Caleidoscopio: Chile: Una democracia mentirosa, eufemística y precaria

Chile: Una democracia mentirosa, eufemística y precaria
Por @LaGuacolda

Mucho se ha escrito respecto de aquella particular característica de la sociedad chilena, en virtud de la cual solemos utilizar expresiones suaves e inofensivas para describir una realidad cruda y desagradable. “Eufemismo”, le llaman.

A primera vista, pudiera decirse que se trata de una práctica inofensiva, o incluso, meramente estética, considerando que el chileno suele ser pobre en el uso del vocabulario, no obstante la riqueza de la lengua castellana. Sin embargo, a mi entender, toda expresión eufemística no es más que un intento por evadir la responsabilidad que a la propia sociedad creadora y usuaria de tal lenguaje le compete a la hora de modificar las realidades que se esconden tras dichas construcciones lingüísticas.

El eufemismo y, en general, toda expresión políticamente correcta reduce el impacto de la imagen mental que se evoca al utilizarla, camuflando la muchas veces cruda realidad de que da cuenta. Lo anterior resulta particularmente grave tratándose de cuestiones de naturaleza política y social. En ambos temas, el eufemismo no solo es evasivo, sino que busca derechamente esconder vergonzosas realidades. Frases como “personas en situación de calle” son el mejor ejemplo de esta idea.

Poniendo el énfasis de esta reflexión precisamente en tales temas, quisiera plantear la siguiente pregunta: habiendo optado Chile –en el papel- por un régimen político democrático de naturaleza representativa… ¿podemos calificar de “representativo” un sistema en el cual los candidatos con las dos más altas mayorías no necesariamente obtengan los dos escaños cuyos representantes se están eligiendo?.

Unos pocos aún insisten en sostener que sí, basándose en que dicho sistema permite asegurar la integración del Parlamento con las fuerzas políticas más relevantes del país. Pero dicho argumento resulta falaz y contradictorio en sí mismo. Es falaz, toda vez que confunde el “interés social” subyacente en la idea de “representatividad”, con el “interés político-partidista” que, muchas veces y a nuestro pesar, suele no coincidir en nada con el interés social. Y es contradictorio en sí mismo por cuanto, al defender la necesidad de asegurar la participación de las más relevantes fuerzas políticas en el Parlamento, excluye de él a fuerzas menores que, no por ser menores, dejan de ser fuerzas; y al excluir una fracción, por mínima que sea, la idea de representatividad se destruye pues esa fuerza existe y no es representada.

Otra situación que me empuja a cuestionar la representatividad de la democracia imperante en Chile es el sistema de reemplazo de parlamentarios que, por cualquier motivo, dejen su cargo durante la vigencia de su mandato. La posibilidad de integrar el selecto grupo de representantes a quienes encomendamos el ejercicio de nuestro Poder Político, por una vía enteramente ajena a la decisión popular, deja abierta la puerta a la designación de políticos poco competentes y/o de características diametralmente opuestas a aquellas que el electorado estimó determinantes al momento de elegir al representante original. Lo anterior, sumado a las consideraciones de naturaleza político-partidistas que se tienen en vista en la designación del reemplazante, hacen que este sistema repugne la idea de representatividad desde sus raíces.

En consecuencia, no me parece antojadizo afirmar que nuestra democracia es mentirosa, eufemística y precaria. Es mentirosa pues, conforme a lo dicho, de representativa no tiene nada. Es eufemística, pues las instituciones que le quitan representatividad están consagradas en nuestra propia Constitución Política y, no obstante ser así enteramente legales, dicha legalidad –cual eufemismo- suaviza en el colectivo (o esconde de él) la conciencia de su no-representatividad. Y es precaria, toda vez que nuestro Poder Político, al final del día, puede estar siendo ejercido en gran medida por sujetos que no hemos elegido: los límites de todo encargo están en el propio mandato conferido, y en el caso de estos “convidados de piedra”, no habiendo mandato nuestro, tampoco hay límites, más que los impuestos por los intereses partidistas.

El electorado olvida con increíble facilidad que el voto es una herramienta: de premio a quienes lo han hecho bien, y de castigo a aquellos que no han cumplido su cometido. El voto es la esencia de la Democracia Representativa, y hoy, es también el único medio que tenemos para asumir la responsabilidad que nos cabe en la tarea de romper con la vergonzosa realidad que existe detrás de este eufemismo llamado “Democracia Chilena”. Úselo con conciencia y con consecuencia.

Anuncios

6 Respuestas a “Caleidoscopio: Chile: Una democracia mentirosa, eufemística y precaria

  1. Elsa Hidalgo T.

    Eufemistas desde la cuna, tibioncitos y poco definidos, así se nos educa en este sistemna, que no señala nada con palabras objetivas. No interesa la verdad, sólo la verdad acomodada a los intereses y así se va desvirtuando la realidad. Entonces nos creemos felices con una tarjeta plástica, con una tele más grande que la muralla, y nos transformamos de ciudadanos a meros consumidores… felices con un poder adquisitivo falso, que nunca tendremos efectivamente y que si alguna vez alcanzamos de seguro, no nos hará felices. Plenamente de acuerdo, cuando aprendamos a decir ladrones, mentirosos y vendidos, en medio de los lobbis, creo que este país mejorará. Obvio, mejorando esta democracia cagona poco representativa, por eso ni modificaciones , ni arreglos parche…. Cambio Constitucional !

  2. katty por ser

    que gusto leerte, tu inteligencia y tu capacidad para fundamentar son notables.

  3. Daniel Arellano

    Lamentablemente cuando se podía haber hecho algo a nivel político para tener una democracia más real, el miedo a que cierto dictador que estaba a cargo del Ejército, por entonces, sacara a sus tropas a la calle como ocurrió con los Pinocheques, más un sistema binominal que logra un empate entre coaliciones aún cuando los porcentajes de votación de una sean el doble de la otra, lo impidió.
    Después la Concertación se durmió en sus laureles, le tomó el gusto al poder y prefirió seguir con todo igual para no perder los privilegios que ganó en las urnas y a los cuales terminó por aferrarse.
    Por eso es muy necesario que ahora se formen nuevos referentes que busquen, entre otras cosas, una democracia más real para Chile y terminar con los enclaves dictatoriales que existen en nuestra Constitución y la política chilena. El remezón es necesario o podremos pasarlo mal.
    Saludos y bienvenida al blog 🙂

  4. Córtenla con los enclaves dictatoriales, cambien el disco, lo único que hay son enclaves zurdos como los tribunales de Justicia, especialmente la C. suprema.
    En cuanto al tema, cualquiera sea el sistema, jamás ha sido representativo, sólo ha sido representativo del interés político que llevaba a la creación de decenas de partidos.
    En lo que estoy de acuerdo en la critica a la designación del reemplazante de algún parlamentario que deja su cargo por cualquier motivo. Nombrados a dedos por la respectiva cúpula partidista, son el típico parlamentario designado y tanto que batallaron para terminar con los senadores designados y están en lo mismo
    Además, el voto no es ninguna herramienta, donde tenemos libertad para elegir? Los candidatos los imponen las cúpulas partidarias y no tenemos ninguna intervención y estamos obligados a votar por los candidatos impuestos, nos gusten o no.

  5. Hunter, algunos alcances sobre tu post:

    1) Al decir que los Tribunales son “enclaves zurdos” se te olvida que el mecanismo de designación de magistrados de los Tribunales Superiores de Justicia está establecido en la Constitución… sí, la misma preparada y promulgada el 80′ por un régimen dictatorial, que al establecer en ella una gran cuota de intervención del P° Ejecutivo en esa designación, sólo buscó garantizar que los tribunales fueran servidos por jueces simpatizantes del régimen, evitando así su juzgamiento por violaciones a los DDHH. Sin embargo, olvidaron que los jueces no son eternos, que jubilan y deben ser reemplazados, y que a un cambio de Gobierno, un nuevo P° Ejecutivo se encargará de la designación… si durante el presente gobierno, a Piñera le tocase designar un Ministro de Corte, te aseguro que no designaría a un “zurdo”, así que en este tema la culpa no es del chancho, sino del que le da el afrecho.

    2) Si lees con detalle la nota, verás que en ella se afirma que Chile ha optado por un sistema representativo “EN EL PAPEL” (lo dice claramente y con esas mismas palabras)… es más, ese es EL tema de la nota – la NO REPRESENTATIVIDAD de un sistema que se dice representativo – por lo que creo que en este punto estamos plenamente de acuerdo, al igual que en el tema de la designación de parlamentarios de reemplazo.

    3) Tú sostienes que no tenemos libertad alguna para elegir, y que por ello el voto no constituye herramienta alguna. Pues bien, te cuento que ESA es justamente una de las principales falencias del Sistema Binominal que en esta nota se critica: si te adentras en su funcionamiento, verás que está creado para servir a los partidos políticos, y son ellos, los que en base a LISTAS (ya sea cerradas, en alianza con otros partidos o incluso con independientes) proveen de candidatos para las elecciones. Y con la exigencia del DOBLAJE, las opciones de los candidatos independientes no aliados a partidos se reducen prácticamente a cero. Si no te gustan los candidatos impuestos, entonces con mayor razón deberías repudiar el Binominal, y para ese cambio es necesaria una reforma constitucional… y aprovechando el impulso, abogar por un Chile con una Democracia “Deliberativa”, en que el electorado tenga intervención directa en la decisión de los candidatos que competirán por un escaño (por ejemplo, a través de primarias, para las cuales no es necesario ser militante de partido alguno).

    Saludos

  6. No podría estar mas de acuerdo… sin querer queriendo llegué a tu blog y me encontré con esta entrada que se solpa algo con una que escribí hace varias horas… interesante que exista mas gente en esta línea analítica.
    Te invito a que te pasees por mi blog: http://jorgemaluenda.blogspot.com/
    Desde ya te hago un enlace 😉

    SALUDOS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s