Política de Yegua: El año que vivimos en peligro

El año que vivimos en peligro
Por Icy Coke

Todos nosotros hemos tenido un año “movido” en el amplísimo sentido de la palabra. Desde el terremoto y maremoto del 27 de febrero hasta la fecha, innumerables acontecimientos han marcado la pauta noticiosa del país y del mundo, posicionándonos como un país ingenioso y de valor, que no se achica ante las dificultades. Parecía que ya lo habíamos vivido y superado todo. Incluso la maravilla de la Teletón y la tremenda meta lograda nos hacia sentirnos satisfechos de nosotros mismos. Sin embargo, la última desgracia del incendio de la cárcel de San Miguel fue el golpe de gracia, la guinda de una torta muy amarga, que muestra el peor de nuestros lados, el lado más oscuro del alma colectiva nacional, fue un golpe bajo al “Corazón de Chileno”. Para mí, esta desgracia fue devastadora, y eso que no perdí a nadie.

Por esas vueltas de la vida, participé como público del programa Animal Nocturno, donde entrevistaron a la madre y a la hermana de un par de muchachos que estaban condenados y murieron calcinados. A uno de ellos ya lo habían identificado y al otro no. Me emocionó ene escuchar el testimonio de esas mujeres tan aperradas, y lloré. Lloré al ver que tenemos un doble estándar macabro, que a pesar de estar viviendo en pleno Siglo 21, aún tenemos mentalidad medieval para algunas cosas, como para seguir pensando que tenemos “ciudadanos de segunda” de los cuales no vale la pena preocuparse. Y ese es un TEMAZO NACIONAL. Meterse ahí, en ese mundo – o submundo, la verdad – es estar lo más cerca del infierno acá en la tierra.

Se supone que el Estado se hace cargo de los delincuentes y los encierra, una, para castigarlos, pero lo otro más importante es que se “Supone” que es para re-educarlos, re-adaptarlos y darles otra oportunidad dentro de nuestra sociedad. Pero gracias a la puerta giratoria de la justicia, gracias a la irresponsabilidad de las personas que deben hacer cumplir ciertas leyes, gracias a la vista gorda del Estado definitivamente, es que asistimos como impotentes espectadores a un espectáculo de decadencia y perdición. Y no hablo de perdición moral (no podría) sino al estado de perdición de tantos SERES HUMANOS que se supone que deberían tener las mismas oportunidades que yo o mejores aún para poder desarrollarse. Con este incendio, no solo se quemaron los cuerpos, sino las fatuas ilusiones que nos hicimos después de la Teletón para creernos una sociedad mejor. No es tan así, hemos fallado en proveer amparo a la porción más débil de nuestra sociedad. Y no me gusta lo que siento y lo que veo en mi país. Siento sinceramente que hemos retrocedido en el aspecto humano. No me gusta ser testigo de la arrogancia de los carabineros contra una vendedora y su carrito. No me gusta saber que en mi Chilito algunos gendarmes se venden por plata, no quiero saber que en este país no hay oportunidades ni la misma justicia para los más pobres. ¿Qué le pasó a mi país? ¿Se le devastó el alma? ¿Será que el Tsunami ahogó también nuestra humanidad y proverbial solidaridad? ¿Será que la alegría ya se fue?…

Así las cosas, me asusta este fin de año, las fiestas y todo. No tengo el mismo espíritu que otros años para celebrar la Navidad y lo único que quiero – como muchos de nosotros – es que este año se acabe luego para poder terminar con esta especie de maldición que azotó a la humanidad. Qué año más peligroso… Del tigre tenía que ser, intenso, violento y devastador. Ojala el 2011 nos deparé algo mejor y nos ilumine lo que tenga que iluminarnos para convertirnos en seres más justos y benevolentes con los que son tan diferentes a nosotros, y OJO, que no todos los que caen en la cárcel son delincuentes, algunos solo tuvieron mala suerte. Y ninguno de nosotros está libre de aquello… ninguno.

Enlaces Relacionados:
Reflexiones sobre la tragedia de la Cárcel de San Miguel

Video: Del Soundtrack de la película Asesinos por Naturaleza, Nine Inch Nails con Burn

Anuncios

6 Respuestas a “Política de Yegua: El año que vivimos en peligro

  1. Daniel Arellano

    Como sociedad hace mucho tiempo hemos mirado para el lado cuando se trata de temas como este. Lamentablemente el actual sistema económico, político y social termina generando una segregación tan tremenda que muchos no tienen las oportunidades que otros tienen. Las vías de escape terminan siendo la droga o la delincuencia en varios casos. Mientras los políticos solo piden más mano dura y que todos los que cometan un delito se vayan a la cárcel (ejemplo claro es el Sr. Alberto Espina), y los medios te venden una sensación de inseguridad como si en Chile practicamente no se pudiera salir a la calle.
    Igual nos queda Año del Tigre aún (recuerda que se acaba a fines de Enero, si no me equivoco), así que crucemos los dedos para que no pase alguna tragedia más.
    Saludos

  2. Totalmente de acuerdo contigo. Yo también quede muda viendo las noticias. Pensé que se trataba de una mala pelicula o algo asi.Los gritos y lo que se grabo fue espantoso, se me pararon los pelos. Que bueno que se esta acabando este año de mierda. Me gursto que escribieras de la guata como dices tu. Se agradece.

  3. marcela medina

    Muy de cuerdo, esta navidad no sólo servirá para reencontrarse con la familia, sino tambie´para coneveras de esto que nosn pasó . A mí y mi país

  4. No tenemos muchas opciones. Como país en vias de desarrollo con aspiraciones a ser otra cosa y con sueños de grandeza, estos incidentes nos hacen volver a posicionarnos dentro de lo que somos, el patio trasero de estados unidos, nada más que eso. Deberiamos aprender de los europeos, de su tenacidad, espíritu de trabajo y fortaleza. Me gistaria decir rectitud, pero eso es una cualidad escasa en todas las clases políticas del orbe.
    Bueno tu post.

  5. Debo decir que me afectó mucho el tema… Es verdaderamento horrorosa la forma en que murieron esos 81 presos de la cárcel de San Miguel.
    Estoy de acuerdo en muchas cosas contigo, pero no me gusta justificar la delincuencia. Lo importante es educar a las personas y hacer lo posible por sacarlas de ese “círculo vicioso”, pero también deben dar de su parte. Dios dijo: “Ayúdate que yo te ayudaré”. A todos nos cuesta trabajar y hacer las cosas bien, con todas las de la ley. Comparto que hay que ayudarlos, pero NO justificarlos. Nota que hablo específicamente de los presos, lo de la Señora del carrito lo encontré feo de parte de los Carabineros.
    Insisto, jamás le desearía la muerte a nadie y no me alegría porque a alguien le llega su momento, haga lo que haya hecho. Lo que pasó fue una catástrofe. Pero sí creo que el problema va más allá, que no se les debe tratar como “víctimas” porque fueron ellos mismos los que se metieron ahí.
    ¡Me encantó tu post!

  6. Tal vez con el dinero con el cual se llevará a cabo el proyecto regalón del presidente de algunos (porque mío no es), hacer el mapocho navegable, proyecto sobre el cual ya se está trabajando, se pudieran construir cárceles más dignas o bien crear más oportunidades para que le gente no caiga en la delicuencia. La verdad es que ya estamos flotando en la mierda, por lo tanto ese gasto se convierte en un gasto completamente innecesario y en una burla para los miles de damnificados que aún viene en carpas y mediaguas luego del terremoto.

    Excelente tu post !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s