El Kiosco Sangriento: Familia

El Kiosco Sangriento: Familia
Por Doctor Blood

Servil. Esa era su mejor definición. Pero no en el sentido de individuo servicial capaz de resolver las necesidades de aquéllos que lo necesitasen. El era de aquellos que se arrastraba a los mandos superiores para quedar bien en todos lados, el que se quedaba más allá de su horario si el jefe se lo pedía; el que incitaba al reclamo a sus compañeros y luego los denunciaba; el que hacía trabajos que no le correspondían, con tal de demostrar su eficiencia y la ineficiencia de los demás. Se sabía odiado, pero amaba lo que hacía y como lo hacía. Esa era su vida. Su familia vivía en otra ciudad, y no tenía pareja, por lo que sus logros laborales y personales eran lo mismo.

Luego del último proceso de contratación, le asignaron una compañera de trabajo a quien tenía que interiorizar en sus funciones. Al verla, el flechazo fue instantáneo. Todo en ella era perfecto a sus ojos, y por como lo miraba, al parecer para ella también él era lo que esperaba. En pocas semanas la cercanía se transformó en compañerismo, el compañerismo en amistad, y la amistad…

Ella sería la depositaria de sus secretos, de sus ambiciones, de su modo de hacer las cosas, de sus trampas. Y por las noches sería la compañera que, de una vez por todas, permitiría que su cabeza descansara de inventar mundos de fantasía para llenar en algo su vacía realidad. Ella sería quien convertiría su vida en vida y no sólo en un pasar de horas. Por eso debía adiestrar rápido a su amada: mientras antes terminara la siembra, antes conseguiría la cosecha merecida.

Ya hacía tres días que su amiga estaba en adiestramiento en dirección. Era raro, salvo las secretarías nadie pasaba adiestramiento con el gerente.

Al día siguiente es llamado desde contabilidad. Cuando llegó, uno de los contadores (a quien él había perjudicado meses antes frustrando su ascenso), sin mediar palabra le entrega un cheque y una carta, mientras una socarrona sonrisa se dibujaba en su rostro. La carta era… un finiquito.

Pero era imposible, el era hombre de confianza del gerente, algo debía estar mal. Sale corriendo a la oficina, toca la puerta, y encuentra a su amada con una serie de grabaciones desplegadas en la pantalla del computador de gerencia, todas con fecha. Los fríos ojos de la mujer y del gerente fueron suficiente explicación… y mientras recogía los restos de vida que quedaban en su oficina, encontró los viejos cassettes que años atrás había usado con su antecesora. Recién en ese instante reconoció esa mirada y esos gestos, 20 años más jóvenes…

Anuncios

Una respuesta a “El Kiosco Sangriento: Familia

  1. Daniel Arellano

    Todo se devuelve en esta vida, dicen. Me gustó el cuento Doc.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s