El Kiosco Sangriento: Evolución

Kiosko Sangriento II: Evolución
Por Dr.Blood

Otro mal día de trabajo en el kiosko. Luego de un par de semanas de ventas frenéticas de diarios económicos gracias al dólar y a las acciones, llegó una de las situaciones más odiadas por el kioskero: una protesta. Por lo menos ya tenía años de experiencia al respecto así que se había surtido de una buena cantidad de limones (lo único que tendría salida ese día) que definitivamente no vendería a precio módicos. Y ahí estaba, otra vez una de las pocas revistas que se salvaron de la venta por kilos, la de tapa negra y letras rojas que contaba la vida del tal Doctor Blood. Ya que pasaría una buena parte de la tarde mojado y llorando, decidió leer otra de las historias, para pasar el rato…

Evolución

Está amaneciendo, se hace tarde de nuevo, la cacería estuvo mala y sigo hambriento. Debo buscar dónde ocultarme, antes que los humanos me descubran; ya he visto a algunos de mis “colegas” en museos y laboratorios, y estoy demasiado joven para entregarme a la vanidad…

Malditos humanos, parecen hormigas ocupando cada rincón, agujero y recoveco existente; viajan por túneles bajo tierra en vez de desplazarse por la tierra, cuando viajan en la superficie se encierran en esperpentos metálicos ruidosos y sucios, sin contar aquellos que usan para volar, viven en cubos de cemento y fierro en vez de usar la naturaleza; arrasan con diez para usar uno, y más encima lo malgastan. Las pocas veces que me atraso y veo esto, me dan ganas de acabar con todos de una vez, e iniciar todo el ascenso de nuevo, aunque tome varios milenios: pero en cuanto lo pienso recuerdo lo que le pasó al último que lo intentó y mágicamente recapacito…

Aquí vienen más, machos y hembras, muchos con sus crías: que ridículo, las crías más débiles al nacer y lentas para auto valerse, y luego son capaces de vapulear todo lo que no les parezca; que bien que el Creador mostró en ellos su magnánima sabiduría, y les dio apenas cien años de vida, y no más de cincuenta de utilidad…
 
Ya no sé qué hacer, cada vez clarea más, cada vez salen más, y más, y quedan menos espacios útiles para ocultar mi presencia…deberé aplastar algunos cientos y así, mientras el resto huye y grita puedo ganar tiempo; o derribo alguna construcción, o algo que se mueva, o tal vez…

Mi última víctima era macho, y como trofeo guardé su atuendo. Aunque me da asco me podría cubrir con él; la desesperación lleva a ideas estúpidas…

Cabe, molesta pero cabe. Llegó la hora de probar. Ahí vienen dos machos y dos hembras, pasaré cerca de ellos con el atuendo…nada, salvo la sonrisa de una hembra. ¿Puede ser…? Ahí vienen un macho y una hembra con crías…nada…

Llevo el tiempo que demora el sol en alcanzar el cenit entre ustedes, y no me han notado. Se rumoraba que se podía pero yo no lo creí. Pero ahora veo que era verdad…esto cambia las cosas, si bien es desagradable puedo morar e interactuar con ustedes.

 Humanos, prepárense… “

Anuncios

13 Respuestas a “El Kiosco Sangriento: Evolución

  1. Creo que si los humanos fuésemos la mitad de inteligentes, cooperadores y estratégicos de lo que son las hormigas, otro gallo nos cantaría.
    Bueno el relato…
    Saludos

  2. Una drástica decisión del protagonista del cuento, quien a mi juicio más que una evolución sufrió una involución.
    Saludos Blood

  3. Se puede sacar una gran enseñanza aquí.

    Cariños!

  4. Buen ojo Daniel, buen ojo…

    Saludos sangrientos

    Blood

  5. asi que convive entre nosotros… ufff.. que miedo…
    Tan sangriento como siempre… jeje
    Un abrazo Blood

  6. Blog de Karenchi

    Holaaaa Daniel cambie el nombre a la direccion de mi blog ya no es …http://karenlorival.blogspot.com sino tienes que entrar por http://cambiandodecolor.blogspot.com…un besito y atualice 🙂

  7. La vida misma….un viaje al regreso de nuestras vidas….una suerte de campana de Gauss…

  8. Es raro leer a Blood acá..ajajjaja..como que no logro todavía acostumbrarme…ya llegará el minuto.-

    Cuídate.-

  9. No se, pero soy un admirador de las hormigas. Pero no creo que resulte una sociedad así en los humanos, eso sería autoritarismo en fin..
    Saludos.

  10. Shuuuuuuu, está entre nosotros y se parece tanto que tendremos que andar más al cateo de la laucha parece.

    Esperaremos a ver qué hace con nosotros jejeje.

    Saludos Bloody.

  11. Ahora que estas entre nosotros… cuidate de las sonrisas de las hembras… podrian ser un arma fatal para ti.

    Buen cuento Blood, me gusto mucho. Besos y abrazos para ti y Daniel.

  12. Tarde, como siempre, pero aquí estoy!!!

    “Humanos, prepárense”… eso más que una amenaza, parece una promesa de sangrienta entretención… Jajajjaja!!!

    Coincido con lo que te dijeron por ahí… cuidado con la sonrisa de las hembras… Sansón cayó por menos!!!

    Me gustan mucho tus cuentos!! Y el libraco… no sabes COMO LO HE DISFRUTADO!!! Me acompaña a todas partes… pero ya estoy a punto de terminarlo eso si… sniiiiiiiiiffffffff!! (no quiero!!).

    Saludos de aquellos!!!

    I.

  13. Mary Lovecraft

    Wow! la historia va tomando forma hasta…¿el momento actual?
    miedo me da seguir leyendo…o tal vez el morbo de la misma curiosidad que mató al gato me haga continuarla en el próximo capítulo apenas cierre este comentario…
    jeje creo que sigo leyendo.

    Un saludo y un abrazo fuerte a todos, por cierto, ya linké el kiosko sangriento a mi terrofífico blog, desde allá es que vendré a visitarlos de seguido.

    Mary,
    desde Averno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s