Segunda Opinión: Concepción a dos meses del terremoto

Calle centrica Concepción

Concepción a dos meses del terremoto
Por Francisca (Columnista invitada)

De los que vivimos el terremoto soy una afortunada. Aquella noche estaba a más de 600 km del epicentro, venía llegando al departamento que había arrendado para las vacaciones en Reñaca desde la Quinta Vergara, pero no fue más que un fuerte temblor. Yo no supe de televisores en el piso, loza hecha añicos, ni ventanas rotas. Menos de escombros. Ni cuando volví a mi departamento en Santiago supe de esa triste realidad, gracias a Dios.

Sin embargo, toda mi familia vive en Concepción. Sí, papá, mamá y mi hermana menor. Como todos sabemos, esos tres primeros días fueron de incomunicación total. Veía por televisión de saqueos, robos, incendios, y conociendo un poco la realidad de esta ciudad puerto-industrial, podía imaginar mínimamente que la situación era seria. Grave incluso. Luego vino Amaro Gómez Pablos in situ desde el supermercado Líder de la calle Arturo Prat y mis peores temores se hicieron realidad. Esto ya no era el terremoto, era el lumpen empoderado como nunca antes lo habíamos visto en la historia de nuestro país y la Presidenta Bachelet no decretaba el Estado de Excepción.

Puente Viejo, Concepción

De esto ya van dos meses. Quise en muchas ocasiones venir a visitar a mi familia, pero siquiera imaginar a mi Concepción querido en el piso me generaba tanta angustia que me conformé con las visitas de ellos a Santiago para darnos el abrazo que tanto necesitamos. No obstante, acá estoy, y lo que veo no es muy distinto a lo que dejó el remezón el último fin de semana defebrero. La puerta de bienvenida a la comuna de San Pedro de La Paz, desde donde escribo, es el derrumbado edificio Alto Río.

Basta ver las noticias día a día y ver que en la Séptima Región, Constitución específicamente, la reconstrucción avanza. La gente colabora, se construyen mediaguas, escuelas, el “Zafrada”, etc. En Concepción no es así. Lo cierto es que por esta ciudad no ha pasado el tiempo. Con caminar un par de cuadras por el centro se ve que sólo existen órdenes de demolición, edificios deshabitados, rumas y rumas de escombro en cada cuadra, pero no hay reparaciones. ¿Por qué? Porque la intendenta hizo un cambio de mando radical con el ex mandatario del Bío Bío y no tiene equipo para afrontar la magnitud de esta catástrofe. De buenas fuentes al interior del ex Gobierno Regional, sé que la Sra. Jacqueline van Rysselberghe ha trasladado en comisión de servicio a gran cantidad de funcionarios del municipio y que no ha aceptado aportes del equipo que mantenía Jaime Tohá. No es lo mismo administrar una municipalidad que una región en ruinas, Señora Intendenta.

La Polar, Concepción

Barricadas

Entre conversaciones de sobremesa se escucha de todo, “esto era como vivir en una verdadera guerra”,”había que matarlos a todos”, “los milicos amarraban a los pungas y los iban a pasear a las poblaciones para que supieran que les pasaría a ellos si seguían saqueando”. Frases fuertes. Imposible siquiera poder imaginar lo que realmente ocurrió. Cada esquina te muestra que quizás, efectivamente, no sólo vivieron un terremoto, sino una guerra; todas tenían las marcas de las fogatas y quemas de neumáticos para armar las barricadas de sus cuadras y entre vecinos protegerse.

Hoy Concepción ya no tiene militares circulando. Pero se siente el temor en la gente. Cada pequeña réplica los hace esperar el remezón más fuerte. El trauma post terremoto acá no ha pasado.

Torre O'Higgins, Concepción

Pasé cuatro días acá y sólo tuve ánimo de ver Concepción un par de horas. Quedé con el corazón estremecido por ver a mi ciudad que nunca más sería la que dejé en noviembre de 2009. Las vías, las rutinas, todo se fue aquella madrugada del 27 de febrero. Sólo espero que las autoridades se pongan de una buena vez la camiseta y empiecen a poner de pié esta hermosa región. Si hablamos que la reconstrucción tomará años, empecemos esos años lo antes posible y quitemos de nuestras retinas la Torre O’Higgins y el Alto Río: comencemos a limpiar la casa, porque nuestro espíritu lo merece.

Anuncios

Una respuesta a “Segunda Opinión: Concepción a dos meses del terremoto

  1. Daniel Arellano

    En primer lugar, agradecerte el haber aceptado la invitación, Francisca.
    En estos meses no he estado en Conce (mi familia paterna vive en Conce y Talcahuano) por lo que no puedo dar una opinión más allá de lo poco que la televisión puede mostrar a través de la pantalla.
    Pero viví el terremoto en Cauquenes, mi ciudad natal, vi el daño que dejó en mi ciudad, con cuadras enteras que deberán ser reconstruidas, con un alcalde que prefirió ayudar a sus amigos que a la comunidad, sin un lider de verdad que sea capáz de aglutinar a la gente tras la reconstrucción, con gente que teniendo los recursos tuvo tal car’e rajismo para pedir ayuda que daba vergüenza ajena, etc.
    Hasta el día de hoy mi ciudad está en una especie de desorganización, que partió al día siguiente con el tema de la ayuda y que hoy se visualiza en la reconstrucción, donde la ciudadanía recién está comenzando a expresar su disgusto por las malas medidas tomadas por las autoridades.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s