Yo Opino: Las preguntas pendientes de la tragedia aérea

Las preguntas pendientes de la tragedia aérea
Por Daniel Arellano

Luego de estos difíciles días que ha vivido el país tras la tragedia aérea en la cual fallecieron 21 personas en la isla Robinson Crusoe, del archipiélago Juan Fernández el pasado viernes, comienza la tarea de buscar la explicación sobre lo sucedido, algo que podría no ser tan fácil como se espera.

Muchas dudas planean en el aire sobre las causas del accidente. ¿Qué pasó realmente en la fatídica tarde del pasado viernes?.

Una de las hipótesis que se han barajado es una falta de planificación en la realización del viaje, que existieron detalles, tal vez pequeños, pero lo suficientemente importantes que terminaron en la caída al mar del avión. Uno de estos, según algunas informaciones de prensa, sería una menor cantidad de combustible de lo que se necesitaba. La FACH, sin embargo, ha indicado que esto no fue así. Si bien el avión CASA-212 no puede ir y volver a Juan Fernández sin repostar en la isla, las autoridades indican que tenía combustible para poder mantenerse volando 1 hora sobre la isla. El viaje duró aproximadamente 2 horas con 30 minutos, mientras que su estanque le permitía volar 3 horas y 30 minutos. Estos datos parecen mostrar que no fue el combustible la causa de la tragedia, aunque no se sabe cuanto fue lo que realmente se cargó y si se cargó menos para poder llevar una mayor cantidad de carga.

¿Pudieron ser los vientos la causa del accidente?. Se sabe que ráfagas de viento pueden provocar perdida de estabilidad de los aviones, incluso pueden poner en problemas a grandes aeronaves. En este caso la teoría indica que al momento del aterrizaje, con un avión viajando a menor velocidad, una fuerte ráfaga de viento habría alcanzado a la nave lo que le habría hecho perder velocidad y caer violentamente “como un peso muerto” al mar.

Otra pregunta importante de responder es si se debió hacer el vuelo considerando que las condiciones ambientales no eran las mejores, no tanto al tiempo, pero si con respecto a los vientos. Incluso la única linea aérea que vuela a la isla no salió ese día.

No se ha descartado tampoco la posibilidad de un error humano así como problemas mecánicos del mismo avión. Lamentablemente, por protocolos internacionales, los aviones militares no llevan caja negra para evitar que esos datos pudieran caer en manos de un enemigo o bien de personas que no deban tener esos datos.

De gran utilidad sería que la investigación sobre las causas del accidente fuera llevada por un organismo independiente y no por la misma Fuerza Aérea. ¿Como se puede garantizar una investigación sin sospechas de encubrimiento cuando la FACH sería juez y parte?.

Por ahora el Gobierno ha mostrado una defensa cerrada frente a la FACH exculpándola de cualquier error. Pero las dudas persisten ante una situación que parece demostrar, tal como pasó con la armada y el SHOA el 27 de febrero de 2010, que en nuestras Fuerzas Armadas el liderazgo y el cumplimiento de las normas está bastante lejos de lo que muchos pensábamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s