Yo Opino: La venta de las semillas chilenas

La venta de las semillas chilenas
Por Daniel Arellano

El pasado 11 de mayo el Senado chileno aprobó, por 13 votos a favor, 5 en contra y 6 abstenciones, el proyecto de acuerdo, en segundo trámite, relativo al “Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales” de 2 de diciembre de 1961, revisado en Ginebra según el Acta de 19 de marzo de 1991. Cuales pueden ser las consecuencias de esta votación?

Partamos diciendo que UPOV (sigla de Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales) es una organización propiciada por las transnacionales comercializadoras de semillas y respaldada por los gobiernos, de la que Chile es parte. En los primeros años producían híbridos y hoy también transgénicos. Entre ellas están las empresas Monsanto –que controla más del 90% del mercado de la semilla transgénica- Syngenta, Bayer, y Dupont/Pioneer. Las ventas de semillas y plaguicidas les reportan enormes ganancias a costa de la destrucción de la agricultura campesina, remplazada por la agroindustria y los monocultivos de semillas transgénicas. El Convenio UPOV ha sido modificado en los años 1972, 1978 y 1991 pero en Chile se mantenía la adhesión al UPOV ’78 el cual es menos lescivo para la agricultura.

Sin embargo esta nueva votación abre una ventana bastante grande para que empresas de semillas transgénicas como Monsanto (la más importante del mundo) se hagan con las patentes de las semillas chilenas. Esto podría implicar que, al tener la patente del “tomate chileno” podrá cobrar derechos a todos quienes cultiven tomate pues usaron sus semillas para hacerlo. Esto ya se está viendo en el caso de la Quinoa (trigo de los incas) es propiedad de Erick von Baer, padre de la ministra Ena Von Baer, hasta el año 2016 con la firma “Semillas Baer”, que ostenta una considerable cantidad de variedades registradas, entre ellas avena, cebada y trigo. Esto implica que las personas que planten quinoa, la cual ha sido trabajada a través de nuestra historia por aymarás, quechuas, atacameños y mapuches están obligados a cancelar derechos de producción a la empresa Monsanto (USA) y a la firma de Erick von Baer, que está registrada oficialmente en el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). Otros sectores que conocen el tema comentaron que lo que patentó el padre de la ministra fue una sola rama o especie de la quinoa, la que previamente había mejorado genéticamente.

Escenarios como el de la Quinoa son, precisamente, los que no queremos en nuestro país con respecto a este tema. Que puede suceder en un futuro cercano? Facil. Lo más probable es que tengamos que pagarle a empresas como Monsanto cada vez que plantemos un tomate, una lechuga u otro vegetal, ya que las licencias terminarian siendo de ellos. Lo que realizan empresas como Monsanto es realizar cambios genéticos en las semillas creando especies transgénicas las cuales, tarde o temprano, se cruzarán con las nativas o puras, ubicadas en predios y campos vecinos, generando “hijos mutantes” que llevarán la marca registrada de la transnacional dueña del “híbrido”. Esto le permite a la empresa controlar de manera gradual el negocio de las semillas. Solo imaginense lo que sucedería en casos como los de la papa chilota, la cual ha permanecido inalterable por mucho tiempo gracias a los esfuerzos de los campesinos chilotes.

Tratados como el de UPOV 91 no han sido revalidados por todos los paises que firmaron el convenio de 1978, además de ser rechazado por organizaciones indígenas. Alicia Muñoz, dirigente de Anamuri sostiene que: “El agricultor deberá comprar todos los años su semilla si no quiere ver confiscada su cosecha, sus cultivos y plantaciones. El convenio no garantiza que las variedades sean mejores o estén accesibles en Chile. Puede darse incluso el caso de que por razones comerciales se impida el ingreso de una determinada variedad en Chile. Para registrar una planta sólo se pide que no esté inscrita antes y que la variedad sea homogénea y estable. Mientras más homogéneas son las plantas, menos capacidad tendrán para resistir fenómenos como la sequía o el cambio climático, al contrario de lo que ocurre cuando hay biodiversidad.”. Hay que recordar que la selección, mejoramiento e intercambio de semilla es un derecho humano de los agricultores y pueblos indígenas del mundo, reconocido incluso en el Tratado de Recursos Fitogenéticos de la FAO, por lo que las trasnacionales estarian vulnerando estos acuerdos.

Los votos a favor de la iniciativa fueron de los senadores Carlos Cantero (Antofagasta, Independiente); los UDI Juan Antonio Coloma y Hernán Larraín (ambos de Maule), Pablo Longueira, Jovino Novoa (ambos de RM) y Jaime Orpis (Tarapacá); y los RN Francisco Chahuán (Valparaíso), José García, Alberto Espina (ambos de Araucanía), Carlos Kuschel (Región de Los Lagos), Carlos Larraín (Valdivia) y Baldo Prokurica (Atacama), más el PPD Eugenio Tuma (Araucanía, PPD). Quienes se abstuvieron de votar fueron los PS Camilo Escalona (Los Lagos) y Juan Pablo Letelier (O’Higgins), junto a los DC Hossain Sabag (BioBio), Patricio Walker (Aysén) y Andrés Zaldívar (Maule), además de Antonio Horvath (Aysén RN). Los votos en contra fueron de Ximena Rincón (Maule) y Jorge Pizarro (Coquimbo), ambos del PDC, junto a José Antonio Gómez (Antofagasta, PR), Alejandro Navarro (BioBio, MAS), y Jaime Quintana (Araucanía, PPD).

Actualmente un grupo de parlamentarios de la Concertación buscan impugnar el proyecto ante el Tribunal Constitucional. Esta moción será presentada por el senador del MAS, Alejandro Navarro, la DC Ximena Rincón y el PPD Jaime Quintana, quienes acusan que el convenio impedirá a los campesinos guardar sus semillas -deben comprarlas anualmente- y extenderá el tiempo de vigencia de los derechos y garantías de las transnacionales que vendan semillas híbridas y transgénicas en el país.

El tema es complejo y debe ser debatido por toda la sociedad. No decidido entre cuatro paredes, casi sin información a la gente sobre lo que significa una decisión de este tipo. Temas como este pueden afectar, si se hacen a la rápida y mal, a muchas generaciones de chilenos, lo cual es lo que no queremos.

Videos

El Mundo según Monsanto

FOOD Inc.

Anuncios

3 Respuestas a “Yo Opino: La venta de las semillas chilenas

  1. Ya se hicieron de las aguas, ahora van por las bases alimenticias de los pueblos y los Vendepatria de la Derecha con el auspicio del Gobierno, dejan que los capitales transnacionales impongan sus exigencias, pos gobierno iniciarán la cosecha de dinero por estos favores. Esta es la nueva forma de cagar a Chile, que una mayoría insconciente e ingenua. le entregó el poder.

  2. Sobre el particular, estimo que algo tienen que ver o haber recibido todos aquellos que venden nuestro patrimonio biológico, no es posible que alguien se adueñe de lo que es “de la tierra” , un día se les va a ocurrir cobrarnos por respirar porque alguien se autonominó dueño de la patente del aire, tremenda patudez.

  3. SIN PALABRAS( LADRONES.SINVERGUENZAS,CORRUPTOS,) Tropa de estiercol que gobierna el pais ya no hay diferencias todos caen en el mismo saco!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s