El Mundo según Icy: Ciclos

Ciclos
Por Icy

Muchos homenajes – y muy merecidos – se han organizado para el gran Julito Martínez, JM, ese hombre maravilloso y potente que dejó el mundo físico hace ya algunos días. No es novedad decirlo, pero yo (como muchos más) admiraba a este hombre dulce, bonachón y tremendamente inteligente, no sólo por ser el gran profesional que fue sino porque se parecía a mi padre. Ambos pertenecían a una generación de hombres que ya no existen más. Con la muerte de JM se fue el último de la estirpe. Mi padre y él, eran unos caballeros de tomo y lomo, galantes a más no poder, que tenían esa capacidad de halagar a una mujer hasta dejarla sin aliento. No necesitaban de grandes músculos, ni de trajes Armani ni aromas exóticos. A ellos les bastaba un aroma clásico (Old Spice o Quórum cuando más) y una simpática sonrisa para conquistar a cualquiera. No necesitaban esforzarse ni un ápice para ser encantadores ni para emocionar a sus audiencias. Talentosos, amantes esposos y discretos, podrían haber tenido aventuras como cualquier mortal pero lo manejaron siempre con tanta discreción, que hacían gala del dicho aquel que “los caballeros no tienen memoria”. Nada de lo que diga sonará novedoso, ni para mi padre ni para JM. Su partida de esta tierra, si bien fue muy triste, se esperaba. A sus más de ocho décadas, cada año más de vida era – simplemente – un regalo de Dios.

No obstante, hay partidas que asombran y duelen más por lo sorpresivo e inesperado, porque dejan un vacío más grande y un dolor más profundo. En la noche de Navidad, alguien me llamó para contarme que el hijo de Cristián Warnken había fallecido en un trágico accidente doméstico, con apenas tres tiernos años. Dos días después, escuché a Santiago Pavlovic dar su triste testimonio en el programa de la Concierto, “Mañana Será Otro Día”. Allí dijo: “No recuerdo haber llorado tanto en mi vida”. Fuerte declaración, me impactó porque a un hombre como él, por su profesión, la muerte le ha mostrado sus caras más feas y sin embargo, se mantuvo siempre incólume. Luego, me tocó leer en el blog de Emol, las hermosas palabras que Cristián le dedicaba a su hijo y en menos de 6 horas tuvo la asombrosa cantidad de 1.900 comentarios (¡!). Impresionante otra vez. Tanta gente haciendo causa común con su dolor de padre chocho era lejos lo más humano que había visto en mucho tiempo. Me quedé pegada allí, con un forado en el alma y abundantes lágrimas que insistían en salir corriendo por mi cara.

Como contraparte, para el Año Nuevo, nos llegaba la nota fresca y alegre de los medios de comunicación contando que dos mujercitas habían nacido simultáneamente en dos lugares diferentes, disputándose el título de la “primera guagua del 2008”. Yeap! La vida es un ciclo y si en un lugar se llora la partida de un ser querido, en otro muy cercano se celebra un nacimiento. Visto fríamente es muy normal, pero es muy diferente vivirlo. Así como es muy distinto hablar de la fragilidad de la vida que experimentarla; hablar del amor que sentirlo; hablar de un nacimiento que presenciarlo (muchos padres se desmayan de impresión al ser testigos de semejante milagro).

Entonces, ¿qué es lo que quiero dejar con este post? Una señal de alerta: Aprovechemos a nuestros seres queridos mientras los tenemos al lado, vivos. No dejemos de ir a ver a nuestros abuelos y padres. No dejemos de llamarlos y decirles cuanto los queremos, tal vez en un par de horas ya sea tarde. Hagamos lo mismo con nuestras parejas y nuestros hijos. No tenemos nada asegurado. La vida es un misterio y un milagro en si misma. Los seres humanos somos raros, vivimos haciendo planes “para el futuro” y nos olvidamos de disfrutar el presente, abstraídos con la ilusión del mañana. Y de pronto, la sombra de la muerte nos recuerda nuestra fragilidad, nuestro precario equilibrio vital. Así las cosas, los invito a decirse lo mucho que se aman y permítanme ser ejemplo: LOS QUIERO MUCHO A TODOS, desde mis seres más próximos, que son mis adorados hijos hasta el último blogger perdido en la bloggósfera, que se asoma tímido sin atreverse a comentar… ¿y por qué? Sencillamente porque todos y cada uno somos un milagro viviente, único e irrepetible en el universo entero. No habrá nadie como tú o como yo (en mi caso, ¡menos mal!) en toda la historia de la tierra y sus alrededores, y tal como el replicante de Blade Runner, todo lo que hayamos visto, vivido y sentido se irá con nosotros al momento de morir. No sería bueno entonces dejar nuestros blogs como testigos de nuestra existencia??? Prevalecer y vivir para siempre en las letras que escribimos, jugándole una trampa a la muerte para seguir “virtualmente” vivos???. Dejo acá mi irrenunciable amor por mi padre, la admiración por JM y por Cristian Warnken y la ternura que me despertó su recuerdo de Clemente. Y lo dejo aquí y ahora, para ustedes, desde la esencia de mi yo virtual.

Video: Sting – Fragile

Anuncios

5 Respuestas a “El Mundo según Icy: Ciclos

  1. Bonito post. La vida es tan fragil que uno debe aprovecharla al máximo y VIVIR el presente a concho, no hay nada más cierto que eso.
    Saludos Icy

  2. Monchito®, volviendo del post-natal

    Lindo post icy, yo hace rato ya cambie y le demuestro mucho cariño a mis padres. a mis hijos siempre se los demuestro, vivo a concho y a mi manera ya que la vida da giros inesperados y nos pilla mal parados…

    un abrazo

    Monchito

  3. Jaime Ceresa®

    La vida se compone de dos cosas..nacimiento y muerte..todo el resto es gratis y hay que aprovecharlo de lleno.-

    Cuídate.-

  4. Qué gran publicación, un fiel reflejo de las dos caras de la moneda, simplemente el ciclo de la vida. Es verdad, nos preocupamos por luchar en ser los mejores y olvidamos la simpleza de decir te amo o un te quiero a nuestros seres queridos. Como diría Juanes, porque nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.

    SaluDos y BesoTes RocKeros Mi QueriDa Icy…

  5. Bueno, no voy a opinar de JM, que ya me tiene un poco copada…

    Pero sí, opino igual que Icy… hay que decir las cosas cuando se sienten, no guardarse lo “Perdona!”, “Te amo” ni los besos ni abrazos, nadie tiene la vida comprada.

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s