El Kiosco Sangriento: Antepasados

Kiosko Sangriento I: Antepasados
Por Doctor Blood

El kioskero estaba aburrido, había sido uno de esos días interminables en que sólo logró vender algunos chicles de menta para ocultar el olor al clandestino tabaco. Al parecer era el mejor momento para botar algunas revistas viejas que ya no tendrían salida, salvo por kilos. Una de ellas llamó su atención: tapa negra y rojas letras, decía contar las historias de un tal Doctor Blood. Ya que nadie parecía estar interesado en comprar, aprovecharía de leer esa especie de historieta antes de botarla o reducirla a unos pocos pesos. Al abrirla apareció el primer cuento:

“Antepasados, la historia de Doctor Blood

Sir Ian Blood era un típico caballero nombrado por su majestad el rey, que pese a ser escocés y residir en dichas tierras, prestaba constantes favores a la corona británica, lo cual le permitió disfrutar del título, el castillo y la manutención de la mano de quien él servía. Su vida transcurría sin mayores contratiempos, era querido en su tierra y respetado fuera de ella.

En las tierras altas disfrutaba de su soledad pues decidió no casarse ni tener hijos: pensaba que el mundo estaba ya demasiado poblado y agresivo a mediados del siglo XIX, por lo cual no valía la pena traer más sirvientes a su majestad; ya tenía suficientes…, además era supersticioso, y había una leyenda familiar que decía que cada diez generaciones nacería un hijo inhumano y casi monstruoso, con poderes sobrenaturales e inmortal. Si bien es cierto no llevaba la cuenta exacta, no quería correr el riesgo; además, un antepasado muy lejano de él había desaparecido sin dejar rastro alguno, y desde esa fecha y por siglos en ese poblado ocurrieron muertes sangrientas e inexplicables…

Una tarde de abril, empezando la primavera, sir Ian paseaba a pie por sus tierras, cuando una bella y distinguida joven de negra cabellera y oscuros ojos se acerca a él a caballo. Fijándose en su roja cabellera y verdes ojos, le pide ayuda pues se ha extraviado. Sir Ian, haciendo gala de toda su caballerosidad, lleva a la joven y su caballo al castillo para que descansen y poder enviar luego a alguno de sus empleados en un carruaje al poblado más cercano con la dama para que pudiera seguir su camino. Tal vez le llamó la atención la poca prolijidad de la vestimenta de dicha joven, e inclusive su lenguaje algo burdo pero bueno, un caballero no tiene boca ni memoria…

Cuando iban llegando al castillo, sir Ian sintió ruido de cascos, y al intentar girar recibe un fuerte golpe en su cabeza, que lo deja fuera de acción pero no inconsciente. Con pavor nota en la mano de la joven un grueso palo con algo de sangre, y cuatro jinetes que llegan junto a ella. Entre risas lo arrastran dentro del castillo y empiezan a descerrajar sus cajones y baúles en busca de dinero, joyas y oro…

Alertados por los ruidos y las voces, la pareja de viejos mayordomos se asoma a mirar: ellos habían sido criados de su familia, lo habían visto nacer y crecer, le habían curado sus heridas de niño, enseñado a cabalgar y disparar, alimentado, bañado y protegido; y cuando decidió seguir su camino la pareja, que tampoco tuvo hijos, decidió seguirlo y acompañarlo casi como a un hijo… Al verlo en el suelo ensangrentado se ahogó un grito en sus gargantas, pero fueron vistos por los ladrones. Al oponer resistencia, el hombre fue brutalmente golpeado hasta morir frente a su esposa y a un sir Ian, que lentamente recobraba su conciencia, pero demasiado lentamente… con estupor vio que la joven saca un cuchillo de su vestido, y pese a los ruegos de la anciana, la degolla. Para ese momento sir Ian logra incorporarse, y tomando un viejo mazo con puntas metálicas (herencia de algún ancestro medieval), arremete con odio contra los hombres, quienes no supieron que fue lo que los reventó. La joven vanamente intenta apuñalarlo, pero el cuchillo y su mano cayeron al suelo al primer golpe… al verla sangrando, indefensa, Ian sintió una extraña sensación: bienestar. La escena ante sus atónitos ojos era dantesca: su segundo padre había sido masacrado y yacía ahora en el suelo, la mujer que había guiado sus pasos había muerto desangrada sin siquiera oponer algo de resistencia…y la joven causante del término de su vida tal como la conocía, sin su mano y arrodillada en el suelo… no, esa perra no podía morir tan rápido…

Luego de encadenarla en un viejo calabozo y cauterizarle con un hierro hirviente el muñón del brazo, procedió a violarla repetidas veces, hasta saciar todos los instintos ocultos que se liberaron esa fatídica tarde. Una vez acabó con sus aberraciones, y sin ningún remordimiento, cerró y trabó la puerta por fuera, dejando sólo la rendija para alimentación abierta. El monstruo manco de cabello y ojos negros jamás volvería a ver su roja cabellera y sus verdes ojos ahora sin vida…

Luego de casi un año de alimentar por la rendija del calabozo a la asesina, una noche escuchó los gritos más horrorosos que habían brotado de la garganta de una mujer alguna vez. Bajó armado, abrió la celda, y con estupor presenció una escena incomprensible: una pequeña criatura se movía bajo ella, completamente mojada y ensangrentada, aún con el cordón umbilical unido a su ombligo, mientras engullía su placenta.

Así, Ian asistió al cumplimiento de la leyenda familiar, y vio nacer el último eslabón de los Blood… ¿Y la placenta?, estaba deliciosa… “

PD del Editor: Recuerda que quien escribe (Daniel) y Soledad estamos participando en el Mr Blogger 2007… y su Miss, organizado por las chicas del Club de Lulú. Así que ya sabes ingresa AQUI y deja tu voto por la pareja 17, que somos puro filete!!!.
Además los dejamos invitados a nuestro blog oficial de campaña. Blog de campaña actualizado jueves 4 de Octubre. Pase a conocer un perfil del postulante a Mr. Blogger, o sea yo.

Anuncios

14 Respuestas a “El Kiosco Sangriento: Antepasados

  1. Guaj, se comió la placenta… horror!!1 hasta ahi todo pasable… pero la placenta… ke asco!!!

    Buena la historia… me gustó, supongo que ese último descentiente es el actual Doctor Blood… jajaja

    Veremos que se trae en el futuro.

    Saludos

  2. Uhhh, ¡qué buena historia!, y me gustó mucho la introducción “kiosquera” que tiene. Na poh, como soy media peliculín, a mi cerebro no le costó mucho imaginarse toda la historia.

    Buena buena… muy buen debut mi estimado Blood, ahora me está dando algo de miedo que vayas a entregar la corona el día de la premiación 2007, je!.

  3. En primer lugar, es un gusto que Dr. Blood haya aceptado ser parte del equipo de El Kiosco Bloggero y esta primera historía demuestra que la elección fue muy acertada.
    De verdad la disfruté bastante, conocer el origen de la calavera, y de sus antepasados.
    Eso si, no he probado ninguna placenta, quizás Tom Cruise si sepa como sabe.
    Saludos No Sangrientos

  4. Me sumo a los comentarios anteriores respecto de la placenta… ni siquiera me gusta la idea de que haya shampoos con ella.
    La historia está buena, una génesis en todos los sentidos…
    Saludos

  5. Muy buena historia, lo de la placenta le da el toque, ya que para comerla se supone que la guagua nació con dientes…

    Buaaaaaaaaaaaaa

  6. Permiso Daniel, vengo a tu kiosko porque me enteré que el gran Doctor Blood dejaría un poco de su sangre por acá.
    En más de una oportunidad leyendo sus historias pensé.. “¿y si todo esto fuera verdad?”… aún me lo pregunto.
    Durante mucho tiempo he leido sus cuentos y sin duda Blood esta bendecido por el don de la creatividad y el arte.
    Acúsome de ser una de sus más fervientes admiradoras asi que pasaré seguido por el kiosko para leer las novedades.
    Zarpo de vuelta a mis rincones, pero antes quiero dejar un beso para mi gran amigo Blood deseándole el mayo de los éxitos en todos sus nuevos proyectos.

    Otro beso para ti Daniel por permitirme entrar en tu casa.

    Saludos sangrientos.

  7. Buenas tardes a todos. Quería agradecer sus comentarios a este viejo cuento, y a Daniel por invitarme a participar de su kiosko. Una vez por mes, y por el tiempo que me aguanten, pasaré a dejar la necesaria dosis de sangre para teñir este espacio. Ahora vengo a dejarles una invitación a todos:

    Quedais todos invitados el martes 9 de este mes, al crepúsculo, a visitar este humilde blog, so pena de fenecer por inasistencia, y de perderos la sorpresa de cumpleaños que os tengo.

    Saludos sangrientos

    Blood

  8. LATIDOS URBANOS

    Ohhh que no es mi amigo Blood? Buen debut, me gustó la historia…

    Por avor, transmitele a Daniel mis felicitaciones por su postulación…ya he votado…

    Un abrazo a los dos

  9. Esto no es terror, es Gore!!, uuuuhhh!!, me dio cosa es que no estoy muy acostumbrado a leer de este estilo . Buena sección , saludos

  10. Weon…NOTABLE HISTORIA…la cagaste esta vez, gran debut que te puedo decir.

    Lo de la placenta tb me dejó ocupado…ahora los animales se la comen, dicen que las wea es nutritiva..ajajajajjaja

    Cuídate.-

  11. Harto sangriento el Blood, debe ser por eso el nick.
    Ja.
    El cuento es como trágico, pero eso mismo es lo que lleva al protagonista a perder la cordura.
    Muy buen texto, felicitaciones al doc.
    Estuvo buena la junta, ya subí mis fotos.
    Saludos Daniel.

  12. Tarde pero llegué!!! Que buen cuento, doc… pero te he leído mejores…

    Te doy la SUPER bienvenida al Kiosko. Me encantó que aceptaras ser parte del equipo. Eres un aporte de verdad!!! Bien por el Boss Daniel que se le ocurrió invitarte!

    Muchos besos de aquellos y no me perderé ninguno de tus cuentos…

    Ya pasaré por su casa y dejaré un revolver… guajajajja!!

    Cariños, muchos para ti y para todosss!!

    Icy

  13. Jajajajaja… me dio risa el final, “la plancenta: estaba rica!” A mi no me da asco.

    Doctor Blood, estaba bueno el cuento.

    Cariños para Daniel.

  14. Mary Lovecraft

    OoohhhH qué bueno mi querido Blood!! esta historia sí tuvo su punto fuerte gore! genial de verdad, nunca te leí tan…sangriento.

    Muchas gracias por enviarme el link al kiosko, de seguro que me verán por acá muchas más veces.

    Un saludo a todos los kioskeros y en especial a mi querido hermanito de sangre…

    en otro ratito sigo leyendo y poniéndome al día.

    Besos,
    Mary desde el Averno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s