De Película: La trilogía de Kieslowski

La trilogía de Kieslowski
Por Daniel Arellano

Más de alguno recordará esta trilogía que llamó la atención de los cinéfilos durante la década del ’90. A cargo de Krzysztof Kieslowski, se encuentra basada en los colores de la bandera francesa, examinando los ideales de esta revolución enfantizando con cada color un ideal en específico. Por esto sus películas fueron conocidas como Bleu (Azul), Blanc (Blanco) y Rouge (Rojo).

Bleu

Esta película trata sobre la libertad representada por el color azul. En ella Julie (Juliette Binoche), esposa del compositor Patrice de Courcy, debe afrontar la muerte de su marido y su hija en un accidente automovilístico al cual ella sobrevive. En su convalecencia trata de suicidarse, además de destruir el último trabajo escrito por su marido: una obra clásica que debía ser tocada para celebrar la creación de la Unión Europea. La ciudad de París es testigo de la historia de esta mujer, la cual termina descubriendo un secreto en el pasado de su marido y que deberá afrontar.

Para muchos Bleu es una de las grandes películas de todos los tiempos, donde el color azul no solo forma parte del título de la película. Muchos elementos, sobre todo aquellos del pasado, tienen ese color. Para Kieslowski el color azul representa, en sus propias palabras, la libertad de vivir la vida en si misma.

Blanc

El blanco representa la igualdad y es la única película que tiene un toque más humorístico, aunque en este caso es más cercana al humor negro, muy sutil y fino.

En esta historia Karol (Zbigniew Zamachowski), un peluquero polaco que vive en París se ve complicado en su vida ya que su esposa francesa Dominique (Julie Delpy) se quiere divorciar de el alegando que el matrimonio no se ha consumado. Karol se ve de repente en las calles de París totalmente desahuciado, sin dinero, pasaporte y mendigando en la entrada del Metro. Aquí conoce a Mikolaj (Janusz Gajos), un compatriota el cual le ofrece un trabajo: matar a alguien a quien quiere ver muerto, pero que no tiene el coraje para hacerlo. Ayuda a Karol a volver a Polonia. Será en Varsovia donde deberá Karol deberá realizar el “trabajo”.

Rouge

La última película de la trilogía tiene su lugar de acción en Ginebra (Suiza). Valentine (Irene Jacob), una estudiante universitaria que trabaja medio tiempo como modelo, atropella al perro del juez Joseph Kern (Jean-Louis Trintignant), ya retirado pero soltero, siendo la oportunidad que se les presenta para conocerse.

El juez tiene una especie de lado B, ya que es aficionado a espiar conversaciones ajenas mientras que se enamora, platónicamente, de Valentine, al grado de contarle como es su vida en realidad.

Entonces aparece otro personaje, Auguste (Jean-Pierre Lorit), vecino de Valentine, el cual ha sufrido el engano de su amada Karin (Frederique Feder). Las conversaciones en que Karin da cuenta de su infidelidad han sido grabadas por el juez Kern, que resulta ser vecino de Auguste. El mismo juez sufrió una infidelidad en el pasado, la cual terminó con el recluido en su casa y amargado.

La idea tras Rouge es la Fraternidad, lo cual queda claro en esta historia de personas que en un comienzo parecen no tener nada en común y terminan relacionados entre si.

La trilogía de Kieslowski vale la pena verla. No por nada la crítica se deshizo en elogios para las tres películas, las cuales ganaron varios premios. Creanme, no se arrepentirán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s