Cerebro Joven: Educación pública de calidad ¡ya!

Educación pública de calidad ¡ya!
Por Karina Jara

“Enseñar no debe parecerse a llenar una botella de agua, sino más bien a ayudar a crecer una flor a su manera” (Noam Chomsky)

Por motivos laborales de mi padre, vivimos en distintas ciudades chilenas. Muchos de esos traslados ocurrieron a mitad de año escolar, por lo que encontrar un colegio que recibiera a mis hermanos y a mí se tornaba algo complicado.

Si hago memoria, estuve en 8 colegios entre particulares, subvencionados y públicos. Puedo decir que este “potpurrí educativo” me permitió conocer otras realidades y tomar conciencia de que la vida no era tan fácil como la que mis padres me habían proporcionado.

Pero también el pasar por tantos colegios me causó algunos problemas. ¿Cuáles?. Si estaba en un colegio particular y luego, por cambio de ciudad, llegaba a uno subvencionado, me encontraba un poco más adelantada en la materia que los demás. Ni hablar cuando llegué por vez primera a un establecimiento educacional municipal. Me sentía un “bicho raro”. ¿Por qué?. Gran porcentaje de lo que enseñaban ya lo había aprendido. Eso causaba que me aburriera en clases y para una persona que sufre déficit atencional como yo, era un martirio.

Pero el verdadero caos fue cuando del colegio público volví a uno particular. De ser la alumna aventajada pasé a ser la más atrasada. Me iba mal. Mis calificaciones eran muy bajas y, siendo niña, creció en mí un sentimiento de frustración. Sin embargo tuve la fortuna de tener unos papás que contaban con los recursos económicos para pagarme profesores particulares, sumado al reforzamiento obligatorio que llevaba a cabo el colegio. Todo con la finalidad de nivelarme para estar a la par con mis compañeros de curso…pero fue un martirio.

Al final, mis altos y bajos – por la educación recibida en diferentes colegios- me jugó un poco en contra cuando me tocó rendir la entonces PAA, especialmente en matemáticas. Pese a asistir a un preuniversitario más las clases particulares, tratar de condensar en pocos meses muchos temas que no logré aprender bien por las razones ya expuestas, tuvo su costo y no logré el puntaje deseado para ingresar a la Universidad de Chile, mi gran sueño. Sólo me alcanzaba para estudiar en alguna universidad regional, pero eso no estaba en mis planes, menos si gran parte de mi vida fue tan itinerante como la de una familia gitana. ¿Qué hice?. Después de pensarlo bastante, postulé a una universidad privada y pude cursar Periodismo.

Sí. Tuve suerte; podría decir que fue un privilegio el que mis padres pudieran costearme profesores particulares para emparejar mi nivel y estar a la misma altura de conocimientos que mis compañeros, pero ¿qué pasa con los jóvenes que no cuentan con estos recursos?. ¿Es justo que ellos no puedan y yo sí?. ¿Es justa esta situación?. No, no lo es.

Seamos sinceros. La actual educación municipalizada no es de calidad; es “reguleque” por no decir que es mala. Sí, lo sé, hay excepciones como el Instituto Nacional, el Liceo de Aplicación o el Liceo Nº 1 de Niñas, pero ¿y los miles de niños chilenos insertos en el sistema público de educación que no estudian en estos establecimientos?. ¿Qué pasa con ellos?. Podrán egresar jóvenes bien preparados, pero muchos de ellos han recibido de manera extra, al igual que yo, clases particulares y han acudido a preuniversitarios; gastos que sus familias sí pudieron enfrentar, pero que no es la realidad de la mayoría.

Dejar la educación pública a manos de las municipalidades fue el peor error que se pudo cometer en nuestro país. Ésta debe volver al Estado tal como era antes, cuando nuestra educación pública era reconocida por ser una de las mejores a nivel latinoamericano y no la que hoy se imparte en las salas.

No me opongo ni a la educación privada ni a la particular subvencionada; cada familia tiene el derecho de escoger dónde quiere que su hijo se eduque. No obstante, para que la “competencia” sea sana, la educación pública debe competir con buenos estándares de calidad, algo de lo cual carece.

Si queremos avanzar como nación y dar el esperado salto al desarrollo, tenemos que partir por los niños y eso transita por realizar profundos cambios a la educación, especialmente a la pública. Como nunca antes en nuestra historia el Estado sí tiene los recursos económicos que permitan realizar, tal vez, una de las reformas más importantes a nivel educacional. Basta al lucro, basta a la mediocridad, basta de esperar un cambio que se pide a gritos hace años: ¡Educación pública de calidad AHORA!

Anuncios

8 Respuestas a “Cerebro Joven: Educación pública de calidad ¡ya!

  1. totalmente de acuerdo.
    creo que ese es el enfoque que debe darse actualmente a los problemas de educación más que reirse de personalidades especificas, o pelear y no ceder a diálogos. O confrontarse todos los dias en los medios entre politicos y dirigentes.

  2. Daniel Arellano

    Tuve la suerte de estudiar en un liceo público desde séptimo básico y mi curso fue bien preparado ya que eramos una especie de elegidos para llegar muy lejos por lo que se nos entregó lo mejor, a tal punto que practicamente todos quedamos en la Universidad (pública o privada) y unos pocos entraron a Fuerzas Armadas. Fue tan buena esa experiencia, unida. al preuniversitario al que fuimos casi todo mi curso, que pude entrar a la Universidad de Chile. De verdad, me siento un privilegiado pero tengo claro que muchos no pueden contar lo mismo.
    Saludos

  3. Yo le agradezco a mis padres el poder darme las facilidades para poder tener una educación buena, pese a los altibajos. Y eso me gustaría que todos los chilenos tuvieran, no sólo unos pocos. Por eso es que mi deseo es que en Chile tengamos una educación pública de calidad y no la que hoy existe.
    Saludos,
    Karina

  4. Yo vivi algo parecido a ti: en basica estuve en un colegio articular que me dio buena base y que hizo que me aburriera en el colegio municipalizado de la media. Como es de suponerse, al entrar a la universidad di botes en ramos no humanistas, como matematicas, a pesar de haber sido alumna de sietes en esta materia en el colegio. Lamentablemente yo no tenia los recursos para pagar tutores.
    El problema de la educacion esta claro hace mucho tiempo: la abismante diferencia en la calidad de la educacion entre colegios publico y privados. El tema es ahora descubrir como paleamos esas diferencias, sobre todo para aquellos que no pueden pagarlo.
    No se si eliminar el lucro sea la solucion, de hecho creo que la calidad general de la educacion en Chile decaeria. Creo que la solucion es que el gobierno se encargue de la igualdad de acceso a la educacion de calidad.

  5. Muy de acuerdo con lo que expones, también fui “itinerante” de la educación por el trabajo de mi papá y sin duda las diferencias son abismantes.
    En la medida que la educación siga asociada a los “réditos ecónomicos” que esta pueda dejar a quienes estan a la cabeza de la administración de los establecimientos educacionales, la diferencia se volverá feroz… hay que apostar por la inclusión de todos, más allá de las capacidades económicas o cognitivas, es la única mánera que la educación será eso que tanto anhelamos….formación para la vida y no una mera entrega de conocimientos….para eso tengo internet y el dios “google”.

    Muy buena exposición Kari 🙂

  6. Anteayer la Universidad Austral de Valdivia depuso la toma y el paro por votación de sus alumnos.
    Se va desmoronando de a poco esta supuesta revolución manejada desde las sombras por los hilos del partido comunista, a quienes lo que menos les interesa es mejorar el nivel educativo, sino que crear conflictos en la sociedad cmo uina forma de alcanzar cuotas de poder, que el electorado democratico se los niega una y otra vez. Por algo será.
    Ahora se podrá empezar a discutir en serio las medidas para mejorar la educacion (entre parentesis, ¿no habia solucionado este problema la Bachelet con su megacomision ?) sin incluir las seudopropuestas politicas rancias y fracasadas del comunismo.

  7. Sergio Villegas

    Uno de los problemas que tenemos, es que tendemos a poner a los colegios particulares como estándar de calidad. Lo cierto es que esos colegios tampoco son de calidad, si los comparamos a nivel internacional. El desastre en la educación secundaria es completo y abarca a todo el sistema, incluyendo a la gran mayoría de los particulares. Creo que el problema no radica solo en las alianzas políticas (Alianza/Concertación) sino más bien en una visión de “patrones de fundo” de la elite nacional.

  8. Pauly Villablanca

    Absolutamente de acuerdo, Educación Pública y de Buena Calidad, es lo ideal , pueda ser que sí y que todo este movimiento sirva para el cambio , lo que sí nada es fácil, todo tiene su costo de una u otra forma y eso aún no lo entienden los gobiernos, el ceder, el otorgar y mirar adelante a través de la juventud y el futuro los niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s