Letras Kiosqueras: El destierro de la literatura en Chile


En la foto pueden ver a 1) Alonso Cueto, 2) Fernando Iwasaki, 3) Jorge Eduardo Benavides y 4) Santiago Roncagliolo.

De lo malo y lo peor: El destierro de la literatura en Chile

Por Laura Garcia

En mi anterior post, el Señor Jaime Ceresa, más conocido por todos ustedes como Don Chere ®, dejó el siguiente comentario: «Hasta ahora… artículo tuyo que he leído es de libros que no conozco… qué puedo aportar en estos casos más allá de leerlas por lo bien hechitas que están». El comentario de Don Chere ® me habría dejado indiferente si no fuera porque varios lectores del blog de Daniel, incluido el mismo Daniel, me han expresado en todos los post que las obras y los autores que menciono son desconocidos. Sin embargo, que el comentario venga precisamente de Don Chere ®, el famoso periodista de la irreverencia, me motiva para halar del hilo de una madeja que hace rato venía enrollada en mi cabeza. Yo sé que muchos me van a despreciar por la sinceridad de esta columna, pero aún así me arriesgo a cruzar ese resquebrajado puente.

Muchas de las obras y autores que yo menciono van a resultar siempre desconocidos para la estimada concurrencia de este blog y de cualquier medio digital o no digital chileno para el que escriba, por una razón fundamental que yo he definido como ignorancia literaria galopante y que es una enfermedad de la que padecen muchas sociedades latinoamericanas, pero como la mayoría de los que participamos en este blog, tanto escribiendo, como comentando, vivimos en Chile, entonces me voy a referir al caso específico de este país. La ignorancia literaria galopante es el producto final de otro mal: el destierro de la literatura de los medios de comunicación. Sí. A los medios masivos de comunicación, excepto algunos medios en internet, la literatura les importa lo mismo que el perro de la esquina.

Como yo sé que como periodista Don Chere ® me pediría hechos concretos que comprueben esta aseveración, yo tengo aquí los ejemplos más significativos. Parto porque existe una sola época del año en que la televisión toma en cuenta a los libros y la literatura dentro de sus contenidos informativos: la Feria del Libro de Santiago. El caso más concreto está en los noticieros. Para la Feria del Libro de 2005, el país invitado de honor fue España, vinieron autores muy importantes, entre ellos el mismísimo escritor británico Martin Amis, pero los cubrimientos del evento, en TODOS los noticieros, no paraban de mencionar como las grandes novedades de la Feria, el libro de Tarot, horóscopo y todas esas artes esotéricas de una autora de cuyo nombre prefiero no acordarme; el libro de autoayuda de una sicóloga de momento que recomendaba respirar de no se qué forma, para lograr la conexión con no se qué; el libro de gastronomía de un chef reconocido y la gran novedad: un libro que hablaba sobre la vida en pareja así y la vida en pareja asá. A los señores «comunicadores sociales», los señores editores y todos los que están «detrás de la noticia», se les olvidó darse una vuelta por la verdadera fiesta de los libros y hacer aunque fuese un pequeño resumen de alguna obra de mejor calidad, entretenida y no tan costosa, era tan fácil como ir por el stand de la editorial CHILENA Cuarto Propio, con ediciones preciosas a sólo $ 1.000. Ese año, también, estuvo Santiago Gamboa presentando El Síndrome de Ulises, sí, ese mismo que reseñé en este blog hace algunas semanas. Ese mismo «desconocido» que en España triunfó con su libro y que venía de Buenos Aires de recibir elogiosísimas críticas. Pero los que consumen del medio más masivo de comunicación no se dieron cuenta, porque los reporteros andaban cazando la última novedad en autoayuda y parasicología. Y para que vean que no exagero y para que comprendan lo indiferente que son los medios chilenos con la literatura de todo tipo, les tengo este dato: en Sao Paulo, Brasil, a finales del mes de Mayo, hubo dos homenajeados en el evento literario más importante de la ciudad. Uno de ellos fue García Márquez, por sus consabidos cumpleaños, y el otro fue Santiago Gamboa, por el éxito que ha tenido El síndrome de Ulises en el país. Y me enteré, léanlo bien, gracias a un amigo colombiano que estando de paso en Sao Paulo, vio la noticia en EL NOTICIERO DE LA NOCHE.

Para la Feria del 2006 nuevamente se repitió el derroche de novedad, volvieron los noticieros al ataque con su cubrimiento mediocre. Resultado: la misma fulana del tarot, aunque el chef esta vez era otro y también era otra la sicóloga que publicaba su manifiesto sobre el sexo feliz, etc. A los señores «comunicadores sociales» se les fue de largo que el invitado de honor era Perú, que estuvieron en Chile las figuras literarias más representativas de la nueva narrativa peruana, llamados los sucesores de Vargas y Bryce y venían encabezados por Fernando Iwasaki, sí, el peruano aquel del que hablé en un post, acá en este blog, para recomendar su libro Ajuar Funerario. Junto a él también llegaron consagrados autores de las letras peruanas, como Antonio Cisneros, poeta y Antonio Gálvez Ronceros, poeta. En representación de la nueva narrativa, vinieron Santiago Roncagliolo, ganador del IX Premio Alfaguara de Novela, con su obra Abril Rojo, Alonso Cueto, ganador del Premio Herralde con su novela La hora azul, Ivan Thays, autor de La disciplina de la vanidad, y el único escritor que conozco que dirige y presenta su propio programa literario en la TV peruana y que sobrevive en ella a pesar de las lluvias de críticas que le caen encima.

Ahora recuerdo que un autor me dijo alguna vez que me debía dar por bien servida si se acordaban de la Feria en tan solo un programa de la televisión. Yo hasta les agradecería el detalle de llamar a la gente a que se acerque por esos lados, si no fuera porque están contribuyendo a la mediocridad. Son tan miopes e imbéciles nuestros noticieros y están tan empeñados en desinformar, que ni siquiera sirven para hacerse eco de los hitos de su propio rubro, el del periodismo, y en una semana completa de Feria, hablando de ella las mismas intrascendencias todos los días, no se les ocurrió entrar a la presentación de la revista Etiqueta Negra, en la cual estuvo su director, Julio Villanueva Chang y buena parte del equipo editorial, entre ellos el mismo Daniel Alarcón quien viajó desde EE.UU.

Etiqueta Negra para los «comunicadores sociales» que no la conocen, es una de las revistas más representativas del Periodismo Literario en toda Latinoamérica y fuera de ella. Su equipo editorial ha conseguido colaboraciones en exclusiva de autores y periodistas de renombre y ha sido elogiada por personajes como Ryszard Kapuscinsky, John Lee Anderson. Su director es un lujo de periodista, y Fernando Meza, columnista de este blog, puede dar fe de ello, porque juntos vimos la presentación en la Feria.
Por supuesto, una vez terminado el evento de los libros, se rompe la tregua y la literatura vuelve a quedar postergada en un rincón.

Pero qué puede esperarse de los señores «comunicadores sociales», si ni siquiera respetan el producto nacional. ¿Alguien escuchó en las noticias, por ejemplo, que Oscar Hahn, uno de los mejores poetas chilenos de la generación del sesenta, incluido dentro de los listados de profesores latinoamericanos más influyentes e importantes para las universidades estadounidenses, ganó el VI Premio Casa de América de Poesía 2006, con una obra celebrada por el jurado y escogida entre más de setecientos manuscritos concursantes? El Mercurio publicó la noticia otorgándole el mismo espacio e importancia que un aviso clasificado y sin derecho a foto. Y pasó sin pena ni gloria. ¿Escucharon que Omar Lara, poeta sureño, se repitió el plato para Chile este año y ganó la VII versión del mismo premio?. El 27 de Abril de este año, y dentro del marco de la celebración de Bogotá como Capital Mundial del Libro 2007, se eligió tras una rigurosa selección a los 39 mejores escritores latinoamericanos, menores de 39 años, quienes se reunirán en Agosto en Colombia. Sólo dos chilenos figuran en dicho listado: Alejandro Zambra y Álvaro Bisama. NINGUN noticiero dio testimonio de la noticia, lo cual hubiese tomado solo dos minutos. Sospecho que como estos jóvenes autores no son una showoman teniendo problemas sentimentales de incumbencia pública con su ex marido manager, por eso no merecían figurar en un espacio de las noticias, en ese espacio que no existe y que debería destacar también el talento literario nacional y no debiera ser usurpado por las polémicas alrededor del talento para tomar una foto de una ex-reina en topless en la terraza de su casa.

No. Claro que las «ideas brillantes» no provienen solamente de la televisión. El diario El Mercurio y su «maravilloso» y «lúcido» equipo editorial, decidió no generar más una gacetilla aparte con circulación los días Viernes de la Revista de Libros y prefirió fundirla en dos hojas intermedias en la sección de Artes y Letras del Domingo. Es que seguramente el negocio de la literatura cada vez está más malo.

Yo no he querido decir, y eso lo dejo bien claro, que desconocer a los autores y obras que yo normalmente reseño sea sinónimo de ignorancia. También dejo en claro que siento profundo respeto por los lectores de cada post que escribo y por sus comentarios, pero no puedo negar que la incultura generalizada que existe con respecto a la literatura (buena literatura) contemporánea (y clásica también, no se crean) tiene una buena porción de raíz en el tratamiento despectivo y casi desdeñoso que se da al arte de las letras, tanto de escribirlas como de leerlas (crítica), en todos los medios de comunicación en general y particularmente en la televisión y en los espacios que son, supuestamente, INFORMATIVOS.

Si la televisión es un medio de comunicación democrático, yo reclamo por la dictadura tiránica que ejerce la farándula sobre los contenidos. Aunque suene fuerte, debemos reconocer que Chile como los países de América Latina, son tristemente ignorantes y mal educados, y cada vez van en mayor decadencia. Los «comunicadores sociales», son cada vez menos comunicadores y casi nada sociales. Y a veces pienso, con toda sinceridad, así como Don Chere ® dice, medio en broma en su perfil personal, que compraron el título «en el persa por tres lucas».

PD: Por problemas de tiempo, Laura García no podrá seguir escribiendo en este blog. Desde ya le agradezco la dedicación que tuvo en esta sección y, obviamente, las puertas seguirán abiertas para que más adelante pueda volver a colaborar en El Kiosco Bloggero.

Anuncios

6 Respuestas a “Letras Kiosqueras: El destierro de la literatura en Chile

  1. Bueno, en primer lugar es una lastima, Laura, que no puedas seguir colaborando en el blog, pero se entiende el tema de la falta de tiempo principalmente por el tema del trabajo. Ojalá, más adelante, puedas volver a colaborar con el blog en esta u otra sección.
    Con respecto al post en si, es verdad que en el último tiempo la literatura, y la cultura en general, están bastante abandonadas por los medios. Es cosa de ver que programas como El Show de los Libros no continuaron, pese a que mal no les iba en rating, incluso en el mal horario de las 23:00 horas. Ahora bien, me pregunto si no habrá también un poco de culpa de las editoriales, aqui en Chile, con respecto a no publicitar más a los autores que nos presentaste en estos meses, lo cual, junto con la desidia de los medios, conspira para que en Chile se lea buena literatura y menos libros de autoayuda o sobre el tarot u horoscopo chino.

  2. Ni lo uno, ni lo otro chica.
    Creo que me subestimas y mucho la verdad.

    No te voy a pedir datos porque este mismo tema ya lo he tratado yo directa e indirectamente en más de alguna ocasión en La Página, hecho que no hace más que fundar aun más mis dichos hacia tu persona de la liviandad de tus criticas hacia el proyecto que lidero, pero eso es harina de otro costal.
    Me centraré en lo escrito más que en las menciones (aunque debo reconocer que lograste exitarme con eso de “famoso”), ya que estas responden a una persona que evidentemente no se dedico a investigar antes de hacerlas, y en nada (por pelotudas que sean) desvirtuan el contenido de lo que expones (por densa que sea la cáscara, tuve la inteligencia suficiente para pasarla, créeme no es difícil, ni siquiera requiere esfuerzo)

    En Chile, o más bien los chilenos, tenemos una carencia de literatura que va directamente de la mana con las malas políticas que existen en torno a ese tema.

    Basta ver el poco fomento impositivo que tienen las editoriales para importar libros, cosa que se ve de manifiesto en que los aranceles de internación son iguales (proporcionalmente al precio obviamente) a la mantequilla de maní, un computador, o bien cualquier producto que no pague impuestos específicos (como es el alcohol, el tabaco o los autos).

    Si a esto le agregamos el tema del IVA, el impuesto a timbres y estampillas, y otros, tenemos literatura en extremo cara y privativa que lleva a la gente a alejarse de los libros (me incluyo, ya que no pago, ni pagaré nunca 15 mil pesos por un libro, considerando que con esa cantidad ando en metro un mes por ejemplo).

    Este alejamiento lleva a que programas como el Show de los Libros (que se menciona) u otros más de la misma índole en TV nacional y cable, que también buscan incentivar la cultura, tengan rating cero, o bien ya los hayan dejado de ver…la gente no se puede interesar por algo que por desgracia apenas conocen.

    ¿De quién es la culpa de todo esto?
    ¿De la clase política, del sistema perverso, de colombianas que escriben de literatura en Chile?
    No, de los chilenos, que ante una abismante falta de cultura cívica que tenemos producto que tras casi 20 años no nos hemos podido sacudir del molde de una dictadura (no porque no podamos, simplemente porque no queremos, ni nos conviene), no nos manifestamos debidamente en las cosas que si tienen peso, como es el acceso a cultura y posterior educación de un país.

    Si se dan las circunstancias, y las subvenciones créeme que los chilenos responden, es cosa de ver el existe de “Teatro a Mil por hora”, o bien las temporadas de ópera, a las cuales antes iba en el Municipal, y ahora voy a las de la Casa de Estudios que trabajo (me imagino que este dato te debe sorprender, sí, el primate va a la opera).-

    Gran artículo, una clara muestra que si se dejan los prejuicios y se intenta ver más allá de dos milimetros de nuestra frente, si se puede traspasar la densa cáscara que alguna vez tu mencionaste.

    Sigue así chica…me sorprendes, e insisto, gracias por lo de famoso, me salieron 3 lagrimas de emoción con dicho piropo.

    P.D: El Alter te manda todo su afecto.-

  3. Ahhh, y sobre tus alusiones a los periodistas, otro grave error cometes.

    Los periodistas no se mandan solos, ellos responden a editores, que a su vez responden a dueños, que a su vez responden a auspiciadores, que por último responden a los designios del público…¿O eres de las que piensa que LUN no es el diario más leído de Chile y SQP es uno de los programas menos vistos?
    Pero bueno, como no has trabajado nunca en prensa, no se puede pretender que entiendas esto.

    Por lo mismo, es delicado criticar sobre labores profesionales, yo por ejemplo no hablo de medicina, porque no soy doctor, no entiendo la dinámica de un hospital, es un tema de principios. Tampoco hago criticas arquitectónicas, hablo de arqueologos, o como bien mencionas de literatura. No tengo moral para hablar de labores que no conozco a ciencia cierta como funcionan al 100%, es algo de rigor.
    Acá te faltó demasiado rigor.

  4. *Blue*Princess*

    Los periodistas no se mandan solos muy ciertooo!!! cuantas veces no me han cambiado una noticia a mi!

  5. ¿Y donde está Laura?

  6. Me pareció genial el articulo y muy acertado, porque fuera del hecho de que la literatura en Chile es muy cara, la gente no la valora y algunos prefieren gastar dinero en cosas como pornografia, alcohol, drogas, y otras cosas mas baratas que en un buen libro, además a los niños mal se les insta a leer.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s