Yo Opino: Lavín y la Universidad del Desarrollo

Lavín y la Universidad del Desarrollo
Por Daniel Arellano

Mucho se ha hablado en los últimos días sobre la inhabilidad del ministro Joaquín Lavín como interlocutor válido frente a las demandas de los estudiantes movilizados. Tienen algún fundamento estas aseveraciones?. Revisando los datos entregados por el libro “El Negocio de las Universidades en Chile” escrito el año 2007 por la destacada periodista María Olvia Mönckeberg, parece que si. Revisemos esos datos.

La Universidad del Desarrollo fue reconocida por el Ministerio de Educación el 14 de febrero de 1990. Partió en Concepción, lugar donde se encuentra su casa central, pero sus escrituras y estatutos iniciales se suscribieron en Santiago (Notaría de Patricio Raby Benvanete, el 22 de enero de 1990). Su reunión constitutiva fue en la casona de Carmen 35, la cual era arrendada a la familia Alessandri Fabres por el Preuniversitario CEPECH, el cual se encuentra fuertemente vinculado al movimiento gremialista.

Los socios fundadores de la Corporación Universidad del Desarrollo son todos militantes de la UDI y, en su mayoría, reconocidos economistas: Joaquín Lavín Infante, Ernesto Silva Bafalluy (rector y alto ejecutivo del Grupo Penta), Cristián Larroulet Vigneau (director ejecutivo del Think Thank Libertad y Desarrollo y actual Ministro Secretario General de la Presidencia), Federico Valdés Lafontaine (actual accionista y presidente de Azul Azul S.A.), y su padre Alfredo Federico Valdés. Tiempo después se sumaron Hernán BÜchi Buc (Ministro de Hacienda durante la Dictadura Militar de Augusto Pinochet) y los socios del grupo Penta: Carlos Eugenio Lavín García-Huidobro y Carlos Alberto Délano. Joaquín Lavín, además de ser socio fundador y profesor, fue también vicepresidente hasta que terminó sus vínculos académicos con la universidad.

El 2 de agosto de 1991 se constituye la Inmobiliaria Ainavillo, la cual arrienda los espacios físicos a la UDD, con un capital inicial de $30.500.000 y que estaba formada por los mismos fundadores de la universidad: Joaquín Lavín, Ernesto Silva y Cristián Larroulet se quedaron con el 16,6% cada uno; Feredico Valdés Lafontaine un 12,5% (manejado a través de Inversiones El Estribo Limitada); su padre, Alfredo Valdés, con un 20,8% (controlado a través de Sociedad Feval Limitada). El 16,6% restante estaba en manos de la sociedad Inversiones y Administraciones Penta Limitada.

Ainavillo fue modificada en 1994. El cambio más importante es que 4 sociedades de papel reemplazaron a personas naturales: Estudios Económicos Limitada fue una de ellas. Esta fue constituida por Joaquín Lavín y su hermano Francisco Javier el 28 de noviembre de 1988 con un capital suscrito de 1 millón de pesos. El ministro se quedó con el 90% de la participación, para lo que aportó 900 mil pesos. Según la Declaración de Intereses firmada por Lavín el 4 de abril del 2010, manejaba un capital de $1.106.914.909 y tenía el 85% de la participación. Para 1994 Estudios Económicos Limitada poseía el 17,7% de la Inmobiliaria Ainavillo. El resto lo conformaron Inversiones El Otoñal (de Cristián Larroulet) con un 20%; Inversiones Sydarta Limitada (Ernersto Silva Bafalluy) con el 22,7%; Inversiones El Estribo (de Federico Valdés) con el 13%; Feval (de Alfredo Valdés) con un 10,4% y Administración e Inversiones Penta (de Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín) con un 16,6%.

En 1999 la composición de Ainavillo vuelve a cambiar al ingresar Hernán Büchi con un 10% de la inmobiliaria, acciones que le fueron vendidas por los socios que componian Ainavillo. El 2001 se generan nuevos cambios en la Inmobiliaria siendo uno de los cambios la venta del 6% de las acciones de Estudios Economicos Limitada (la sociedad de Joaquín Lavín) a inversiones Penta III Limitada (nueva denominación de Administración e Inversiones Penta), quedando la primera con un 15% de participación.

Solo en marzo de 2002 Ainavillo pasa a ser sociedad anónima cerrada con domicilio en Santiago. El objetivo de esta es “el arriendo, subarriendo de inmuebles, la construcción o modificación y la explotación, administración y gestión de negocios inmobiliarios”. En el año 2007, y como parte de su estrategia de expansión, se unieron a la Clínica Alemana para poder entregar las carreras del área de la salud cediendo el 32% de la Universidad y de la Inmobliaria a la Corporación Chileno-Alemana de Beneficencia, dueña de la clínica. ¿Cuanto fue lo pagado en esta transacción?. No se conocen montos ya que se mantuvieron en el más absoluto secreto.

Pero no solo eso. En el 2004 tomaron el control del Instituto Profesional Providencia. Quienes estaban en ese directorio?: Ernesto Silva Bafalluy, su hija María Cristina Silva, Joaquín Lavín, Hernán Büchi, Federico Valdés, Alfredo Valdés, Carlos Eugenio Lavín, Carlos Alberto Délano y Cristián Larroulet (Notaría de José Musalem Saffie, 24 de Noviembre de 2004). Para esto dividieron la Inmobiliaria Ainavillo en dos: La Inmobiliaria propiamente tal que controlaba todo menos el Instituto y la Sociedad Educación La Concepción que se quedó con el 99,9% de las acciones del Instituto con un monto inicial de 1.279 millones de pesos.

Todos estos datos llevan a que la declaración de Lavín, de que el no había lucrado cuando formaba parte de la Universidad del Desarrollo sean, al menos, dudosas. Se ve claramente como las sociedad anexas a la universidad desarrollaron negocios millonarios (como lo que pasó con el traspaso de acciones a los dueños de la Clínica Alemana), por lo que sería raro que el mismo Lavín no obtuviera ganancias formando parte de la Inmobiliaria Ainavillo, si bien el ha certificado que ya no posee ningún vínculo ni en la Universidad ni en la Inmobiliaria, sea como persona natural o por sociedades (incluyendo la Sociedad Educación La Concepción). Y eso que no se han nombrado en este post los complejos contratos de arrendamiento entre la Corporación y la Inmobiliaria en operaciones de leasing. ¿Acaso esas operaciones no fueron rentables para los socios de ambas?.

Otra duda interesante que surge es porqué, si al comienzo figura como persona dentro de la Inmobiliaria, después decide formar una sociedad que controla el procentaje de acciones que el tenía como persona natural. ¿Pagar menos impuestos?. ¿Obtener algún tipo de beneficio tributario?. La duda queda completamente abierta.

Fuente:
“El Negocio de las Universidades en Chile”, María Olivia Mönckeberg (2007)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s