Servel, redes sociales y privacidad

Estamos ya casi acostumbrados que cada cierto tiempo “explota” una polémica en las redes sociales. Ahora el turno es del Servicio Electoral.

Este miércoles, el Servel dio a conocer la nueva cifra de los inscritos tras la puesta en marcha de la ley de inscripción automática y voto voluntario. Se informó que los nuevos votantes recibirían en sus domicilios una carta en la cual se les informaba de esta situación. Todo bien hasta que alguien dio la alarma de que ingresando a la web de este organismo público se puede acceder con facilidad a datos personales de cualquier votante…y ardió Troya.

Abogados ofreciendo sus servicios para demandar al Servel, gente que pedía las penas del infierno, otros emitiendo fuertes críticas, uno que otro chiste y bastante bla-bla. Sin embargo, la posibilidad de acceder a los datos de una persona, a través del portal del Servel, es una situación que se ha podido realizar desde hace años. Fue el propio director de este organismo, Juan Ignacio García, quien aseguró que la información sobre registro electoral existe hace mucho tiempo y que el propio Tribunal Constitucional estableció que la información también es pública; “pero eso sí, limitando los datos que se puedan dar”, afirmó García.

Entonces cuesta un poco comprender la molestia de la gente, porque aparece la dirección de su casa. ¿Se les olvida que durante años la guía telefónica ha estado publicando sus nombres, apellidos, direcciones y teléfonos y que cualquiera tiene acceso a esa información?.

Menos comprensible aún son las reacciones en las redes sociales. Si bien es entendible que no es agradable saber que información personal esté dando vueltas por ahí ¿acaso nosotros no dejamos expuesta nuestra intimidad por internet?
Me explico. La mayoría posee cuenta en Facebook, Twitter, LinkedIn, Digg, Tuenti, Flirk, Google+, Youtube, Blogger, etc. En ellas, relatan si comienzan o terminan una relación sentimental, si están en el trabajo, de qué banco o compañía telefónica son clientes; suben y comparten fotos personales; publican qué comen, qué película/obra/recital fueron o irán a ver; a dónde fueron de vacaciones; dónde estudian o trabajan, etc., sin mencionar que utilizan Foursquare, que informa en qué lugar se encuentran específicamente.

Se dirá que lo que se publica en las redes sociales está limitada a quienes son parte de la lista de contactos, pero no es tan así. Muy pocos se preocupan de aplicar medidas de seguridad pertinentes para resguardar al máximo la privacidad. Y para comprobarlo sólo basta utilizar cualquier buscador en internet y encontraremos información, que hemos publicado nosotros mismos en la red social de la que somos parte, navegando libremente por el ciberespacio
Por ende ¿cómo criticar al Servel por exponer la dirección del domicilio particular de un votante, si por medio de las redes sociales se relata hasta lo que se ha tomado de desayuno?. ¿De qué privacidad se habla?. Parece ser que es más fácil ver los defectos en otros que los propios y que existe un gran abismo entre lo que criticamos, decimos hacer y lo que en realidad hacemos.

Escrito por Karina Jara

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s