por la cual lo apoyo: Libertad.

Sigue leyendo

País de Reno: Hoy se lucha por la educación, pero faltará mucho para ser educado?

Hoy se lucha por la educación, pero faltará mucho para ser educado?
Por El Reno

Partiré diciendo que tengo la esperanza de que sea mejor.

Hoy en el país están sucediendo cosas extrañas. La gente, aburrida de tantos pisoteos por tantos años, se está manifestando. El dicho “el que no llora no mama” se está aplicando con todas sus letras y la gente se cansó de no mamar, así que está llorando. El primer golpe en la mesa fue las alzas en las tarifas del gas en la región de Magallanes, en donde la gente salió a las calles y produjeron una revolución. La idea era aumentar las tarifas en un 23% aproximadamente, en una región donde la vida ya es cara. Se produjeron manifestaciones, se hicieron barricadas, el aeropuerto estaba bloqueado, los turistas molestos y el gobierno se dio cuenta de que si quería hacer cambios en las cuentas de gas, no le sería tan fácil. Al final, la gente pudo más y las medidas fueron desechadas.

Sigue leyendo