El Kiosco Sangriento: Busqueda

 
El Kiosco Sangriento 7: Busqueda
Por Doctor Blood

El kioskero seguía jugando sudokus entre venta y venta. Luego que la revista negra se le acabó ya no leía otro texto, salvo las revistas que importaba para vender que hojeaba una vez para ver si traían alguna página menos. Esa mañana había llegado una nueva colección de manualidades que había dejado cerca del techo del kiosko, pues no eran muy apetecidas en un sector más bien bancario; pero justo ese día una de sus clientas decidió comprarla por curiosidad. El kioskero estiró su brazo para sacar el pedido y sin querer pasó a llevar una tabla que lo separaba del techo metálico, desde donde cayó un extraño paquete. Una vez hecha la venta abrió el sobre de papel, dentro del cual venía otra revista negra, similar a la que ya había terminado, titulada “Crónicas de Blood: Cuentos en primera persona”. Al parecer esa tarde los sudokus deberían esperar, por lo menos hasta que terminara el primer cuento.

Búsqueda

Busco por doquier, no se qué, ni porqué, pero busco. Algo en mi interior dice que voltee todo a mi alrededor para… no sé, encontrar supongo. Algo me guía a pasar por encima de todo y todos con tal de encontrar… si supiera lo que busco sería más fácil. Si supiera los límites, también; pero hasta ahora no he respetado nada ni nadie, he aplastado cualquier cosa o ser que ha osado detener o coartar mi búsqueda, todo lo que impida mi avance hacia… no sé dónde. Esto me tiene algo cansado pero inexplicablemente pese al cansancio sigo arrasando con todo, con tal de encontrar. Parece haber una fuerza inubicable que me arrastra de un lado para otro: cuando siento que estoy por llegar a donde debo, todo cambia y empiezo otra vez, cambia el norte de la cacería, cambia la presa o la ruta, qué se yo, pero sé que a donde iba ya no importa, sino que debo reiniciar mis pasos a… maldición, a donde sea que vaya.

Pero esta vez se siente distinto… el camino ha sido más largo y tortuoso, más obstáculos se han cruzado en mi camino y más resistencia han opuesto, más tiempo me ha tomado destruir los lugares que dejo, más batalla han dado aquellos que fueron enemigos de mi búsqueda y que hoy son cadáveres, más tiempo ha tomado afilar mis armas después de mi paso… ahora que lo pienso (no recuerdo cuánto tiempo hace de la última vez), en esta ocasión he tomado el mismo tiempo que gasté en todos los retos anteriores; de hecho, desde que tengo uso de razón he estado en esto, sea lo que sea, casi podría decir que esto ha sido mi vida…

Qué extraño, hoy el día empezó distinto. En general despierto con gritos o intentos de homicidio en la cabecera de mi cama, si es que este pedazo de suelo merece ese nombre. Pero hoy despierto solo, sin ruidos, sin nadie a mi alrededor. Mis implementos están listos, pero algo me dice que hoy quedarán guardados, y que por esta vez, extrañamente, no se desgastarán en la dura y sucia tarea de limpiarme el camino.

Pasa el día, la tarde, llega la noche y nada. Avanzo hacia donde siento que debo, sabiendo internamente que, ahora por fin después de… toda mi tortuosa vida, esta es la noche en que veré si valió la pena todo, los excesos, las muertes, las torturas, las etapas de vida sin vivir, los temores, las noches en vela esperando una emboscada, el hambre, la gula, las privaciones, los abusos…

Está oscuro, nublado pero tibio… no recordaba lo que era sentir el clima sin pensar en los olores que el viento me traía indicándome la presencia de los enemigos de mi búsqueda. Hay un lugar al fondo de la senda con una gran reja que lo rodea, que sin embargo está abierta. Dentro, monumentos en fila y planicies desnudas. Ya estoy llegando, lo sé. Instintivamente me acerco a un lugar despejado, sin árboles de piedra que lo flanqueen. ¡Por fin, llegué!, ahí está, la piedra con mi nombre y mi frase favorita, y a sus pies… mi destino…”

Anuncios

7 Respuestas a “El Kiosco Sangriento: Busqueda

  1. Chuta, ni yo me visité…

  2. Y cual será la busqueda, o mejor dicho, el destino de Blood?
    La verdad este cuento da para pensar, es más reflexivo que los anteriores.
    Saludos

  3. Carmen Gloria

    El que busca… siempre encuentra 😉
    ¿O no?
    🙂

  4. Claudia Canifru

    Hay una película muy guena sobre un asesino que no puede dejar de matar, pero lo hace por “placer”, o algo así: Mr. Brooks. Veála, muy guena, y cuando lo haga, me explica el final.

    Saludos.

  5. Jaime Ceresa® - Cambia tu link a http://revistalapagina.com

    Que pasó acá? Me sonó medio instrospectivo este cuento…raro el giro.-

    Cuídate.-

  6. no puede ser el fin del camino, la sangre tiene que seguir fluyendo…

  7. Así pasa con las búquedas, lo que crees que era el final, puede ser un comienzo. Hasta mi querido Blood tuvo que encontrarse para poder continuar.

    (Hubo una época en la que muchas noches me soñé leyendo mi epitafio… uf!!) Weeena la reflexión!!!

    Cada día que pasa me gusta más este Blood!

    Un beso colorado,

    I.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s