Desde las Canchas: Hinchas de Barro

Hinchas de Barro
Por Daniel

Ayer martes, mientras leía la edición impresa de La Tercera, me encontré con una información en que se mostraban los desordenes generados por “hinchas” de Colo Colo y la U, en diversas estaciones de Metro, mostrando nuevamente que estos son más delincuentes que hinchas, y que se escudan en una camiseta de futbol para cometer sus fechorías.

Las barras bravas del futbol chileno comenzaron a mediados de los ’80 con la aparición de Los de Abajo de la Universidad de Chile, las cuales tomaron como base lo que realizaban los Hooligans en Inglaterra y las barras bravas de Argentina (como La 12 de Boca Juniors). Luego de la barra de la U, nació La Garra Blanca la cual “alentaba” a Colo Colo. Con el nacimiento de estas 2 barras se podría decir que se terminaron las tardes familiares en los estadios. En la década de los ’90 estas barras se dedicaron a realizar diferentes actos vandálicos y a enfrentarse con Carabineros en los propios estadios, incluso frente a las máximas autoridades de Chile (como sucedió en un clásico Colo Colo v/s Universidad de Chile, a mediados de los ’90, frente a Eduardo Frei, en ese entonces Presidente de Chile. La Garra Blanca quemó tablones y se enfrentó con Carabineros en pleno partido).

Pero no contentos con esto, los hinchas de barro no se soportan mutuamente, son capaces hasta de matar en nombre de su camiseta, existiendo muchas poblaciones periféricas dividadas entre territorio azul y territorio albinegro, con los consiguientes trastornos para la gente de trabajo que habita en esos sectores.

Y ahora, no encontraron nada mejor que descargar su furia contra el Metro, un servicio que nos sirve a todos. Cual fue el resultado? Vagones rallados, con vidrios rotos además de gente común y corriente, que ni siquiera pensaba ver el partido o ir al estadio, asaltada en pleno viaje. Y para peor, no faltaron los “geniales” que encontraron una nueva idea para viajar en Metro: hacerlo en el techo, con evidente riesgo para su seguridad. Todo esto ha llevado a las autoridades del Metro a pensar en suspender el servicio cuando se jueguen partidos de alto riesgo.

La verdad es que la Ley de Violencia en Los Estadios de mucho no ha servido, seguimos enfrentándonos a que un partido de futbol implique ocupar a 1000 Carabineros para la seguridad del evento y que la gente que vive cerca de los estadios Nacional y Monumental, deba encerrarse en sus casas para los días del clásico. De una vez por todas, la sociedad chilena debe buscar la manera de terminar con estos mal llamados hinchas, que solo son delincuentes fanáticos de un equipo de futbol, y los dirigentes del futbol tienen que ponerse firmes y dejar de apoyar a estos barristas. Será la unica manera de que el futbol vuelva a ser considerado un paseo familiar.

Foto: El Observatodo

PD del Editor: En nombre mio y de Soledad, les agradecemos a todos quienes votaron por nosotros en el Mr Blogger 2007 y su Miss. Gracias por el apoyo que nos dieron, y esperamos haber quedado entre las parejas finalistas.

Los dejamos invitados a nuestro blog oficial de campaña, a leer la entrevista a Soledad.


Anuncios

11 Respuestas a “Desde las Canchas: Hinchas de Barro

  1. Es increíble cómo viven por un equipo de fútbol… Yo no entiendo cómo es posible que una persona se fanatice tanto en algo que para mí es sumamente banal como un equipo de fútbol… al final es un nombre, los jugadores, técnicos y dirigentes van rotando pero estos locos se desviven por una polera… es aberrante.
    Más encima, es cierto eso que tú dices que son capaces de matarse entre ellos. No veo razón de ser.

    La ley de violencia en los estadios debería aplicarse con mucho más rigor. En Europa no hay rejas en los estadios, porque la gente sabe que si pone un pie en la cancha, aparte de sacarle la cresta y media la policía, se van presos.

    Delincuentes cu… puros flaytes buscando excusas para destruir…

    Gracias por la info 🙂

    Un beso, chau
    Lore

  2. Hinchas por ningún motivo. Los hinchas de verdad somos los que pagamos nuestra entrada con la plata de nuestro trabajo y no con el macheteo, vamos al estadio a ver un partido de fútbol y no a colgarnos de las rejas para demostrar lo bacanes que somos, y defendemos a nuestro club con argumentos y no destryuendo o causando pánico en las calles.

    Lo que pasó el domingo me da una impotencia enorme. Vivo a dos cuadras del estadio (y a dos tb del metro Pedrero), por lo que el domingo opté por no asomar ni la nariz a la calle, y ver el partido por el CDF. Es el colmo de la forma en que estos delincuentes actúan, y nadie se hace responsable por los destrozos y robos.

    Acá los clubes no pueden hacerse los lesos, aunque insistan en que las “barras” no tienen nada que ver con ellos, lamentablemente se disfrazan de hinchas y en nombre del fútbol dejan las tremendas cagaítas, si no quieren hacerse cargo, entonces que les prohiban el ingreso al estadio.

    Abrazos.

  3. Hola
    Yo no entiendo mucho que pasa con estos weones, tan basica o miserable es su vida que tienen un equipo como centro…

    Me apesta que ensucien la ciudad y la rayen, por mi metiera preso a todos esos weones independiente del equipo (soy de la U)..

    Una abrazo
    Nos estamos leyendo

  4. Es horrorroso verlos ahi destruyendo todo a su paso, qué tienen en la cabeza por favor?? que tiene que ver el fútbol con agrrarse a palos, destruir todo… son derechamente delincuentes que encontraron una buena excusa para seguir en su negocio, la destruccion total.

    Mano dura se merecen!!!

    Salu2

  5. Toda la razón, esos son delincuentes nada más, y más encima andan en la calle “macheteando” plata para comprar la entrada… el colmo…
    Saludos,
    Magnolia

  6. Esos no son hinchas de verdad… son delincuentes que se escudan en una camiseta para hacer esos actos repudiables.

    Como vas a querer ensuciar tu equipo que tanto quieres??? no me cabe en la cabeza.

    Cariños!

  7. Hace tiempo que el CDF es mi compañero eterno. Ya ni voy al estadio por lo mismo. Te pueden robar el auto o asaltar a la salida del estadio. Es un verdadero riesgo. Prefiero ir a ver a Wanderito o al Everton cuando juegan de local.

    Toda la culpa acá la tienen los dirigentes del fútbol chileno, al financiar a estos mal llamados “hinchas”. Si fuera Carabinero, con gusto los rompería a lumazos, pero capacito que me darían de baja y estaría preso de por vida.

    Un abrazo, mi estimado amigo, y disculpe mi dilatada ausencia de la blogósfera.

  8. Salón de la Infamia

    Mucha razón.
    Es más, la nula aplicación de las normas y leyes sólo logran amparar a estos “hinchas” y dejar impune diversos actos vandálicos producto de la más completa idiotez, falta de educación y civilización.
    Y que no vengan con el cuento de las faltas de oportunidades, periferia, represión y todas esas pelotudeces.
    Idiotas y cumas por autonomasia.

    Saludos,

  9. Yo soy hincha de la “U” desde niña, pero estos pelafustanes barristas de barro me alejaron del estadio, me da miedo que mi hijo vaya al estadio como iba yo cuando niña. Y no es que los medio inflen el tema, hay muchos incidentes que no salen en los medios, a mí me ha tocado presenciar varios:

    -Una vez viajaba en una micro donde iban hinchas cruzados a un clásico la U- UC y un flaco desde arriba le gritó a unos tipos con camiseta de la “U”: “Chunchos maricones”, uno de los tipos aludidos, que se veía normal, se transformó en un sicótico, subió a la micro y con la cabeza del flaco, que le grito, rompió la luneta trasera del bus ¿Cómo lo hallaí?

    -En otra oportunidad, también iba en micro, y unos tarados que lamentablemente eran de la “U” gritaron a unos hinchas del equipo contrario hacía bajo de la micro y el tipo de abajo no halló nada mejor que tirar una piedra al bus, la que se dirigió justo hacia la ventana del asiento donde yo estaba, cuento corto cerré la cortina (en ese tiempo los buses la tenía) y los vidrios no me llegaron a la cara, luego me levanté y mire a los “valientes” hinchas que gritaron y se habían escondido tras un asiento, dejé a un lado la educación que se me ha inculcado (eso es ironía) y empapelé a garabatos a los “cobardes pendejos de mierda” hasta que se bajaron.

    Con eso, no me queda gana de compartir mi espacio con estos tarados.

    Saludos

  10. LATIDOS URBANOS

    Son simplemente unos FALITES…

    No amerita mayor comentario…

    Un abrazo y suerte en el Mister y Miss Blogger

  11. Las barras bravas comenzaron en rigor en Chile a armarse y convertirse en fuentes de poder a fines de los ’80 y principios de los ’90, cuando la U baja a Segunda y Colo Colo gana la Libertadores.
    Son la gangrena del fútbol nacional y lo que hacen los diarios es defender la pasión de estas masas de energúmenos, justificándola como algo que existe en todos lados saltándose la estadística.
    Si miras bien, la cantidad de triunfos y calidad del fútbol chileno a nivel internacional como de competencia local bajó considerabemente con los años. Adivina quién tiene la culpa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s