En la Retina: Respeto, instituciones y autoridades

Respeto, instituciones y autoridades
Por Sergio Villegas

La histeria hipócrita fue mayor tras la toma de las dependencias del Senado por un grupo de alrededor de 50 personas, en el ex Congreso Nacional en Santiago, el pasado 20 de Otubre. En los pasillos de las honorables instituciones se chillaba sobre el daño al país y a la democracia y en contra de la anarquía y el “Trotzkismo Internacional”, peligros ante los cuales podría sucumbir la Nación.

Obviamente que en democracia es esencial el respeto del ciudadano hacia sus instituciones y autoridades. Hasta ahora, al menos, no hemos evolucionado aún a un estado de conciencia e inteligencia colectiva superior que nos permita concebir o aprender mecanismos que regulen y ordenen sin ellas nuestro convivir como sujetos sociales y comunitarios. Pero el asunto se torna hipócrita cuando los que exigen respeto se olvidan que, obviamente, este requiere de reciprocidad y que las instituciones, tanto como las autoridades, deben estar a la altura de las exigencias y los anhelos de sus ciudadanos, que en definitiva son los que las mantienen.

Cabe preguntar: ¿Qué será más peligroso para nuestra democracia y sus instituciones?: ¿Unas niñas protestando sobre una mesa del ex-congreso nacional, o un poder ejecutivo que condiciona el ascenso de jueces a la conveniencia política de sus fallos?. ¿Una marcha estudiantil (aunque termine con desmanes), o los autodenominados “honorables” senadores designados?. ¿Una barricada en plena Alameda, o autoridades e instituciones que fuerzan casos contra ciudadanos inocentes?. ¿La violencia de un encapuchado, o la violencia de los invisibles poderes fácticos que, por ejemplo, se enriquecen a través de nuestros aportes obligatorios a las AFPs?.

Se hace difícil respetar a instituciones y autoridades que mantienen y defienden a ultranza a uno de los sistemas educativos más desiguales a nivel mundial; Se hace difícil entender que un muchacho encarcelado por piratear videos, muera cruelmente durante la tragedia en la cárcel de San Miguel mientras que nuestras respetables instituciones y autoridades le concedan una reclusión dorada a asesinos y torturadores como el Mamo Contreras. Instituciones y autoridades arrogantes que le temen a la opinión ciudadana, negándole la posibilidad de plebiscitar temas trascendentales, incluyendo la Constitución Política de la República. Instituciones y autoridades que despliegan perfectos y amplios operativos policiales para mantener limpia del populacho a la burbujita de San Carlos de Apoquindo. Autoridades que le “ahorran” partes a sus familiares para posteriormente salir por la puerta ancha de La Moneda. Autoridades que, siendo diputados años atrás, fueran reprochados por la comisión de ética de la Cámara de Diputados, pero que, sin asco alguno, renacen de pronto políticamente en una Comisión Bicentenario o en una subsecretaría de Hacienda.

¿Quién no huele ese olor a negociado cuando nuestras autoridades nos anuncian el negocio del siglo para CODELCO, sabiendo que ha sido fraguado por ex ejecutivos de AngloAmerican, junto a los actuales ejecutivos de AngloAmerican?
¿A estas alturas, quién no cree que nuestras autoridades e instituciones nos mienten y que no nos respetan?

¿Cuánto estudiante, cuánto ciudadano, cuánto menor de edad ha sido golpeado y reprimido sin razón alguna, estimadísimo y honorable Ministro del Interior, señor Rodrigo Hinzpeter?

Y por supuesto no olvidaremos a nuestra máxima autoridad. Ante la ONU habla sobre la causa “Noble, justa y hermosa” por la que luchan nuestros estudiantes. Pero una vez de vuelta en Chile, nos presenta un paupérrimo presupuesto que en nada apunta hacia una verdadera reforma o hacia la, con grandilocuencia anunciada, “revolución” en la educación, desplegando paralelamente todo una aparataje policial y mediático para criminalizar los movimientos sociales y ciudadanos.

¿Debo, como ciudadano, respetar la hipocresía de mis autoridades?.

¿Qué respuesta a la última pregunta será más peligrosa para la democracia y sus instituciones: El Si o el No?

Anuncios

7 Respuestas a “En la Retina: Respeto, instituciones y autoridades

  1. El tema de que es mas peligroso para las instituciones no necesariamente habla de lo que beneficia a quienes deberia representar y por quienes realmente deben velar.
    El verdadero tema es que se debe haver cuando las institiciones que deberian velar por TODOS los ciudadanos en realidad se esta pasando por la raja a la mayoria en favor de los pocos que estan manejando estas instituciones. Ahi es cuando ningun respeto cabe (bidireccionalmente hablando) y la gente sale a la calle exigendo un cambio. De hecho en chile fuimos muy weones porque esperamos mucho tiempo que nuestras instituciones hicieran las cosas correctamente, lo que les dio la sensacion a quienes las manejan que podian hacer lo que quisieran y nadie les reclamaria nada. Y ahi esta el error de los “honorables”: tardamos pero finalmente estamos ejerciendo nuestro derecho a no ser pisoteados por webones sanganos que nosotros mamtenemos y que mas encima nos miran en menos. Aqui aplica muy bien el dicho “no muerdas la mano que te da de comer”. Los chilenos no son tkntos y por fin estan despertando. Esto es algo que no podran parar facilmente.

  2. Ante la pregunta ¿Qué será más peligroso para nuestra democracia y sus instituciones?: El sentido común entrega respuestas muy evidentes: son mucho más peligrosos unas niñas protestando sobre una mesa del ex-congreso nacional, una marcha estudiantil (aunque termine con desmanes), una (o, en realidad, muchas) barricada en plena Alameda, la violencia de un encapuchado.
    Sino, pregúntenmles a las victimas, a la sociedad toda que ve interrumpida su vida normal por la acción de una minoria del 5% de los chilenos que nunca, por las urnas, ha conseguido sacar mayor apoyo que ese, y que utiliza supuestas causas nobles para imponer su filosofia al95% restante de chilenos, que, enfrentado a estas ideas en forma clara , directa y transparente, las rechaza una y otra vez.

    • Este personaje es uno de dos: o pertenece a ese circulo pequeño (algo así como 5% de la población chilena) y cerrado de elite que controla la economía y la política en chile (y por tanto al país), que no tiene idea como es la vida para la gran mayoría trabajadora de este país y por tanto trata de tapar el sol con un dedo basándose en manoseadas frases moralistas, religiosas o de respeto hacia una política que a todas luces perdió toda moral para pedirla. O simplemente no quiere ver o no es lo suficientemente inteligente así que se traga, mastica y escupe sin siquiera filtrar los discursos pauteados de los que pertenecen a ese grupo minoritario y de elite que vende imagen en la tele cuando quiere ganar una elección.
      Cualquiera sea el caso, le recomiendo que salga a la calle, no en su sector de las condes hacia arriba, sino de plaza italia hacia abajo y mire, simplemente mire, con eso se dará cuenta que esta hablando we… incoherencias y que la realidad es muy distinta a la que se esta dibujando.

  3. Daniel Arellano

    Las instituciones ya están demasiado desprestigiadas en un fenómeno que se da en todo el mundo. Aquí no pasa, como piensa Marco G que parece pensar que la culpa de todos los males del mundo son los comunistas, por un grupito que quiere sacar ventajas. Acá es un modelo que ha “emputecido” a la gente porque se nos prometió que el crecimiento económico y la prosperidad llegaría a todos, y eso no ha sido así. Hoy los mayores beneficiados siguen siendo los más ricos, los empresarios, los políticos y la elite. El resto sobrevivimos como podemos. Y esa situación ya no da para más.
    Saludos

  4. Yo creo que nunca ha habido mucho respeto por instituciones y autoridades. Se nos inculca que debemos respetarlos. Pero el verdadero respeto se debe sentir, creo yo. Y ese sentimiento ha ido decayendo en los últimos años. a mi por ejemplo me indigna esto de los designasos como el Señor Larraín o la señora Von Baer. Ellos solo están ahí para defender a ese grupito de ricos que no quieren igualdad ni justicia social, porque no les conviene. las niñas saltando sobre la mesa no están bien, pero por lo menos son sinceras y manifiestan su indignación. Lo que dice el señor Marco es simplemente muy lejano a la realidad. Las víctimas son por ejemplo todos aquellos que se endeudan hasta las patas para poder dar una educación mas o menos reguleque a nuestros hijos,
    El señor Marco con el 5% quizas se refiera a los poderosos dueños de este país.
    Salu2

  5. Villegas: te recomiendo, de vez en cuando, leer algo más sólido y no basrate en simple sloganes vacios que llenan tu post. Tu homónimo, pero mucho mas visionario e inteligente, Fernando Villegas, escribió las siguientes verdades respecto a los estudiantes en paro:
    “Un reciente estudio -hecho por Carabineros- acerca de la identidad de las más de 1.700 personas detenidas hasta ahora por desórdenes públicos en las marchas estudiantiles mostró el siguiente resultado: prácticamente todas ellas, encapuchadas o no, eran estudiantes universitarios o escolares. Los del “lumpen”, no más de tres o cuatro. Hasta ese día, cuando se hizo público ese estudio, uno habría esperado que durara la ya tradicional ficción que endosa la violencia y el vandalismo al “lumpen infiltrado”, pero dicho reconocimiento de hechos es difícil que se produzca y en verdad no se ha producido; los hechos valen poco o nada ante la ya instalada iconografía, ante la fuerza de la leyenda, de la versión oficial construida a base de frases y juicios considerados indiscutibles -quien los discute califica al instante como “facho”- acerca de todo lo que se relaciona con el “movimiento estudiantil”; se ha establecido para la eternidad y la historia patria cuál es su carácter, quiénes son y cuánto valen sus miembros de fila y sus dirigentes, quiénes son los buenos y quiénes son los malos.

    • Sergio Villegas

      Estimado Señor G:
      Por ningún motivo y en ningún momento se me ocurriría emular a su deidad intelectual Fernando Villegas. Lo único que tengo en común con tal personaje, es el apellido y el hecho de que ambos accediéramos a una educación de calidad y gratuita.
      En cuanto al “estudio” hecho por Carabineros, podría decirle, siguiendo su lógica, que tal estudio reafirma mi desconfianza hacia las instituciones. De esos 1700 detenidos, solo una pequeña parte pudo ser formalizada. Su problema, Señor G, es que deduce ciegamente de esa cifra que todos los 1700 detenidos eran terroristas, “anarcos” o “trotzkistas internacionales”. No es nada extraño encontrarse con muchos detenidos ilegalmente, incluyendo a periodistas. Los que hemos estado en marchas sabemos del actuar ridículo de las Fuerzas Especiales. De eso le puedo dar decenas de ejemplos vividos personalmente, aunque supongo que a Usted no le interesarán.
      El hecho es que el creciente rechazo a instituciones y autoridades no es una leyenda, sino una realidad, que por otro lado tampoco se basa en leyendas, sino en experiencias y conocimientos que adquiere la ciudadanía a través del diario vivir y de la información, a la que cada vez tiene más acceso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s