El Kiosco Sangriento: Cacería Final

Kiosko sangriento 5: Cacería final
Por Dr. Blood

Primera semana de vuelta de vacaciones. El calor ya estaba pasando y los clientes estaban de vuelta. Oficinistas, ejecutivas bancarias, escolares (cada día más extraños) pasaban por el estrecho agujero del kiosko a comprar lo de siempre. Era extraño, luego de echar de menos el bullicio (y las ventas) ahora se sentía agotado de tanto vender y vender. Pero como siempre, durante la tarde se hacía un lapsus en el cual nadie aparecía; y como se le había quedado su revista de sudokus en la casa, no le quedaba otra que volver a la vieja revista negra de tapas rojas, a ver qué otra locura le ofrecería:

Cacería final.

Otra vez en los sótanos de la ciudad, en espera de la nueva presa de la noche. La noche parece más oscura que de costumbre… eso es bueno, así no se darán cuenta de qué fue lo que les pasó. Ya es hora, debo salir de mi escondite para empezar la cacería.

Extrañamente a esta hora las calles están llenas de potenciales víctimas; eventualmente es un día de descanso, no lo sé ni me interesa, sólo sé que el hambre empieza a arreciar y que la sed de sangre y matanza ya se hacen incontrolables. De todos modos sé que no me debo descontrolar, pues tarde o temprano la comida llegará a mis manos, y por ende, a mis dientes.

Han pasado ya dos horas, y nada. Estos malditos humanos no tienen intenciones de facilitarme las cosas, al parecer deberé cambiar mi táctica y salir a buscar las presas, en vez de esperar a que lleguen donde yo estoy. Como siempre lo haré entre las sombras, entre sótanos y subterráneos, por alcantarillas y túneles; todo sea por evitar el contagio con la comida.

Recorro sigilosamente los rincones de la ciudad, en espera de ver aparecer alguien en mi camino para empezar a calentar motores, pero nada… qué más da, voy a salir, el hambre y la ansiedad son mayores que el temor al contagio humano. Primero camino apegado a las paredes, luego entre sombras, finalmente bajo los focos, y nada… meto mi cabeza por las ventanas de sus cuevas fabricadas, y no encuentro a nadie. ¿Qué se ha hecho mi comida? No lo comprendo, a menos que…

Recuerdo que mientras descansaba, un fuerte ruido acompañando un temblor me volvió en mí. Al abrir los ojos una cegadora luz lo envolvía todo, y un poderoso calor abrasaba hasta el aire que me rodeaba. Supuse que nuevamente soñaba con el infierno, así que no le di importancia y cerré nuevamente mis ojos para seguir descansando; al volver a abrirlos, unas horas más tarde, todo había vuelto a la normalidad…

Ahora que lo pienso, estos humanos usan bestias menores como juguetes o compañía (es la única raza animal que adopta otras razas de animales para hacerse compañía), que generalmente son bastante ruidosas, y en ocasiones intentan defender a sus humanos de mi cacería; estas bestias tienen mejores sentidos que los humanos, y cuando aparezco empiezan a avisar mi presencia. Esta noche ningún ruido me acompaña; el silencio, que en otras circunstancias es mi compañero favorito, hoy significa sólo una cosa: inanición…

Recuerdo que hace un tiempo, antes de matar y devorar a un loco que encontré vagando por un pasaje, el tipo gritaba algo acerca del fin de los días. Pero no como un rezo o una amenaza, sino como una convicción. Si el desgraciado tenía razón….

Han pasado ya cinco días con sus noches… he recorrido en todo horario este planeta inmundo… salvo plantas e insectos, ya no hay seres vivos… nunca pensé que el final iba a ser tan vergonzoso…. por… hambre…”

Anuncios

6 Respuestas a “El Kiosco Sangriento: Cacería Final

  1. Tremendo cuento el de este mes, Dr Blood. Pensar que el final de este protagonista será consecuencia de la guerra que acabó con todos.
    La pregunta es si encontrará algún humano sobreviviente.
    Saludos

  2. Lamentablemente tendrás que esperar un mes para saber eso…

    Saludos sangrientos

    Blood

  3. Paula... Andrea

    Muy buenos los cambios en el blog, se nota que ha crecido el kiosko.

    Yo llegando atrasada pero a los primeros números de este post 😉

    “nunca pensé que el final iba a ser tan vergonzoso… por… hambre…”
    Ma s vergonzoso creo que sera el final de los humanos si seguimos así.

    Saludos!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. Ayyy mi Doc… Tremendo cuento este!!! Cuando lo leí por primera vez me estremeció hasta la médula.

    Este Blood me encanta y cada día toma más cuerpo en mi imaginario personal… tiene hasta olor ya!! Jajajajaja… y seguro que escucha la Caballería Rusticana o Carmen de Verdi.

    Tienes una imaginación increíblemente poderosa!!!!

    Baccio per te,

    Icy

  5. Lo mas probable es que sea por hambre. Uu h!!. Que bueno..
    Saludos.

  6. Mary Lovecraft

    Un final desalentador sea cual fuere para los unos y para los otros ay…me dejaste la moral por los suelos…

    en nada el final de los finales eh? esperaré bien impaciente.

    Más besos,
    Mary desde el Averno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s