En La Retina: Reflexiones truncadas sobre la Vida, la Muerte y el Más Allá

Reflexiones truncadas sobre la Vida, la Muerte y el Más Allá
Por Sergio Villegas

El profesor de literatura pidió nuestra opinión sobre una frase de Hördeling, quien habría manifestado que el ser humano debiera dedicarle a la muerte tantos pensamientos como los que le dedica a la vida. Me sobrevino un arrebato anti-depresivo que me llevó a alzar la mano para luego expresar mi sospecha de que el tiempo en el que permaneceríamos vivos sería bastante mas limitado que el tiempo que permaneceríamos muertos, por lo que dedicarle tanto pensamiento y tiempo a la muerte me parecería, a lo menos, una inutilidad mayor.

La condición de joven y terrenal ateo te puede llevar a expresar tan tajante sospecha. Pero las cosas se relativizan cuando con el pasar de los años pierdes la condición de “Joven” y pasas a ser un – digámoslo así – ya no tan joven y terrenal ateo. En primer lugar porque te das cuenta que la idea del “más allá” no es tan repudiable. En segundo lugar, porque la existencia del “más allá” no exige en absoluto como condición la existencia de Dios.

Con mi padre solíamos reírnos sobre la posibilidad de estar equivocados con respecto a la existencia de Dios. ¿Qué le diríamos en el caso de tener que enfrentarlo como ex-ateos? ¿En ese momento (suponiendo de que existe algún tipo de entrevista antes de poder entrar definitivamente a su reino), habrá que sofocar internamente el espíritu rebelde y dar paso a un gesto de humildad para no exigirle al Señor, en la primera cita, explicaciones sobre ciertos asuntos cuya autoría se le atribuyen?.

Creo que más que Dios, la existencia post-mortem es la verdadera idea fuerza de la iglesia, condimentada astutamente con los adjetivos “Paradisiaco” e “Infernal” por monjes enclaustrados, y aprovechando ese temor intrínsecamente humano hacia el inasible e insondable estado del “No Ser”.

En la tarde de aquel viernes, en un taco en Avenida Grecia, escuchaba en la radio a Fernando Paulsen interrumpir su pauta para dar las primeras informaciones sobre la tragedia ocurrida, y entre cuyas veintiún víctimas se nombraba a Felipe Camiroaga. La noticia me impactó y me entristeció. De ahí en adelante todo tomaría el curso predecible, por lo que desde un principio decidí no ver por un buen tiempo televisión.

Me propuse escribir sobre ella con cierta liviandad, la debida distancia y el debido respeto, simplemente porque en lo subliminal había sido tema en las últimas semanas, después de la tragedia ocurrida aquel 2 de Septiembre en la isla Robinson Crusoe. Reflexionar sobre expresiones escuchadas en encuentros y asados con amigos, como por ejemplo de lo injusta que es la vida, que ojalá haya encontrado un ángel que lo guíe hacia el paraíso, que la vida es tan frágil, etc, etc, etc.

Pero aquí estoy con mis reflexiones truncadas sobre Dios, la vida, la muerte y el Más Allá.

Porque así es ella, la muerte: anunciada o repentina, nos sorprende, impacta, consterna, paraliza, relativiza todo, hace inevitable la tristeza, el dolor y puede llegar a desgarrarte el corazón. Ahora, muy lejos de lograr mi propósito, escribo estas líneas después de enterarme del fallecimiento del gran escritor, premio nacional de literatura, periodista y gran amigo de mi familia, José Miguel Varas. La tristeza se acrecienta al saber que soy parte de una generación que va perdiendo de a poco a aquellos de los que aprendimos y a quienes admiramos.

Hace pocos años me ayudaste con bellas palabras y bellos recuerdos a despedir a mi padre. A través de ti supe como ese, tu gran amigo, había descubierto el mar. Hoy me despido de ti, José Miguel, y te agradezco por tu amistad, tu literatura, y por la memoria escrita y transmitida. Y quizás nos reencontraremos alguna vez en algún lugar, junto a mi viejo, para sentenciar que Hördeling estaba equivocado. Porque a la muerte sólo hay que dedicarle el tiempo exacto que requieres para redescubrir la belleza de esta a veces violenta fragilidad que tu tanto amabas, y que llamamos VIDA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s