Yo Opino: El “accidente” de La Polar

El “accidente” de La Polar
Por Daniel Arellano

En los últimos días hemos asistido al escándalo financiero de la multitienda La Polar. Cuando el viernes pasado se supo que la multitienda realizaba prácticas “no aprobadas por el directorio”, como informaron en su momento, en el área de créditos, la caída fuerte de sus acciones, que ha llevado incluso a la suspensión de su transacción en la Bolsa de Valores, es solo la parte más visible de una historia en que, como siempre, los perjudicados terminaron siendo los consumidores.

Para tener una idea de la dimensión de la caida financiera de La Polar puedo decir que antes de conocerse las irregularidades, el valor de cada acción de la multitienda era de $2336 pero luego de conocerse esto pasó a $1330, perdiéndo en un solo día alrededor de 670 millones de dólares.

Esto venía desde comienzos de mes, cuando el SERNAC multó a la empresa por encontrar que esta realizaba repactaciones unilaterales de las deudas de sus clientes sin consultarles a estos, con condiciones de pago establecidas por la empresa. A tal punto llegó esto que alguna clientes informaron tener hasta 10 repactaciones de deuda, a tal punto que podías llegar a pagar casi un millón de pesos por un simple jeans.

Que se saca en limpio (si algo puede sacarse) de este desastre?. En primer lugar esta es una muestra de como las empresas de retail han crecido y se han expandido sin ningún tipo de fiscalización. Las instituciones que debieron haber investigado los problemas financieros de La Polar y denunciar las prácticas irregulares sencillamente no lo hicieron. Incluso una empresa importante en el mundo de la auditoría como Price Waterhouse jamás dijo nada sobre el particular y solo las denuncias de los consumidores destaparon el escándalo. Otro tirón de orejas pasa a las corredoras de bolsa como Larraín Vial que hasta hace poco incluian a La Polar como una de las mejores alternativas para invertir.

En segundo lugar tenemos que esta caída llevó a que se vieran afectados los fondos de pensiones de las AFP. Es decir, muchos chilenos nos vimos impactados por esta estafa sin siquiera ser clientes de La Polar ni tener deudas con la tienda. El 27% de las acciones de la multitienda corresponde a las AFP, los cuales colocaron en el directorio a personas poco diligentes que terminaron aprobando las prácticas de adulteración de balances. Hasta ahora se ha tratado de tirar paños fríos sobre la pérdida que pudieron haber tenido los fondos de pensiones, mientras que las preguntas que muchos se hacen aún no tienen respuesta: ¿Cual fue la verdadera pérdida de las AFP? ¿Sabian de las acciones irregulares de La Polar en los directorios de las AFP?. Como usuario del sistema creo que se debería obligar a las AFP a que informen a sus afiliados en que negocios están invirtiendo nuestro dinero y que, incluso, podamos vetar posibles inversiones de nuestro dinero en empresas poco rentables o que realizan prácticas irregulares. Al menos da para pensarlo.

Para terminar hace unas pocas horas el Ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, realizó una interpretación bastante curiosa sobre el incidente de La Polar: “Los mercados están sujetos de vez en cuando a que ocurran accidentes. Así como existen los accidentes automovilísticos también existen los financieros. Las regulaciones en esta materia están bien hechas y van a devolver la tranquilidad a aquellos segmentos del mercado que estén intranquilos”. Me gustaría decirle al Ministro que una estafa como la de la multitienda no es un sencillo accidente. Se trata de una caso donde muchos estamentos económicos hicieron la vista ciega sobre prácticas inmorales donde los que terminaron perdiendo fueron los consumidores.

El mercado, al cual tanto se alaba, demuestra en esta oportunidad su nula capacidad de autoregulación, con ejecutivos faltos de ética que serian capaces de vender a su madre con tal de ganar enormes sumas de dinero. No sería raro que esto se pudiera repetir en otras empresas del retail e incluso podamos llegar a conocer una colusión por parte de estas, al igual como sucedió con las farmacias. Es hora no solo de una mayor fiscalización sino que también de regulaciones legales para evitar que eventos como este se puedan repetir, sumándole además una legislación penal fuerte en cuantos a delitos económicos de este tipo para que ejecutivos como los de La Polar no queden impunes y paguen con cárcel, como corresponde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s