En La Retina: Su Excelencia

Su Excelencia
Por Sergio Villegas

Todo parecía perfecto para el sector político que no gobernaba desde hace 50 años en democracia. Las gigantografías con el sonriente rostro estilizado y photoshopeado del candidato junto a la estrellita multicolor ya habían deasaparecido de las calles después de la victoriosa contienda electoral. El terremoto, por muy trágico que fuera, significaba también una oportunidad para demostrar a mediano plazo la tan anunciada eficiencia, y de paso serviría de excusa para promesas que eventualmente no se podrían cumplir tal cual se habían prometido. Comenzaba así el gobierno de Sebastián Piñera. Ya a los 5 meses de gobierno se presentó la gran oportunidad para exhibir la excelencia de la Nueva Forma de Gobernar. El rescate de los 33 mineros fue una operación impecable que elevó la popularidad del presidente y de su gobierno a niveles inesperados. Además catapultó a uno de sus integrantes a “Presidenciable”, figura que escaseaba hasta ese momento en las filas de la élite derechista. Paralelamente se entusiasmaba al país con el futuro que pronto vendría, anunciando modernas escuelas modulares, colegios de excelencia, casas anti-tsunamis, financiamientos para damnificados, una revolución en la educación, la reiteración de la idea del candado a la puerta giratoria contra la delincuencia, etc.

¿Cuando comenzó la debacle de la Nueva Forma de Gobernar?. La gloria del rescate duraría solo unas semanas. Su sobreexplotación mediática y farandulera llevaría a la ciudadanía a ironizar el tema.

Sostengo que la caída libre hacia la crisis política que hoy enfrenta el gobierno comienza con la caída de Mayne Nichols en la ANFP, que evidenció los conflictos de interés que existían, incluyendo los del Presidente. Posteriormente se desencadenaría una, digámoslo así, “seguidilla de sucesos desafortunados”: Protestas masivas en la Región de Magallanes, Renuncia de Bielsa en Febrero de 2011, la polémica por la tardía venta de las acciones del Presidente en LAN, el caso Van Rysselberghe en Abril, el caso Kodama y la renuncia de la ministra Matte, las masivas marchas y protestas contra Hidroaysen en Mayo, la injustificada e inexplicada venta de acciones del estado en las sanitarias, el exitoso movimiento ciudadano y estudiantil por la educación en Junio y el caso “La Polar”. Cada uno de los hitos de esta cronología va acompañado de un pésimo manejo político del gobierno. Quien sostenga que todo esto ha sido una especie de complot del marxismo nacional, simplemente anda tan perdido como una ex-vocera de gobierno en su mundo Bilz y Pap en el que todo era simplemente culpa del gobierno anterior.

Agreguemos a todo esto los acontecimientos de los últimos días, como las protestas en Dichato, las graves denuncias sobre carabineros infiltrados en las protestas, y la renuncia por conflictos de interés del, hace solo pocos días asumido, Ministro de Energía Francisco Echeverría.

Hoy muchos se preguntan donde quedó el gran plan elaborado por los cieeeeentos de profesionales de los grupos Tentauco. ¿Donde están esos miiiiiiiles de profesionales super dotados que debían iniciar la marcha por las instituciones con el objetivo de arrasar con la supuesta ineficiencia y la corrupción en las oficinas del estado?.
No, definitivamente no había ni plan, ni suficiente gente idónea y capacitada.

Así las cosas, bastaron poco más de 15 meses para que el Presidente nos sorprendiera con el descubrimiento y el anuncio de un nuevo axioma: “Gobernar un país no es fácil”

En un acto de desesperación y en medio del agobio, el Presidente se decide a un cambio de gabinete. Muy legítimo y apropiado. El problema es que el resultado evidencia la “politiquería” que tanto se le criticaba a la Concertación, y la inconsecuencia e incoherencia de los partidos que integran el gobierno. ¿Quién no recuerda la amenaza de Renovación Nacional de acudir al Tribunal Constitucional, por la decisión, de la entonces Presidenta Bachelet, de llamar a la diputada Carolina Tohá a la Secretaría General de Gobierno en Marzo del 2009?. Hoy, con el cambio de gabinete de Sebastián Piñera y tras cumplir tan sólo poco más de un año en el gobierno, el número de senadores designados por la derecha, a causa del nombramiento de congresistas en cargos ministeriales, se eleva a cuatro.

A esto se suma un factor que preocupa a ciertos electores que en las últimas elecciones votaron por primera vez por la derecha. El 5 de Enero de 2010, el cientista político y sociólogo Patricio Navia escribió, argumentando su desición de votar por Sebastián Piñera: “Votar por Piñera no es votar por los pinochetistas y conservadores. Si bien esa derecha se alegrará de ver la derrota concertacionista, ese sabor dulce devendrá en amargura cuando Piñera demuestre que representa a una nueva derecha, que rechaza la dictadura y cree en la igualdad de oportunidades.”

Si durante los últimos meses este sector de electores, al que pertenece Patricio Navia, había comenzado a resignarse ante la idea de haber contribuido a un mero acto de gatopardismo aquel 17 de Enero de 2010, hoy ese sector se espanta ante el evidente retorno del pinochetismo a La Moneda. Sólo faltaría reemplazar al actual Subsecretario del Interior Rodrigo Ubilla por el diputado Alberto Cardemil, y la teoría de “la historia como movimiento circular” quedaría corta.

El 22 de Julio de 2011 Patricio Navia publica en su Twitter: “Buscando a Peribonio del Sernac por caso de publicidad engañosa de un vendedor entusiasta, decidido, resuelto. Compré NFG (Abreviación para “Nueva Forma de Gobernar”). Caja venía vacía.”

Por ahora solo cabe lamentar a una de las víctimas de la Nueva Forma de Gobernar: La hermosa palabra “Excelencia”, debido a su mal uso y abuso al que ha sido sometida, al escucharla o leerla solo suscita suspicacia, por lo que en lo inmediato no se recomienda su uso para la promoción de algún producto.

Anuncios

2 Respuestas a “En La Retina: Su Excelencia

  1. Daniel Arellano

    Lamentablemente la “excelencia” que tanto machacó Piñera como promesa de campaña está perdida y no parece que se encontrará muy luego. Nos guste o no la Presidencia de la República es, para Piñera, solo algo más que agregarle a su curriculum para aumentar su ego y no un cargo obtenido para ayudar realmente a los chilenos.
    Saludos

  2. Lo más preocupante de la “nueva forma de gobernar” es que al parecer se refiere a un gobierno que no es capaz de tomar una postura, ante ellos pasa de todo (Magallanes, Aysén, estudiantes, etc) y no son CAPACES de otorgar una postura como gobierno. Claramente el gobierno está usando una vieja fórmula, que nos dice: gobierno que no se pronuncia = masas manejables que creen está todo bien o que al menos no es grave. Para hacerlo más ridículo, antes de ser depuesta, Ena Von Baer salió diciendo que “aún no entendía por que los jóvenes salen a protestar”. Que falta de seriedad la de este gobierno!

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s